Tendencias
Métele Pedal es una iniciativa que agrupa a diferentes colectivos de ciclistas en Bogotá y que busca mejorar las condiciones de todos los usuarios de la ciudad.
Métele Pedal es una iniciativa que agrupa a diferentes colectivos de ciclistas en Bogotá y que busca mejorar las condiciones de todos los usuarios de la ciudad. - Foto: Movilizatorio

movilidad

Ciclistas y aficionados a la bicicleta en Bogotá construyen un mapa interactivo para mejorar la movilidad en dos ruedas por la ciudad

Métele pedal es el nombre del colectivo que está liderando esta iniciativa que además incluye conversatorios y actividades pedagógicas.

La creación de un mapa interactivo para los usuarios en bicicleta es el principal objetivo de Métele Pedal, un proyecto que nació con el objetivo de unificar las acciones que llevan a cabo alrededor de 20 colectivos de ciclistas en las localidades de Bogotá. Esta alianza de Movilizatorio, la entidad que agrupa estas ideas, se constituyó como una medida para combatir el cambio climático, pero en el proceso de investigación descubrieron que el trabajo debía enfocarse hacia el empoderamiento de las comunidades y la socialización de aspectos necesarios para implementar la movilidad sostenible en la capital del país.

Lina Salas, gerente de proyectos de Movilizatorio, explica que este proyecto encontró en su primera fase que las personas no tienen suficiente información acerca de cómo moverse en bicicleta. Por eso crearon un mapa, tips e información por redes para acompañar las iniciativas urbanas que están enfocadas en encuentros y viajes en bicicleta por Bogotá.

Locomotora y Bicicultura son algunos los colectivos de Bogotá que trabajan para crear espacios de pedagodía y socialización en temas clave para los ciclistas de la ciudad.
Locomotora y Bicicultura son algunos los colectivos de Bogotá que trabajan para crear espacios de pedagodía y socialización en temas clave para los ciclistas de la ciudad. - Foto: Movilizatorio

El mapa está disponible en su página web y el objetivo es que pueda convertirse en una aplicación con datos en tiempo real para los biciusuarios y que sean ellos mismos quienes nutran de información al resto de la ciudadanía. “La movilidad limpia es la manera de apostarle a un futuro en el que todos se hagan responsables de sus emisiones de dióxido de carbono. No se trata solo de subirse a la bicicleta sino de encontrar herramientas, información y acompañamiento para usar un vehículo que proporciona libertad y contribuye al bienestar de la ciudad”, explica Salas.

En el sur de Bogotá comprendieron la necesidad de involucrarse en una lucha medioambiental a partir de la construcción de un tejido social y comunitario que comparta conocimientos sobre la movilidad de Bogotá. Cristian Fabián Ocampo, coordinador de Locomotora, una colectividad que realiza actividades pedagógicas para ampliar el uso de la bicicleta y que hace parte de Métele Pedal, explica que la lucha para combatir los efectos del cambio climático debe llevarse a cabo desde lo popular. Por eso realizan un trabajo pedagógico para reconocer las problemáticas de moverse en bicicleta por la ciudad.

Así crearon la categoría ‘Bici viajeros’, una denominación que busca reconocer que los desplazamientos urbanos también implican un viaje, por lo tanto, requieren de una responsabilidad con el territorio y un trabajo por la protección del mismo. “A partir de la consolidación de un movimiento bici en Bogotá buscamos reconocer la diversidad para construir un horizonte común a partir del lenguaje. En la ciudad cada usuario de la bicicleta se reconoce de forma distinta, y aunque eso es importante debemos agruparnos para mejorar las condiciones de todos”, detalla Ocampo.

Por otro lado, Lina Becerra, lideresa del colectivo Bicicultura de la localidad de Usaquén, asegura que la promoción del uso responsable de la bicicleta como medio de transporte implica la construcción de conocimiento sobre la bici, los derechos de los usuarios y el reconocimiento de las zonas por las que pueden transitar. Por eso, el mapa interactivo de Métele Pedal incluye las zonas más inseguras de la seguridad, las calles más oscuras y otros aspectos que permitan llevar a cabo acciones que van más allá del espacio digital. “Somos nosotros los que debemos reportar las ciclorrutas en mal estado y solicitar el mantenimiento, lo que pasa es que muchas veces pensamos ‘sí me afecta pero mejor no hago nada’, y la invitación es a que construyamos una mejor cultura de la bicicleta”, puntualiza Becerra.

Lea también: Paraciclismo en Colombia: una motivación para personas en condición de discapacidad que descubrieron en el deporte una segunda oportunidad

Lea también: Soacha invertirá más de 170.000 millones de pesos en obras de infraestructura vial, una cifra récord que permitirá descongestionar la movilidad con Bogotá