Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/2/2009 12:00:00 AM

"Sí se puede salir de la olla"

A raíz de las denuncias de abusos y malos tratos en instituciones para rehabilitar drogadictos, el especialista Otto Held habló del tema.

"Sí se puede salir de la olla" "Sí se puede salir de la olla"
SEMANA: ¿Qué piensa de las denuncias contra los centros de rehabilitación?

Otto Held: Las denuncias son válidas porque muchos centros de garaje no están siendo responsables ni trabajan el enfoque clínico de la drogadicción. A quienes se están recuperando no se les pega ni se les trata de esa forma. Por fortuna, no todos los centros son así. Hay unos donde trabajan profesionales que saben del tema.

SEMANA: ¿Por qué fracasan los tratamientos para rehabilitar a los drogadictos?

O.H.: Porque ven la drogadicción como un vicio y un problema de falta de fuerza de voluntad de los adictos. Entonces los castigan como a delincuentes, con trabajos forzados y golpes, pero nunca les enseñan a entender su enfermedad. Por eso, salen a consumir.

SEMANA: ¿Cómo se debe enfocar la recuperación?

O.H.: Hay que ver la drogadicción como una enfermedad. Cuando se mira así, el tratamiento se enfoca en que el adicto tome conciencia de su problema, que lo conozca y se responsabilice de su propia recuperación.

SEMANA: ¿Es conveniente que los centros de rehabilitación estén a cargo de ex adictos?

 
O.H.: Claro, porque ellos conocen la problemática que está viviendo el paciente. Pero deben haber recibido entrenamiento y contar con infraestructura adecuada. Cuando esto falta, el tratamiento es menos eficaz y se presentan abusos y problemas éticos como tener relaciones románticas con el paciente, tráfico de droga y cosas por el estilo.

SEMANA: ¿Qué controles hay para que se ofrezca el tratamiento adecuado?

O.H.: Estamos vigilados por la Secretaría de Salud, pero a esta entidad le hace falta conocimiento y capacidad de atención. Hay mucha fundación de garaje y los pacientes salen de una para la otra. Es un robo continuado para las familias.

SEMANA: ¿Cuánto puede costar un tratamiento?

O.H.: Entre ocho y 20 millones de pesos. Y aunque la OMS declaró la drogadicción como una enfermedad, el Congreso de la República aún no ha aprobado que sea incluida en el POS.

SEMANA: ¿Cómo se hace para distinguir las instituciones buenas de las que no lo son?

O.H.: Se debe buscar sitios dirigidos por profesionales, que estén habilitados por la Secretaría de Salud y manejados por gente idónea.

SEMANA: ¿Sí es posible salir de la olla?

O.H.: Hoy no hablamos de curación, sino de recuperación. Nuestras estadísticas muestran que ocho de cada 10 pacientes salen adelante. Tenemos ex adictos que hoy son gerentes de banco o empresarios.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1933

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.