mundo

Revelan la eficacia del primer fármaco contra el VIH desarrollado en China

Este sería el primer tratamiento de su tipo desarrollado en Asia.


Recientemente se revelaron los resultados de los ensayos clínicos que se llevaron a cabo con la aikening, o albuvirtida (ABT) para inyección, el primer fármaco desarrollado hecho en China para tratar el Virus de la Inmunodeficiencia Humana.

En las pruebas, este nuevo biológico demostró ser seguro y eficaz en un régimen de combinación simplificado.

Este nuevo inhibidor de la fusión del VIH de acción prolongada fue aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de China en 2018, y se debe utilizar junto con otros medicamentos antirretrovirales para tratar a pacientes con el virus.

Durante el ensayo clínico de fase 3, que tuvo una duración de 48 semanas, publicado recientemente en el Journal of Infection, se demostró que si se combina con Kaletra, otro medicamento para el VIH, cuenta con un buen perfil de seguridad y su eficacia no fue inferior a un régimen de tres medicamentos basado en Kaletra.

Al respecto, de acuerdo con el portal Shine, el desarrollador del producto, Frontier Biotech, una biofarmacéutica con sede en Nanning, probó ABT en 418 pacientes con VIH en China, que ya habían sido tratados, pero en los que no se inhibió el virus.

Tras cuatro semanas del consumo de la combinación de medicamentos, el 41 % de los participantes vio que su carga viral en plasma era inferior a 50 copias/ml, lo que quiere decir que el VIH “no había sido detectado”.

A su vez, el 83 % había sido tratado de manera efectiva pues aproximadamente el 99 % de los virus del VIH en sus cuerpos estaban inhibidos, según el estudio.

El ensayo clínico de este virus empezó en 2013, y comenzó a dar resultados satisfactorios en 2016. Este sería el primer tratamiento de su tipo en el mundo que utiliza un régimen de dos medicamentos y el primero realizado entre todas las poblaciones asiáticas.

La proteína de la envoltura del virus del VIH puede fusionarse con la membrana celular humana e inyectar su material genético en la célula [...] Pero ABT puede unirse con la proteína de la envoltura antes de su fusión con las células humanas, bloqueando así las infecciones”, dijo Yao Cheng, director médico senior de Frontier Biotech.

El mercado mundial de medicamentos contra el VIH creció hasta los US$34.000 millones en 2018, desde los US$22.900 millones en 2013, y se espera que logre los US$46.700 millones para 2023.

Se aplicó la primera dosis de la vacuna contra el VIH en el mundo

En marzo de este año, desde los laboratorios de Moderna se informó sobre los avances de los ensayos clínicos de la vacuna contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) y anunciaron que ya se aplicó la primera dosis del biológico de ARN mensajero (ARNm) que esta empresa prepara para combatir la enfermedad.

En medio del anuncio de la farmacéutica, Stephen Hoge, MD, presidente de Moderna, recordó las luchas que ha tenido el mundo en cuanto a la lucha contra el VIH y recalcó que tenían la esperanza de que el ARNm fuera la respuesta, ya que estaría ofreciendo un nuevo enfoque con respecto al combate del virus.

El desarrollo de un régimen de vacunas que induzca niveles protectores sostenidos de anticuerpos neutralizantes del VIH en humanos ha sido difícil de lograr. En Moderna creemos que el ARNm ofrece la oportunidad de adoptar un nuevo enfoque para este desafío”, afirmó Hoge.

Y agregó, “este estudio es otro paso en nuestra lucha contra el VIH, así como otros virus latentes, como nuestros estudios recientemente lanzados en CMV y EBV”, haciendo referencia a la importancia que tiene este ensayo clínico y la vacuna que se está probando para la lucha contra la enfermedad que poseen más de 37,7 millones de personas, según las cifras de la Organización Mundial de la salud (OMS), de los cuales 1,2 millones de pacientes estarían concentrados en los Estados Unidos.

La primera dosis puesta sería la clave del lanzamiento del segundo ensayo de la vacuna, según informó Hoge, la estrategia que esta compañía estaría usando es la utilización de múltiples trímeros de VIH nativos y codificados en ARNm, con el objetivo de aprovechar la plataforma que ya se desarrolló con este tipo de ARN y, así, afirma que lograrían descubrir más rápido una vacuna que proteja contra la enfermedad.

“Es gratificante ver que la experiencia con el ARNm como una plataforma crítica de vacunas COVID-19 ahora está entrando en el campo de la vacuna contra el VIH. Somos optimistas de que este estudio allanará el camino para enfoques continuos para el uso de ARNm en el VIH”, aseguró el Dr. Larry Corey, investigador principal del Centro de Operaciones de Liderazgo de la Red de Ensayos de Vacunas contra el VIH (HVTN), recalcando la importancia que ha tenido los avances logrados en medio de las investigaciones para combatir la covid-19, en otros aspectos de la ciencia.