perú

Perú Libre, partido de Pedro Castillo, le pidió que renuncie a la colectividad

Según el partido, este pedido está amparado en la existencia de conductas e irregularidades por parte del mandatario que van en contra de los estatutos del partido.


A través de un comunicado emitido el pasado martes, 28 de junio, en sus redes sociales, el partido político peruano Perú Libre, colectividad que avaló al actual presidente de ese país, Pedro Castillo Terrones, para acceder a su cargo en 2019, le solicitó que presentara su renuncia irrevocable, tras evidenciar la existencia de eventuales acciones irregulares que van en contravía de los principios estatutarios de su colectividad.

Según precisa el comunicado, la decisión emana de un consenso entre el directorio nacional del partido, la bancada del partido en el Congreso y la Comisión del Partido Perú Libre, después de una revisión estatutaria, evidenciando la existencia de irregularidades disciplinarias del ‘militante’.

Según precisa el comunicado, la solicitud de renuncia ‘irrevocable’ a Castillo Terrones se fundamenta en el artículo 37 del estatuto de su partido, y se presenta en vísperas de que comience el proceso administrativo disciplinario en contra del presidente por parte de las autoridades de su país.

“Las causales son de conocimiento público”, advierte el partido en su comunicado, refiriendo con ello a la presunta promoción, por parte de Castillo Terrones, del “quebrantamiento de la unidad partidaria”, a la vez que otros factores contemplados en su reglamento interno, como la promoción de la inscripción “de dos partidos paralelos dentro del seno partidario”.

En el comunicado, el Partido Perú Libre, también señala que “las políticas emprendidas por su Gobierno no guardan coherencia con lo prometido en campaña electoral”, afirmando a su vez que las actuaciones presentadas por Castillo en el ejercicio de su mandato, van en contravía del ‘ideario del partido’.

En ese sentido, el partido Perú Libre también acusó a Castillo de “implementar el programa neoliberal perdedor”, haciendo referencia al norte que ha tomado su Gobierno en materia económica, y relacionándolo más con las propuestas de la otrora aspirante presidencial (derrotada por Castillo), Keiko Fujimori, y no por la propuesta de país con la que el presidente se hizo elegir por los peruanos.

El partido también manifestó su deseo por seguir luchando en pro de la conquista de su ideario “para lograr un país democrático, descentralista, inclusivo, internacionalista, humanista, e íntegramente soberano”.

Esta decisión se enmarca en la serie de investigaciones de las que es objeto el actual presidente de Perú, quien es señalado, entre otras cosas, de varios escenarios de corrupción, que incluso han involucrado a miembros de su familia, y que han impulsado que en lo corrido de su mandato, próximo a cumplir un año, ya hubiese sido sometido en dos ocasiones a mociones de vacancia; de las que ha logrado salir avante con el respaldo de las bancadas que ahora le piden su renuncia al partido.

La investigación de la que es objeto Castillo, también se ha visto marcada por el reciente ‘desplante’ del presidente a la comisión del Congreso, encargada de su interrogatorio, en hechos que ocurrieron el pasado lunes, y cuya decisión se tomó en “último momento”, según precisan medios internacionales.

Al respecto, miembros del equipo que asesora jurídicamente a Castillo declararon a medios internacionales que “el presidente de la República no declarará por no respetarse las garantías mínimas del debido proceso”, advirtiendo que la mayoría de la comisión designada para su proceso, está compuesta por miembros de partidos de oposición.

Desde el equipo defensor de Castillo, también se ha cuestionado la posición tomada por algunos de los miembros de la comisión, quienes habrían entregado declaraciones a medios de comunicación, lo que es visto como parte de un proceso corrupto, en tanto representa opiniones condenatorias que no deberían hacer parte de un proceso de investigación en curso.

Pese a que el presidente Castillo había dicho que no iba a recibir a la comisión, los funcionarios acudieron al palacio presidencial para dejar constancia del cumplimiento de la diligencia, y de la negativa del mandatario y su equipo jurídico por atenderlos.

Según detallan medios internacionales, en el momento en que estaba programada la cita del pasado lunes entre el presidente Castillo y los encargados de investigarlo, este se encontraba de vista en la región de Huancavelica.

En su momento, bancadas oficialista habían denunciado la existencia de una ‘persecución política’ en contra del mandatario, sin embargo, el comunicado presentado el pasado martes por el partido que lo avaló para llegar a la presidencia, y del cual es miembro desde septiembre de 2020, siembra un telón de dudas frente a las acciones que emprenda ahora esa colectividad a favor o en contra de Castillo Terrones.

Además de ser estudiado por el Congreso, Castillo también tiene un proceso en curso en la Fiscalía de su país, referido a la presunta comisión de delitos ‘de tráfico de influencias, organización criminal y colusión agravada’.

Estos escándalos se refieren a la presunta comisión de delitos en la contratación pública, con la adjudicación de contratos en el caso conocido como Puente Tarata III, que involucra a exfuncionarios y a familiares del mandatario.

En el marco del proceso que actualmente le adelanta la comisión especial del Congreso, se prevé que esta presente un informe especial en los próximos días, y de ello también depende que se abra o no un nuevo proceso enfocado en su destitución.