brasil

Esta es la indignante historia del anestesiólogo que abusó sexualmente de mujer embarazada durante una cesárea

El médico fue descubierto gracias a la instalación de un celular oculto por sus compañeros, quienes en cirugías previas habían notado acciones extrañas del especialista.


Horror y repudio despierta en Brasil el caso de un especialista en anestesiología a quien, gracias a evidencias logradas por sus propios compañeros de quirófano, se logró descubrir como responsable de los que serían frecuentes casos de abuso contra pacientes durante las cirugías.

Según precisaron medios locales de Brasil, el médico, identificado como Giovanni Quintella Bezerra, el pasado domingo participaba como anestesiólogo en una intervención de cesárea, en la cual, ante la sospecha de la ocurrencia de hechos ilegales en procedimientos previos, sus compañeros instalaron un teléfono móvil oculto para vigilar el accionar del especialista.

En la grabación del hecho, ocurrido al interior del Hospital de la Mujer de Vilar dos Teles, se puede observar cómo, en medio del procedimiento, y aprovechándose de algunos elementos que obstaculizaban la vista de sus compañeros durante la cirugía, el anestesiólogo saca su pene y lo introduce, por espacio de diez minutos, en la boca de la materna intervenida, quien se encuentra en alto grado de sedación.

Según detallan medios locales de Brasil, si bien la actuación del médico no pudo ser prevenida, en tanto la evidencia solo pudo ser revisada hasta el final de la intervención, el video captado sí permitió al personal del hospital poner el acto ilícito en conocimiento de las autoridades, dando pie a la captura del médico.

Así, al término de la intervención de cesárea –la tercera que realizaba ese día el médico– el pasado domingo, la Policía pudo adelantar la correspondiente captura en el referido centro médico, ubicado en el municipio de Baixada Fluminense, en Río de Janeiro.

Según precisan los medios locales, la instalación de la cámara oculta fue realizada debido a que al interior del cuerpo médico y de enfermeras se había sembrado un manto de dudas sobre el proceder del anestesiólogo, dadas las condiciones en que terminaban varias de las pacientes tras las intervenciones, y advirtiendo que estas eran sedadas más de lo debido, lo que terminó siendo el detonante para descubrir tan escandalosa conducta.

De acuerdo con la reconstrucción de los hechos, evidenciados en el video entregado a las autoridades, en él se puede ver a la mujer víctima, inconsciente en la camilla, y mientras que en la zona de su abdomen y su zona vaginal se centra la acción de la mayoría de especialistas y auxiliares, en la zona de la cabeza, permanece el anestesiólogo, a quien los demás no pueden ver, pues, pese a estar a menos de un metro de distancia, está separado por la instalación de una sábana, lo que le permitió no ser descubierto cuando abusaba de la mujer al lograr una suerte de felación.

Según la información recabada por medios locales, la práctica indebida del anestesiólogo se habría prolongado por cerca de diez minutos, al cabo de los cuales toma un pañuelo para ‘eliminar los rastros’, sin saber que estaba siendo vigilado por una cámara.

Tras el descubrimiento de las prácticas indebidas del especialista, las autoridades centran sus esfuerzos en lograr elaborar un rastreo de los pacientes intervenidos en otras cirugías en las que hubiese participado el abusador, con el objeto de determinar si estas podrían haber sido, eventualmente, también víctimas.

En declaraciones entregadas a medios locales, algunas enfermeras, compañeras del señalado abusador, afirmaron que en otras ocasiones les había generado sospecha el alto grado de sedación en el que se encontraban las pacientes de las intervenciones en las que participaba el acusado, afirmando que varias maternas incluso no tenían la suficiente fuerza para recibir a sus bebés cuando estos les eran presentados.

Las sospechas de que el hombre hubiese abusado anteriormente de otras pacientes es permanente, alimentada también por la posición que suele tomar el especialista durante las intervenciones, ya que gracias a su rol siempre está ubicado a la altura de la cabeza de los intervenidos, por lo que la ocurrencia de otras felaciones inconscientes podría ser posible.

Los miembros del equipo advirtieron que, durante las dos cesáreas previas que había practicado el pasado domingo Bezerra, este también presentó algunos comportamientos raros, como extraños movimientos, e incluso la instalación de sábanas que le aislaron totalmente del resto de personal presente en las cirugías.

Los compañeros del señalado afirman que factores como extraños comportamientos y niveles de sedación no eran comunes en otros especialistas, pero sí recurrentes en el doctor Bezerra.

Tras evidenciar la conducta ilegal, los compañeros de Bezerra no le habrían confrontado, sino que dieron parte directo a las autoridades, quienes llegaron hasta la institución, directamente a arrestarle.

Durante el operativo de captura, el médico evitó entregar declaraciones mientras era conducido ante los entes judiciales.

Medios locales afirman que el abusador fue enviado a la cárcel pública José Frederico Marques, en Benfica, mientras que su defensa intentaba acceder al material probatorio que fue presentado para la aprehensión, en un hecho que fue tipificado como en flagrancia.

Tras el estallido del escándalo, autoridades del estado, como el gobernador Cláudio Castro se manifestaron horrorizados por lo ocurrido, anunciando que exigirán una rigurosa y rápida investigación. En ese mismo sentido, el funcionario también anunció oportuno apoyo y asistencia a la víctima y demás eventuales afectados.

Se prevé que además de la investigación judicial, el señalado sea objeto de investigaciones disciplinarias por los comités y autoridades médicas.

Desde el Cremerj-RJ se anunció que, tras conocer las pruebas del caso, se dispuso la suspensión de las actividades del profesional y se estudia revocar su licencia.