DISTURBIOS EN SAO PAULO


El martes pasado, Sao Paulo conoció durante más de 36 horas una onda de violentos disturbios que terminaron en un muerto, 150 heridos y más de 100 personas detenidas, cuando una manifestación contra el desempleo, al grito de "Tenemos hambre", se transformó súbitamente en actos de vandalismo contra supermercados farmacias y panaderías que la policía difícilmente pudo contener con cargas de caballería y gases lacrimógenos. La violencia llegó hasta el Palacio Bandeirantes, sede del gobernador de la oposición Franco Montoro, donde fueron derribadas rejas y destrozadas las ventanas. El ex gobernador de ese Estado, Paulo Maluf, responsabilizó al Partido de los Trabajadores (PT), que dirige el sindicalista Luis Ignacio da Silva "Lula", y a los actuales gobernantes de ese Estado, del estallido de violencia.