En el Santuario Los Flamencos, pescadores wayúu transmiten sus saberes a los turistas y contribuyen al turismo sostenible.
En el Santuario Los Flamencos, pescadores wayúu transmiten sus saberes a los turistas y contribuyen al turismo sostenible. - Foto: Cortesía Ova Studios

reto aventura

¿Se atrevería a hacer pesca artesanal durante un viaje de aventura?

Durante su recorrido por el Santuario de Flora y Fauna los Flamencos, Mauro Salazar acudió a la sabiduría de pescadores wayúu que viven en la zona para aprender a pescar. Este fue el resultado de su experiencia.

Para los aficionados al avistamiento de aves, el Santuario de Flora y Fauna Los Flamencos, ubicado en el departamento de La Guajira, es el lugar ideal para realizar esta actividad que requiere de paciencia, mantenerse alerta y mostrar respeto por el entorno.

La popularidad del santuario se debe a que cada año llegan enormes bandadas de flamencos hasta esta área protegida. Este suceso despertó la curiosidad del ultraman colombiano, Mauro Salazar, y por eso seleccionó a este lugar como el segundo destino para explorar en el ‘Reto Aventura’ Expedición Caribe.

La mayoría de turistas se conforman con llegar hasta el parque y avistar pequeños grupos de flamencos que se desplazan por su hábitat con tranquilidad. Sin embargo, la meta de Mauro Salazar es más ambiciosa, pues se propuso encontrar una bandada de más 500 aves rosadas.

Una tarea que no será sencilla, ya que al llegar al parque y convivir con pescadores de la comunidad wayúu se enteró que el mal tiempo obliga a los flamencos a resguardarse y son difíciles de encontrar, además, son especies que se asustan fácilmente y por eso las canoas que navegan en las aguas del santuario no usan motor.

Pesca artesanal

Un dato curioso de los flamencos es que su color rosa se debe a que se alimentan de camarones, una especie que se reproduce en los complejos lagunares y ríos del santuario. De hecho, una de las actividades económicas más rentables de la zona es la pesca de camarón.

Mientras Mauro Salazar esperaba noticias de la ubicación de los flamencos, quiso retarse a aprender a pescar. ”Estas son actividades turísticas que no ofrece ninguna agencia, pero tienen un gran valor por la sabiduría que se adquiere”, asegura Mauri Salazar. Chinchorro camaronero, atarraya y red de maya fina fueron las tres herramientas de pesca que le enseñaron a utilizar.

Si quiere saber cómo le fue a Mauro Salazar en la búsqueda de ‘la joya rosada de la corona’ no se pierda el sexto capítulo de la serie ‘Reto Aventura’, todos los lunes, miércoles y viernes por las plataformas digitales de SEMANA.