gente

“No me lo puedo creer”: Miguel Herrán, de ‘La casa de papel’, tras incendio en su casa

El actor mostró los destrozos que dejó el incendio en su casa. Además, se mostró bastante afectado.


Miguel Herrán se ha convertido en uno de los actores españoles más conocidos en el mundo del entretenimiento por su participación en la famosa serie de Netflix La Casa de Papel y Élite.

No obstante, la noticia que se registró el día de hoy no está relacionada con su papel en la pantalla de televisión, sino con la novedad que sufrió su casa tras ser arrasada por un incendio. El actor compartió imágenes en las que se ve su casa ardiendo.

En video, Herrán registró su desespero y tristeza tras ver cómo su casa está siendo devorada por las llamas. Mientras graba se escuchan sus gritos de desesperación y se escucha una frase: “No me lo puedo creer, mi casa...”.

Tiempo después de mostrar las llamas, realiza otro video en el que se aprecian los daños causados por el fuego. En el video se puede ver que la casa quedó completamente afectada, pues no hay muchos objetos que se puedan recuperar.

Los fans de Herrán reaccionaron de manera inmediata y dejaron varios mensajes de apoyo y ánimo para el duro momento que el actor vivió.

Cabe recordar que el actor se volvió famoso por su interpretación de Rio, en La Casa de Papel, el primer éxito mundial de Netflix en un idioma distinto al inglés.

¿A qué se debe su éxito?

Producida inicialmente por la televisión española Antena 3 con un presupuesto limitado, esta serie en torno al robo de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre se ha convertido, tras su adquisición por Netflix, a finales de 2017, en una de las más vistas de la principal plataforma del mundo. Tal fue su éxito que los monos rojos y las máscaras de Dalí de los ladrones de la serie, así como la canción partisana italiana Bella Ciao, aparecieron en las protestas de todo el mundo.

“Se trata de una serie de habla no inglesa que fue la primera que, de manera muy rotunda, se convirtió en un fenómeno global”, explicó Elena Neira, profesora de los estudios de comunicación en la UOC (Universidad Abierta de Cataluña, por sus siglas en catalán).

“Gracias en parte al éxito de La casa de papel, se dieron cuenta de que no tienen que producirlo todo en Estados Unidos” para llegar a una audiencia mundial, añade Elena Neira. Desde entonces, la plataforma ha producido otros éxitos globales en un idioma distinto al inglés, como Lupin y Squid Game, cuya primera temporada batió en octubre el récord de mejor arranque de una serie.

A priori, el éxito de la serie española no era nada evidente. El guion “no tiene nada de revolucionario”, estimó Elena Neira, pero la serie explica “una historia muy universal, que es la lucha entre los buenos y los malos, donde los buenos no son quienes nos parecen que son, y los malos no son tan malos como nos parecen”.

Todo ello tocado con “mensajes relacionados con el empoderamiento femenino, con la camaradería, con la rebeldía”. Otra serie de éxito no en inglés, como la francesa Lupin, “incluye muchos elementos de La casa de papel a nivel de storytelling: el ladrón que se sale con la suya, el ladrón de guante blanco”, con una cierta moral y “muy inteligente”, concluye Neira.

Para Alberto Nahum García, profesor de Comunicación audiovisual en la Universidad de Navarra, detrás del éxito de La casa de papel hubo una “tormenta perfecta” porque apareció en “un momento en el que la distribución se ha hecho global” y benefició a “un producto que era claramente muy adictivo”, con unos finales de episodios llenos de suspense premiados por “los algoritmos” de recomendación.

A ello se añadió “un esfuerzo de doblaje muy importante en lenguas locales”, en una plataforma presente en más de 190 países, según Neira.