mundo

Por creciente ola de violencia en Chile, Gabriel Boric lanza estrategia para combatirla, ¿funcionará?

El país está asediado por la delincuencia.


El presidente chileno, Gabriel Boric, lanzó un plan de seguridad de 33 medidas para los próximos cuatro años que buscan frenar el aumento de la delincuencia y la violencia en el país, principales preocupaciones de la población, según encuestas.

Boric anunció durante una visita a la ciudad de Arica (norte) el Plan Nacional de Seguridad Pública y Prevención del Delito para el período 2022-2026. Entre sus principales medidas está la creación del Ministerio de Seguridad, avanzar en una Reforma a la Policía, fortalecer el rol de los municipios en seguridad, impulsar una Ley de Seguridad Privada y crear una nueva Política Nacional de Seguridad Pública para los próximos diez años.

“Como Gobierno estamos trabajando firme y vamos a abordar el problema de la delincuencia sin complejos y como prioridad de Estado, de manera transversal, intersectorial con todas las instituciones”, afirmó el mandatario. “Esperamos contar con el respaldo de todas las fuerzas políticas y actores sociales que son muy importantes para detener el avance del crimen y ganarle esta lucha”, agregó.

La violencia viene en aumento en Chile desde hace una década, y aunque sus índices siguen por detrás de otros países latinoamericanos, en los últimos dos años la inseguridad pasó a ser la principal preocupación de los chilenos. Según un último estudio de la encuestadora Ipsos, para el 52 % de los chilenos la principal preocupación es la delincuencia, además de la presencia de mafias organizadas y el narcotráfico.

Ante el también creciente uso de armas ilegales en el país por parte de delincuentes, el plan propone un plan para el control de armas que considera fortalecer la persecución penal; fiscalización de armas y municiones; crear sistemas para su trazabilidad, mejorar el control de armas en poder del Estado y reforzar el control en fronteras. Informes oficiales indican que en Chile hay 765.817 registradas activas.

Pero en base a datos del portal suizo Small Arms Survey, especializado en armas y violencia armada, citado por el periódico electrónico EMOL, en Chile hay 2′200.000 armas en posesión de civiles de las cuales 1′456.818 no están inscritas.

Pero no solo la violencia acecha a Chile. El tema económico también es una problemática que se le está agudizando a Boric. Hace unos días el dólar marcó un nuevo máximo histórico frente al peso chileno y su cotización cerró en 901,4 pesos, frente a los temores de una recesión en Estados Unidos y la debilidad en el precio del cobre.

La fuerte caída del cobre, la principal exportación y generadora de divisas chilena, explica gran parte de la escalada del dólar en esta jornada en el mercado local, comentó al sitio electrónico del diario El Mercurio Ricardo Bustamante, jefe de estudios de trading de Capitaria. El metal rojo, del que Chile es el principal productor mundial, con casi un cuarto de la oferta global, alcanzó “su menor valor desde comienzos del año pasado, viéndose fuertemente impactado por las débiles perspectivas económicas en el mundo, especialmente por la mayor probabilidad de recesión en Estados Unidos”, añadió Bustamante.

Sin lugar a dudas, Boric debe acelerar la ejecución de sus propuestas en un momento donde su favorabilidad no se encuentra en los mejores índices de aprobación.

*Con información de AFP.