Home

Mundo

Artículo

Cigarrillos desechados en un cenicero en la Ciudad de Nueva York el 28 de marzo del 2019. (AP Photo/Jenny Kane, File)
La historia de adicción de este niño comienza en Indonesia, donde su propio padre habría sido la primera persona que le facilitó los cigarrillos. (Imagen de referencia) (AP Photo/Jenny Kane, File) - Foto: AP

mundo

Así se ve ahora el bebé que fumaba 40 cigarrillos diarios

Otro aspecto que preocupaba respecto al futuro del niño era el sobrepeso que presentaba, una combinación no muy alentadora para la esperanza de vida de Ardi Rizal.

En el año 2010 un bebé en Indonesia llamado Ardi Rizal causó revuelo en todo el mundo, luego de que se viralizara un video en el que el pequeño con tan solo 18 meses de nacido fumaba cigarrillo. Lo que además generó impresión en la opinión pública fue el hecho de que fumara cerca de 40 cigarrillos diarios.

En el video que se hizo tendencia por medio de la red social YouTube, se podía observar al pequeño montado en su triciclo, con su pañal y un cigarrillo en su boca. Aparte de generar miles de comentarios y reacciones, el comportamiento de este niño encendió las alarmas a nivel mundial sobre el tabaquismo a edades tempranas.

La historia de adicción de este niño comienza en Indonesia donde su propio padre sería la primera persona que le facilitaría un cigarrillo al bebé. Tiempo después el pequeño empezó a robar los cigarrillos en la plaza de la aldea Teluk Kemang, muy cerca de la ciudad de Sumatra.

Otro aspecto que preocupaba respecto al futuro del niño era el sobrepeso que presentaba, una combinación no muy alentadora para la esperanza de vida de Ardi Rizal.

Fue tal la indignación que generó, que el gobierno indonesio lanzó un programa de rehabilitación con el fin de sanar a Aldi, quien fue sometido a un riguroso tratamiento en Yakarta, que consistía en dos terapias semanales para alejarlo de la adicción.

“El niño pudo dejar el cigarrillo, pero empezó a comer compulsiva y desaforadamente”, afirman sus padres, Diane y Mohamed Rizal, y agregan que, además de alimentarse con comida “chatarra”, se toma hasta tres frascos de leche condensada al día, reportó el DailyMail.

Ya han pasado cerca de 12 años y se ha dado a conocer cuál es el presente de Ardi. Fueron momentos duros, ya que luego del fenómeno que generó el video inicial, la madre del niño fue acusada de ser mala al permitir que el niño fumara.

Lo que pocos sabían era que el nivel de adicción era tan alto que en ocasiones Ardi amenazaba con hacerse daño si le quitaban los cigarrillos.

Lo primero que hice fue confiscar los cigarrillos y él hacía una rabieta. Empezó a golpearse la cabeza, e incluso se apuñaló en la rodilla con un cuchillo”, contó la madre de Ardi a medios internacionales.

El proceso de dejar la adicción le generó una ansiedad por comer, esto aumentó aún más su peso corporal hasta niveles peligrosos para su salud.

Actualmente, Ardi Rizal se encuentra cumpliendo una estricta dieta a base de pescado y verduras mientras va llegando a un peso adecuado. El menor constantemente busca enviar mensajes a la sociedad sobre lo complicado que es dejar el cigarrillo y los daños que le hace al cuerpo humano.

El cigarrillo, una adicción mortal

El consumo de cigarrillo es una de las adicciones más comunes en el mundo, este es capaz de generar graves complicaciones con el tiempo, sobre todo en el sistema respiratorio y cardiovascular. Situación que puede acabar con la vida de cualquier persona.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2020 había en el mundo 1.300 millones de fumadores de tabaco, cifra inferior en veinte millones a la registrada en 2019.

Si bien el número de fumadores ha venido disminuyendo, la OMS espera que para 2025 la cifra baje, por lo menos, hasta los 1.270 millones. Sin embargo, esta cifra seguiría siendo alta, pues representa casi 20 % de la población mundial de más de 15 años.

El hábito de fumar se encuentra relacionado directamente con 25 enfermedades, siendo el responsable del 85% de las muertes causadas por el cáncer de pulmón. Estos deberían ser motivos suficientes para saber que nunca es tarde para abandonar el consumo del tabaco.