bogotá

Así avanzan los trabajos de recuperación de las ciclorrutas en Bogotá

La Unidad de Mantenimiento Vial señaló que este año se han intervenido cinco grupos de ciclorrutas haciendo actividades de conservación relacionadas con cambios de carpeta y en algunos tramos hemos adelantado rehabilitaciones.


Bogotá cuenta actualmente con más de 560 kilómetros de ciclorrutas, algunos de las cuales requieren mantenimiento debido a los daños que se registra en esta infraestructura y que, en algunas ocasiones, son causa de accidentes.

La alcaldesa Claudia López anunció recientemente que durante su administración se construirán otros 300 kilómetros, con lo cual se espera que la ciudad pueda contar con una red que supere los 800 kilómetros de cicorruta en varios sectores de la capital.

La mandataria señaló que “se busca contar con una mejor infraestructura, más iluminada, mejor conectada, para que no solo tengamos un medio de transporte biosaludable, sino que también sea un estilo de vida”, señaló.

Ante las quejas que se han recibido por el estado de las ciclorrutas, la Unidad de Mantenimiento Vial (UMV) anunció que avanza en el proceso de recuperación de las mismas, para lo cual, durante 2022 ha mejorado 10,24 kilómetros de estas cicloinfraestructuras.

El gerente de Producción (e) y líder del proyecto de cicloinfraestructuras, Pablo Emilio Muñoz Puentes, señaló que las ciclorrutas, que han tenido intervención, son las que están ubicadas en las Alamedas El Burro y El Porvenir, en Kennedy, alrededor del río Fucha, entre Puente Aranda y Antonio Nariño.

Así mismo en la Alameda San Francisco, en Teusaquillo; en la Alameda Cantarrana, entre Ciudad Bolívar y Usme, y en el Parque Timiza, en la localidad de Kennedy.

De la misma manera, anunció que las próximas intervenciones se realizarán en los meses de agosto y septiembre, en las ciclorrutas de la Alameda Jaboque, en Engativá, y en Villa del Río, en Bosa.

“En el primer semestre de este año hemos intervenido cinco grupos de ciclorrutas haciendo actividades de conservación relacionadas con cambios de carpeta y en algunos tramos hemos adelantado rehabilitaciones”, señaló el funcionario.

Agregó que “también hemos hecho mantenimiento rutinario cómo sello de fisuras y limpieza de sumideros y pozos. La Unidad hace estas actividades en el marco de su misionalidad y con el propósito de mejorar las condiciones de seguridad de todo los ciclistas y usuarios de estas infraestructuras”.

“En este momento tenemos tres unidades operativas, conformadas por 30 personas, así como seis equipos conformados por hidrocompactadores, minicargadores y volquetas, con el propósito de mejorar las condiciones de seguridad de los biciusuarios en estas importantes ciclorrutas”, aseguró el funcionario.

Estos trabajos en la cicloinfraestructura de la ciudad forman parte del convenio 1209, que tiene como finalidad mejorar el estado y las condiciones de movilidad de los carriles exclusivos para bicicletas y que fue suscrito por la Unidad de Mantenimiento Vial, la Secretaría Distrital de Movilidad y la Empresa de Acueducto de Bogotá. Este convenio inició en 2018 y tiene fecha de terminación a comienzos de 2024.

Movilidad
La Unidad de Mantenimiento Vial señaló que en el primer semestre se han intervenido 5 grupos de ciclorrutas haciendo actividades de conservación relacionadas con cambios de carpeta y en algunos tramos hemos adelantado rehabilitaciones. Bogota oct 1 del 2020 Foto Guillermo Torres Reina / Semana - Foto: GUILLERMO TORRES REINA

Otras cifras

De otra parte, la UMV destacó que se avanza en el proceso de recuperación de la malla vial y del espacio público en 20 localidades de la ciudad.

Informó que se ha trabajado en la mejora de 302,48 kilómetros, carril de vías locales e intermedias, así como en la intervención de 2.493 segmentos viales, y 19.411 metros cuadrados de espacio público, con lo cual se han beneficiado a 4.313.145 personas.

Recordó que la malla vial en Bogotá se encuentra dividida en cinco tipos, que determinan, además, las competencias para su intervención. El Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) les cuenta cuáles son:

- Malla vial local: de la cual se encargan los fondos de desarrollo local.

- Malla vial intermedia: cuyas intervenciones corresponden a la Unidad de Mantenimiento Vial UMV, junto a los fondos de desarrollo local.

- Malla vial arterial no troncal: por donde circulan los buses del SITP, arterial troncal, donde circulan los buses articulados y la rural: son de competencia del IDU. La conservación y mantenimiento de los puentes peatonales y vehiculares, las ciclorrutas, andenes y plazoletas se realiza por la entidad a cargo del tipo de malla vial al que pertenecen.

¿Cómo se determina su intervención?

La entidad explicó que es indispensable estructurar esquemas de conservación, que permita a largo plazo distribuir estos recursos, de manera que se logre el mayor índice de cobertura posible.

“Los esquemas de conservación tienen como objetivo fundamental garantizar que la infraestructura de los sistemas cumpla con el período de vida útil para el cual han sido diseñados y construidos, o ampliar este periodo con el desarrollo y control de acciones de obra aplicadas en el tiempo”, señaló la UMV.

Explicó que el IDU cuenta con una herramienta objetiva para priorizar los recursos disponibles en la entidad.

“Se trata de un modelo matemático de priorización para la conservación de malla vial y de andenes, con unos criterios para calificar el tipo de vía: rutas de SITP que transitan por ahí, el índice de condiciones del pavimento, los territorios priorizados en el manejo integral de barrios, vías de acceso al barrio, hospital, centros de salud, salón de acción comunal, etc.”, aseguró.

Añadió que “a estos indicadores se les da una valoración que se incluye en una fórmula matemática. De ahí sale un listado que indica el índice de prioridad y el orden en que se deben intervenir”.

Igualmente, indicó que en el momento de definir una intervención, se hace una inspección de redes de acueducto y alcantarillado que están en la vía. En coordinación con la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá, se coordina lo que se deba hacer, incluso con cambio de la estructura de la EAAB, antes de construir el pavimento.

“En cuanto a puentes y otras infraestructuras, el índice incluye una fórmula parecida, pero incluye el índice de condición estructural del puente, que haga parte de la red vital, que sea parte del sistema masivo de transporte, etc.”, puntualizó.