perú

Pedro Castillo renunció al partido que lo avaló para llegar a la Presidencia, Perú Libre

La renuncia de Castillo al partido responde a una solicitud del mismo movimiento político, en el marco de las investigaciones que actualmente cursan en su contra por presuntos actos de corrupción.


A través de sus redes sociales, este jueves (30 de junio) el presidente de Perú, Pedro Castillo Terrones, dio a conocer el documento, dirigido al Jurado Nacional de Elecciones de Perú, órgano electoral de ese país, a través del cual presentó su renuncia formal a la filiación al partido político Perú Libre, movimiento político que lo avaló en el proceso que, en 2021, lo llevó a ser elegido como presidente de Perú.

En su solicitud, que según la fotografía ya fue radicado ante referido órgano, Castillo Terrones, además de solicitar su renuncia, expresa el deseo de ‘desafiliarse’ del referido movimiento político.

En el mensaje, a través del cual Castillo dio a conocer su renuncia a referida colectividad, este afirma que “tal decisión obedece a mi responsabilidad como presidente de 33 millones de peruanos. Soy respetuoso del partido y sus bases construidas en la campaña”.

Sobre el particular, es importante mencionar que dicha renuncia al partido, había sido solicitada por la misma colectividad, en calidad de irrevocable, al presidente Castillo, a través de un comunicado publicado el pasado 28 de junio.

En dicha solicitud de renuncia, expresada por el movimiento Perú Libre, se argumentaba el pedido en la existencia de eventuales acciones irregulares que van en contravía de los principios estatutarios de su colectividad.

En su momento, Perú Libre explicó que la decisión de solicitar la renuncia de Castillo era el resultado del consenso entre el directorio nacional del partido, la bancada del partido en el Congreso y la Comisión del Partido Perú Libre, y habían respondido a un ejercicio de revisión estatutaria, que había llevado a la conclusión de que dicho acto debía proceder, tras la existencia de ‘irregularidades disciplinarias del militante’.

En su momento, Perú Libre explicó que esa solicitud de renuncia ‘irrevocable’ a Castillo Terrones tenía como base el artículo 37 del estatuto de su partido, y se realizaba con antelación al proceso administrativo y disciplinario que cursa en contra del presidente ante distintos órganos.

Las causales son de conocimiento público”, señalaba el comunicado de Perú Libre, haciendo referencia a las investigaciones que cursan en contra de Castillo Terrones, y que, según el partido, habían impulsado el “quebrantamiento de la unidad partidaria”, y otros factores contemplados en su reglamento interno.

En ese mismo sentido, el comunicado de Perú Libre refiere la promoción de la inscripción “de dos partidos paralelos dentro del seno partidario”.

Desde Perú Libre cuestionaron el desarrollo del gobierno de Castillo, advirtiendo que el desarrollo de su mandato ha evidenciado el incumplimiento de las promesas de campaña, acusando incluso que “no guardan coherencia con lo prometido” y que va en contravía del ‘ideario del partido’.

Perú Libre acusó al presidente Castillo de “implementar el programa neoliberal perdedor”.

Recientemente, Castillo se encuentra bajo la lupa de las autoridades, después de que se negó a recibir, en el marco de una investigación por corrupción, a una comisión del Congreso, encargada de recabar pruebas frente a un eventual nuevo proceso de destitución en el seno del órgano legislativo.

Dentro de las acusaciones que pesan en contra de Castillo, se encuentran unas que salpican incluso a miembros de su familia y miembros de su gabinete, a quienes se ha tachado de orquestar planes para favorecer a ciertos sectores en la adjudicación de contratos públicos.

Además de haber superado, en dos ocasiones, intentos del Congreso por declarar su vacancia, el presidente podría estar ad portas de un tercer proceso luego de un reciente ‘desplante’ del presidente a la comisión encargada de su interrogatorio, en hechos que ocurrieron el pasado lunes.

Desde la defensa de Castillo se explicó que dicha acción de incumplimiento se basó en que la mayoría de la comisión designada para su proceso está compuesta por miembros de partidos de oposición.

Según detallan medios internacionales, en el momento en que estaba programada la cita del pasado lunes entre el presidente Castillo y los encargados de investigarlo, este se encontraba de visita en la región de Huancavelica.

En su momento, bancadas oficialista habían denunciado la existencia de una ‘persecución política’ en contra del mandatario; sin embargo, el comunicado presentado el pasado martes por el partido que lo avaló para llegar a la Presidencia, y del cual es miembro desde septiembre de 2020, siembra un telón de dudas frente a las acciones que emprenda ahora esa colectividad a favor o en contra de Castillo Terrones.

Además de ser estudiado por el Congreso, Castillo también tiene un proceso en curso en la Fiscalía de su país, referido a la presunta comisión de delitos ‘de tráfico de influencias, organización criminal y colusión agravada’.

Estos escándalos se refieren a la presunta comisión de delitos en la contratación pública, con la adjudicación de contratos en el caso conocido como “Puente Tarata III”, que involucra a exfuncionarios y a familiares del mandatario.

En el marco del proceso que actualmente le adelanta la comisión especial del Congreso, se prevé que esta presente un informe especial en los próximos días, y de ello también depende que se abra o no un nuevo proceso enfocado en su destitución.

Este jueves también se dio a conocer que, en el marco de una moción de censura, el Congreso de Perú decidió la destitución del ministro del Interior, Dimitri Senmache, señalado de ser el responsable político de la fuga de su antecesor, Juan Silva.

La votación para destituir a Senmache se resolvió con 78 votos a favor, 29 en contra y 8 abstenciones.