Home

Mundo

Artículo

Luis ARce Presidente de Bolivia
Luis Arce, presidente de Bolivia

mundo

Crisis en Perú: presidente de Bolivia condena el “hostigamiento de élites” contra “gobiernos populares”

El mandatario se pronunció frente a la destitución de Pedro Castillo tras su intento de disolver el Congreso.

El presidente de Bolivia, Luis Arce, lamentó la crisis política de Perú y condenó lo que llamó el “hostigamiento de élites” contra “gobiernos populares”, después de que Pedro Castillo haya sido destituido tras anunciar que disolvía el Congreso peruano, decretaba un gobierno de excepción y convocaba nuevas elecciones legislativas

“Desde un inicio la derecha peruana intentó derrocar a un gobierno democráticamente elegido por el pueblo, por las clases humildes que buscan más inclusión y justicia social”, dijo el mandatario boliviano.

Arce, que ha enviado su solidaridad a “la hermana República de Perú”, criticó el “constante hostigamiento de élites antidemocráticas contra gobiernos progresistas, populares y legítimamente constituidos”. Por ello, ha pedido que “todas y todos” condenen esta situación.

“Abogamos por la democracia, la paz y el respeto a los Derechos Humanos, que prevalezcan en beneficio del pueblo peruano”, expresó.

Hace menos de una semana, la misión de Alto Nivel de la Organización de Estados Americanos (OEA) que visitó Perú a finales de noviembre concluyó que la institucionalidad democrática peruana “está en riesgo” por la “fragmentación política” que enfrenta el país.

Esta inestabilidad se basaba, según la OEA, en la alta fragmentación de las fuerzas políticas, en los constantes cambios de formación de gabinetes, el cuestionamiento en el nombramiento de funcionarios o incluso en los reiterados pedidos de la oposición por recortar el mandato del Ejecutivo y que se adelanten las elecciones.

La organización interamericana destacó la utilización excesiva de herramientas de control político, como el uso “indiscriminado” de las mociones de censura, la prohibición del Congreso al presidente para que viaje al exterior, así como las recurrentes denuncias constitucionales.

Entre otros asuntos, el Grupo de Alto Nivel subrayó, tal y como le trasladaron algunos interlocutores, que la elección de Pedro Castillo como presidente de Perú ha puesto de manifiesto que existen sectores que promueven el racismo.

AMLO denuncia un “ambiente de confrontación y hostilidad” en contra de Pedro Castillo que llevó a la crisis en Perú

El actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dio su opinión sobre la crisis que se está desarrollando en Perú, luego de que el expresidente Pedro Castillo tomara la decisión de disolver el Congreso de la República, provocando con ello su destitución por parte del órgano Legislativo.

Pues bien, a través de su cuenta de Twitter, el primer mandatario de los mexicanos declaró su rechazo hacia la “confrontación y hostilidad” con la que la “élite política y económica” habría atacado a Castillo, situación que según AMLO fue la que llevó al peruano a intentar disolver el Congreso.

Es un principio fundamental de nuestra política exterior la no intervención y la autodeterminación de los pueblos. A eso nos ceñimos en el caso de lo sucedido en Perú”, comenzó diciendo AMLO haciendo referencia a uno de los fundamentos más importantes ante las Naciones Unidas, así como resaltando que no pretendía interferir en la política peruana, aunque sí daría su opinión sobre el hecho.

“Sin embargo, consideramos lamentable que por intereses de las élites económicas y políticas desde el comienzo de la presidencia legítima de Pedro Castillo, se haya mantenido un ambiente de confrontación y hostilidad en su contra hasta llevarlo a tomar decisiones que han servido a sus adversarios para consumar su destitución con el sui géneris precepto de “incapacidad moral”, continuó agregando AMLO, quien por su postura ideológica de izquierda ha sido uno de los aliados de Castillo en medio de la crisis en Perú.

Y concluyó: “Ojalá se respeten los derechos humanos y haya estabilidad democrática en beneficio del pueblo”, enviando un mensaje hacia los peruanos, para que se mantenga la seguridad y la paz, así como se fortalezca la institucionalidad en medio del golpe de Estado que se presentó este 7 de diciembre.

El mensaje de López Obrador es claro y va encaminado con la crítica que muchos hicieron en medio del corto mandato de Castillo, en el que acusaron a una “élite política” en Perú de no apoyar al profesor elegido por los ciudadanos en las últimas elecciones, y según esto, la presión puesta, los rumores, las investigaciones y las acusaciones en contra del expresidente peruano habrían hecho que llegara hasta el punto de quiebre.

Sin embargo, el hecho de disolver el Congreso de la República fue una actuación repudiada a nivel mundial por estados y organizaciones trasnacionales, entre otros. Lo que fue aprovechado para nombrar rápidamente a la vicepresidenta Dina Boluarte, como la nueva presidenta de Perú y evitar una prolongada inestabilidad democrática en el país latinoamericano.

*Con información de Europa Press.