ovnis

¿Ovnis serán vistos como amenazas a la seguridad nacional de Estados Unidos?

Funcionarios del Pentágono revelaron ante el Congreso de su país que en los últimos 20 años se han reportado al menos 400 hechos relacionados con objetos voladores no identificados.


En el marco de una comparecencia ante la Cámara de Representantes de su país, referida a casos de “fenómenos aéreos no identificados”, funcionarios del Pentágono revelaron este martes algunos de los detalles que se mantienen en secreto por parte de dicha entidad, respecto a avistamientos e investigaciones referidas a objetos voladores no identificados, u ovnis, señalando que en las últimas décadas, se han registrado al menos 400 de estos escenarios.

Según detallan medios internacionales, esta comparecencia referida a ovnis, no tenía lugar en el seno del Congreso de la República de Estados Unidos, desde al menos hace cinco décadas, y por ello despertó el masivo interés, no solo de ciudadanos de su país, sino también de científicos y aficionados a los sucesos astronómicos alrededor del mundo.

Los encargados de la comparecencia fueron el subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad de EE. UU., Ronald Moultrie, y el subdirector de la Inteligencia Naval de EE. UU., Scott Bray, quienes expusieron los resultados de las investigaciones, ante un subcomité de la Cámara de representantes, que advirtió que las razones de dicho espacio se fundamentaban en la necesidad de que esta clase de sucesos fueran puestos en conocimiento de los superiores, advirtiendo que en muchos escenarios son casos que atañen a la ‘seguridad nacional’.

Según detallan medios internacionales, la cita también estuvo fundamentada en el hecho de que se conoció que, pese a que hace más de 50 años se había puesto fin al proyecto Blue Book, referido al análisis de sucesos relacionados a avistamientos de objetos voladores no identificados en las décadas de los 50 y 60, en el último lustro, se había reactivado un proyecto con intereses similares, no obstante, este se desarrollaba en medio de un riguroso secretismo por parte de las autoridades de defensa.

En ese mismo sentido, durante su comparecencia, los expertos revelaron que, al interior del Pentágono se creó recientemente una oficina especializada encargada del estudio y documentación de esos casos de fenómenos y objetos voladores no identificados.

Así, la revelación referida por los altos mandos citados por el Congreso de Estados Unidos, señala que durante los últimos cerca de 20 años, dicha oficina ha logrado documentar un total de 400 fenómenos aéreos no identificados, los cuales han tenido un exponencial crecimiento en los últimos meses.

Sobre las razones que han catapultado el número de casos documentados, se precisó que esto se debe también a que, gracias con el trabajo orientado a eliminar los estigmas sobre ese tipo de información, los funcionarios han comenzado a reportar mayor número de fenómenos avistados.

En ese sentido, como causa también se adujo el incremento de sistemas y equipos para la detección y análisis de ese tipo de fenómenos, relacionados a drones, radares y sensores.

Así, estos sistemas también han contribuído, según advierte el subdirector de inteligencia naval, a que se puede realizar un acertado estudio de los fenómenos, logrando identificar que muchas veces se trata de fenómenos atmosféricos, errores de radares, aves, o pruebas desarrolladas por otros gobiernos, recordando que la categoría de objetos voladores no identificados, no recae necesariamente en fenómenos extraterrestres.

Los especialistas también advirtieron que, en tanto el conteo también refería avistamientos, y su documentación solo se refería a pruebas testimoniales, su estudio o esclarecimiento podría resultar más difícil.

En el marco de referida audiencia, que además se transmitió en vivo, el representante demócrata André Carson, quien presidió la comisión, aclaró que una de las principales motivaciones de la citación, estaba dada precisamente por que los fenómenos aéreos no identificados, son percibidos como potenciales amenazas para la seguridad nacional, y por ello, deberían ser abordados como tal.

En ese sentido, el congresista advirtió que aunque estos fenómenos han caído en el estigma, es necesario documentarlo y estudiarlos; pese a que muchas veces no tengan explicación, refiriendo que ello es preferible a evitar actuar frente a una amenaza por el hecho de no encontrar una respuesta. En ese sentido, se afirmó que , muchas veces, pese a ser inexplicables, sí son ciertas.

Pese a que la sesión fue pública, también existió una parte de la sesión informativa, que se desarrolló a puerta cerrada, según precisan medios internacionales.

Durante la sesión, se abordó el caso puntual de 18 de los avistamientos, que referían a objetos que no presentaban ningún tipo de propulsión evidente, por lo que las preguntas de los legisladores, más que averiguar sobre la posibilidad de que se trate de vida extraterrestre, estuvo orientada a indagar por la evidencia de desarrollos militares de países como China o Rusia que pudiesen responder a dichas características, a lo que los expertos respondieron de forma negativa.

Frente a ello, según recogen medios internacionales, la respuesta de Bray, apuntó a señalar que “hay una serie de eventos sobre los que no tenemos ninguna explicación”, afirmando a su vez que los hechos inexplicables son los que mayor estudio y prevención despiertan por parte de los expertos.

En la exposición de casos se señaló también que buena parte de los avistamientos que se registran responden a los avances tecnológicos, y a objetos desarrollados por el hombre que muchas veces incluso requieren de equipos especiales para lograr ser avistados

En tanto los legisladores también apuntaron a preguntar sobre la identificación de fenómenos que no respondan a creaciones humanas, el equipo de expertos referenció un caso avistado desde un avión de la Armada en 2004, advirtiendo que es un caso aún en estudio y sin resolverse.

Sobre los fenómenos no identificados, los expertos también adujeron que estos están en aumento en zonas como las inmediaciones de las sedes gubernamentales, y por ello revisten gran interés y despliegue.