estados unidos

Estados Unidos: Sistema de pago ‘palma de la mano Amazon One’ se extiende en el país

Este se emplea en establecimientos ubicados en Malibú, Montana Avenue y Santa Mónica.


Amazon One, el sistema que permite al usuario pagar con la palma de su mano, se expandirá a 65 nuevas tiendas de Whole Foods en California, en Estados Unidos, empezando por los establecimientos ubicados en Malibú, Montana Avenue y Santa Mónica.

En septiembre de 2019, la compañía de comercio electrónico empezó a probar un nuevo método que permitía a los usuarios pagar sin contacto físico, únicamente pasando la mano por un lector.

Justo un año después, el grupo presentaba este sistema bajo el nombre de Amazon One e indicó que introduciría este sistema sin contacto en tiendas seleccionadas de Amazon Go. Concretamente, en dos tiendas de la ciudad estadounidense de Seattle.

Entonces, también detalló su funcionamiento y puntualizó que, para registrarse en el programa, solo era necesario que los usuarios contaran con un número de teléfono móvil y una tarjeta de crédito.

Amazon One, que sigue contando con los mismos requisitos ahora, solicita al usuario incluir el número de su tarjeta de crédito en el programa y, a continuación, situar la palma de su mano sobre el dispositivo de identificación biométrica.

Además, este sistema utiliza algoritmos de visión computacional para capturar y encriptar la imagen de la palma, que pasa a ser la firma del usuario a la hora de pagar o completar una transacción.

Ahora, la compañía ha anunciado que Amazon One llegará también a 65 nuevos establecimientos de Whole Foods --establecimientos donde la marca comercializa productos de alimentación-- en California (Estados Unidos).

Este sistema desembarcará, en primer lugar, en Malibú, Montana Avenue y Santa Mónica, todas localizaciones de Los Ángeles; y llegará “en las próximas semanas” a más locales de esta ciudad, además de Orange County, Sacramento, Santa Cruz y la bahía de San Francisco.

California analiza dar identificaciones oficiales a inmigrantes indocumentados

Este lunes 8 de agosto se conoció que en California, Estados Unidos, un comité del Senado debatirá un proyecto de ley que buscará identificar de manera oficial a las personas migrantes que se encuentren indocumentadas.

En este sentido, esta propuesta podría llegar a beneficiar a cerca de dos millones de personas en condición de inmigrante y quienes actualmente solamente pueden tramitar una licencia de conducción.

El proyecto de ley es el SB 17-66 y será analizado por el comité de apropiaciones. Ahora bien, si este logra avanzar sería sometido a votación dentro de dos semanas, antes de que llegue a las manos del gobernador y este ponga su firma.

Cabe recordar que si los inmigrantes no pueden argumentar que necesitan la licencia de conducción, no podrían sacar este documento y seguirían indocumentados en los Estados Unidos.

Inundaciones dejan atrapadas a mil personas en el parque Death Valley, en California

Debido a las fuertes lluvias, el pasado viernes 5 de agosto, inundaciones repentinas en el Parque Nacional Death Valley enterraron automóviles, dejando atrapadas a unas 1.000 personas, lo cual obligó de inmediato a las autoridades a cerrar todas las carreteras de acceso y salida del parque.

El parque, que se encuentra cerca de la frontera entre California y Nevada, recibió al menos 4,3 centímetros (1,7 pulgadas) de lluvia en el área de Furnace Creek, lo que, según dijeron funcionarios del parque, representaba “la lluvia de todo un año en una sola mañana”.

Dicho promedio está apenas por debajo del récord del calendario anterior de 1,47 pulgadas establecido el 15 de abril de 1988. Año promedio con 1,94 pulgadas, y la mayor cantidad jamás registrada para agosto, en el Death Valley el lugar más bajo, seco y caluroso de los Estados Unidos, el cual tiene un promedió 0,11 pulgadas de lluvia en agosto.

La inundación dejó 60 vehículos enterrados por los escombros, y alrededor de 500 visitantes y 500 trabajadores del parque no pudieron salir, según informaron las autoridades del parque.

Por su parte, el Departamento de Transporte de California estimó que tardarían entre cuatro y seis horas en abrir una carretera que permitiera la salida de los visitantes del parque.

Además, se trata de la segunda inundación de semejante magnitud en el parque esa semana. Incluso, algunas carreteras fueron cerradas el lunes de esa semana después de que quedaran cubiertas de lodo y escombros a causa de las inundaciones anteriores repentinas que golpearon con fuerza el oeste de Nevada y el norte de Arizona.

*Con información de Europa Press.