mundo

Chile inició campaña para el plebiscito que definirá el futuro de su nueva Constitución

El mecanismo de carácter obligatorio consultará a más de 15 millones de electores si aprueban o rechazan el texto.


Chile comenzó este miércoles la campaña hacia el plebiscito del 4 de septiembre de una nueva Constitución con veteranos dirigentes de centroizquierda proclives a rechazarla y un “Apruebo Feliz” viralizado por “el Mandaloriano” Pedro Pascal, popular actor chileno en Hollywood.

Mientras afiches en las calles en las afueras de estaciones de metro apoyaban la opción de rechazar la nueva Constitución, decenas de personas se manifestaban a favor de aprobarla: así arrancó la campaña del plebiscito que definirá si se instaura una nueva Carta Fundamental que reemplace la actual heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

“Se nos entregó una nueva Carta Magna la cual nos permite tener nuevos derechos sociales, nuevos derechos laborales, nuevos derechos en salud, en vivienda, en educación y en trabajo, cinco consignas que nosotros peleamos en la calle”, dijo David Acuña, presidente de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), el principal sindicato de Chile.

La campaña muestra también una fuerte presencia en los medios nacionales de voces que rechazan un proyecto que consideran “partisano”. Sostienen que “no suscita consenso” y que fue elaborado por una Convención Constitucional a la que atribuyen aires revanchistas.

¿Consenso?

El expresidente socialista Ricardo Lagos (2000-2006) sacudió el debate político cuando divulgó una carta ambigua sin decidirse por “Rechazo” o “Apruebo”. Lagos destacó que ni la vigente Constitución de Pinochet -reformada en democracia- ni el nuevo proyecto de Carta Magna convocan “a una gran mayoría ciudadana”.

“Chile merece una Constitución que suscite consenso y como ninguno de los dos textos que puedan resultar del plebiscito está en condiciones de lograrlo, el desafío político es continuar con el debate constitucional hasta alcanzar una Constitución que interprete a la mayoría”, escribió Lagos, de 84 años.

Mientras las palabras de Lagos destacaban en las primeras planas de los periódicos, en redes sociales el actor Pedro Pascal mordía un ejemplar de la nueva Constitución y mencionaba: “#Apruebo #AprueboFeliz #Chile”.

Boric recibió este lunes el proyecto de nueva Constitución y firmó un decreto que convoca al plebiscito que consultará a más de 15 millones de electores si aprueba o rechaza la nueva carta magna.
Boric recibió este lunes el proyecto de nueva Constitución y firmó un decreto que convoca al plebiscito que consultará a más de 15 millones de electores si aprueba o rechaza la nueva carta magna. - Foto: AFP

Las imágenes fueron viralizadas y celebradas por fanáticos de la serie The Mandalorian, de la saga de Star Wars.

Rodrigo Espinoza, politólogo de la Universidad Diego Portales dijo a la AFP que se “está viendo una trinchera donde las élites de los partidos tradicionales se están arrinconando hacia el ‘Rechazo’ y en el mundo del ‘Apruebo’ están saliendo a reflotar más bien voces ciudadanas como el mundo de la cultura, de los movimientos sociales, del movimiento feminista, que son básicamente quienes van a levantar la opción del ‘Apruebo’”.

Tal como ocurrió en el plebiscito de octubre 2020, cuando 78 % del electorado aprobó la redacción de una nueva Constitución, “creo que va a quedar el ‘Apruebo’ más en manos del mundo social que de los partidos políticos en Chile”, afirmó el académico.

“Apruebo” o “Rechazo”

El plebiscito de carácter obligatorio, que consultará a más de 15 millones de electores si aprueban o rechazan el texto, emanó de un órgano constituyente integrado por 154 convencionales elegidos por primera vez en la historia de forma paritaria y con escaños reservados para pueblos originarios.

La nueva Constitución fija un catálogo de derechos sociales de acuerdo a las reivindicaciones planteadas en 2019 durante protestas sociales. “Será nuevamente el pueblo quien tendrá la última palabra sobre su destino. Empezamos una nueva etapa”, dijo el pasado lunes el presidente Gabriel Boric.

La política comenzó a elegir bando y a intentar influir desde los partidos políticos tradicionales, que han quedado relegados en las últimas elecciones en un clima de profunda desconfianza y descrédito en las instituciones chilenas.

La oposición de derecha se posicionó a comienzos de junio con el “Rechazo” a la nueva Constitución, alegando que el texto “es malo para Chile” y no representa a todo el país.

El oficialismo de izquierda apoya la opción “Apruebo”, mientras que en la Democracia Cristiana (centro) la senadora y excandidata Yasna Provoste apoya la reforma, la senadora Ximena Rincón la rechaza.

La nueva Constitución contiene 388 artículos y 57 normas transitorias de aplicación. El primer artículo versa: “Chile es un Estado social y democrático de derecho. Es plurinacional, intercultural, regional y ecológico”.

Las últimas encuestas dan ventaja al “Rechazo”. La firma Criteria mostró que a dos meses de la consulta, esta opción obtiene 48 %, contra 31 % para el “Apruebo”, en tanto 22 % aún no sabe qué votará.

La encuestadora Cadem asigna 51 % a la opción “Rechazo”, 34 % a la opción “Apruebo” y 15 % a los indecisos, mientras que TuInfluyes.com otorga 46 %, 41 % y 13 %, respectivamente.

*Con información de la AFP.