Tendencias
Un grupo de mujeres se refresca sumergiendo sus pies en la fuente de Trafalgar Square, en el centro de Londres, el 18 de julio de 2022 mientras el país experimenta una ola de calor extremo (foto de Niklas HALLE'N / AFP)
Los termómetros desbocados avivaron también los incendios, que devoraron miles de hectáreas sobre todo en el centro-oeste del país. Imagen de referencia - Foto: AFP

mundo

España estima 2.176 muertes atribuibles a las altas temperaturas durante julio

El pasado jueves 14 de julio se produjeron 93 fallecimientos por el calor, una cifra que aumentó hasta los 123 del viernes 15.

El Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), dependiente del Ministerio de Sanidad de España, estimó que se han producido 2.176 muertes atribuibles a las altas temperaturas durante el mes de julio.

El último dato que recoge la estadística de Monitorización de la mortalidad diaria (MoMo) por exceso de temperatura es el referido al sábado 30, con 51 decesos estimados.

A nivel detallado, el primer día de la ola de calor, el domingo día 10, se produjeron, según las estimaciones del ISCIII, 15 muertes atribuibles a la temperatura. Desde entonces, se habría producido una escalada continua, ya que al siguiente día, el lunes 11 se registraron 28 fallecimientos estimados por exceso de temperatura.

Este dato aumentó hasta los 41 casos estimados del martes 12 de julio y hasta los 60 el miércoles 13. El siguiente día, el 14 de julio, fue, junto al viernes, de los peores días de la ola de calor, ya que en algunos municipios se registraron valores cercanos a los 44 o 45 ºC, como en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir; los 42 ºC en el valle del Miño y los 41 ºC en el valle del Ebro y en la zona centro.

Según las estimaciones del ISCIII, el jueves 14 de julio se produjeron 93 fallecimientos por el calor, una cifra que aumentó hasta los 123 del viernes 15.

El sábado 16 el dato fue de 150. Hasta alcanzar el pico, de 184, que se produjo el martes 19 de julio. Desde entonces, las cifras de muertes atribuibles al calor han descendido, en línea con la bajada de las temperaturas.

Los datos proceden del sistema MoMo del ISCIII, que hace estimaciones estadísticas de excesos de mortalidad para un día determinado comparando series históricas.

“Calcula e infiere valores relativos a todas las causas y atribuibles a temperatura, no números exactos de defunciones. Es decir, las cifras que se ven en el Panel MoMo no son personas fallecidas (no es un registro de defunciones), sino el resultado del cálculo estadístico en forma de estimación. En definitiva, que no es correcto decir que esta ola de calor ha causado X muertes de personas”, precisan fuentes del ISCIII a Europa Press.

Creativa Getty
El aumento de las olas de calor es, según los científicos, una consecuencia directa de la crisis climática, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero incrementan su intensidad, duración y frecuencia. - Foto: Getty Images

Posible tercera ola de calor del verano

Tras una breve tregua, las temperaturas volvieron a subir en España desde el domingo, cuando varios puntos superaron los 40 grados, dejando el país en el principio de lo que podría ser la tercera ola de calor de este verano.

“Es posible que desde el domingo 31 de julio hasta al menos el miércoles 3 o jueves 4 de agosto se superen los umbrales de intensidad, persistencia y extensión necesarios para poder catalogar a este episodio de altas temperaturas como ola de calor, que sería la tercera de este verano de 2022″, explicó este lunes el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), Rubén del Campo.

Este nuevo episodio de fuerte calor no será, sin embargo, tan potente como la extensa ola de julio que, según datos provisionales, fue una de las más intensas de las que hay registros.

Después de la máxima de 42,5 grados alcanzada este domingo en Montoro, en Andalucía (sur), para este lunes se proyectaban, de nuevo, termómetros por encima de los 40 grados en varias zonas del oeste y el sur del país.

También se esperan noches tropicales, en las que no se baje de los 20 grados, en varias zonas del este y el sur del país durante varios días, potenciadas por la elevada temperatura del agua del Mediterráneo, que está entre tres y cuatro grados por encima de lo normal, de acuerdo con AEMET.

Con menor intensidad prevista que la ola anterior, hacia el jueves podría comenzar a notarse un ligero alivio, aunque las previsiones no son concluyentes.

Las altas temperaturas registradas entre, al menos, el 9 y el 18 julio dejaron más de 500 muertes ligadas al calor, según indicó entonces el presidente del gobierno, Pedro Sánchez.

Los termómetros desbocados avivaron también los incendios, que devoraron miles de hectáreas sobre todo en el centro-oeste del país.

Casi 230.000 hectáreas han ardido en España desde el inicio del año, según el Sistema Europeo de Información sobre Incendios Forestales (EFFIS, en inglés), el peor registro del continente en extensión, por delante de Rumanía y Portugal.

Los datos provisionales de junio -con una temprana ola de calor- y julio hacen prever que este verano pueda terminar entre los más cálidos de los que hay registros en España, dependiendo del comportamiento de agosto, según apuntan desde AEMET.

El aumento de las olas de calor es, según los científicos, una consecuencia directa de la crisis climática, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero incrementan su intensidad, duración y frecuencia.

*Con información de la AFP y Europa Press.