Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2013 12:00:00 AM

La polémica del sombrero vueltiao, en 'The Economist'

La publicación dice que este caso ha dejado al descubierto algunas vulnerabilidades de cara a un virtual TLC con China.

La polémica del sombrero vueltiao, en 'The Economist' Sombrero Vueltiao. Foto: .
The Economist, en el blog 'Americas View', hizo referencia a la polémica desatada el mes pasado acerca de la prohibición de la venta de los sombreros vueltiaos de origen chino en Colombia.

El texto afirma que este caso demuestra que sin haberse firmado todavía un tratado comercial, el sombrero vueltiao muestra ser un producto colombiano "vulnerable" frente a los efectos comerciales y financieros que trae consigo este tipo de tratados.

También hace referencia a la visita de hace unos meses del presidente Juan Manuel Santos a China, país con el que se busca llegar a un acuerdo comercial. Ambos gobiernos acordaron analizar qué sectores podrían verse afectados por la posible firma de ese tratado.

Allí se afirma que “hay pocas cosas tan colombianas como el sombrero vueltiao” y explica que para los colombianos es un  producto que genera orgullo nacional y cultural, que es digno de mostrar al exterior por lo cual lo han usado mandatarios locales y extranjeros.

El producto, cuya fabricación es artesanal y de alta calidad, se vende -dice el blog- a los turistas por un valor de entre 20 y 100 libras esterlinas dependiendo del diseño del sombrero. Además indica que el producto proviene de la comunidad zenú, y habla del proceso de fabricación del mismo, el cual dice que demora hasta un mes en ser producido.

De esa forma, la publicación hace una antesala a lo que sucedió con los sombreros vueltiaos chinos, que fueron vetados en el país el mes pasado y narra cómo se desató la polémica en Colombia al darse cuenta de que los turistas en ciudades como Cartagena, preferían comprar la versión china del sombrero, cuyo precio es mucho menor al original.

Incluso, se cita a un vendedor en esa ciudad, quien afirma que “las imitaciones chinas estaban inundando el mercado. No tengo nada en contra de los chinos (pero) sus sombreros se desbaratan”.
El Gobierno Nacional emitió, posteriormente, la resolución que prohibió la venta del producto, por violar la denominación de origen del mismo y por afectar la economía de pequeños productores.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    ¿Cuánta agua subterránea hay en el mundo?

    close
  • Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    Las penas de amor y del trabajo sí afectan su corazón

    close
  • Danta, sin rumbo por la tala

    Danta, sin rumbo por la tala

    close
  • 'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    'Fuerza Latina': Reclusos se hacen libres con música y teatro

    close
  • “El Gobierno de Maduro me culpa de todos los males que hay en el país”: Julio Borges

    “El Gobierno de Maduro me culpa de todos los males que hay en el país”: Julio Borges

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1902

PORTADA

Memorias de medio siglo

Enrique Santos Calderón cuenta las últimas cinco décadas en Colombia a través de su papel en el movimiento estudiantil de los sesenta, su militancia en la izquierda en los setenta, su pluma en ‘Contraescape’, su oficialismo como director de ‘El Tiempo’ y su relación con el hermano-presidente.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1902

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.