nación

Caso Marcelo Pecci: Iván Duque habló con el presidente de Paraguay

El jefe de Estado colombiano tomó drásticas medidas por el estremecedor caso que se registró en Cartagena.


El mandatario Iván Duque sostuvo una conversación telefónica con el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, por el crimen del fiscal Marcelo Pecci, que estaba disfrutando de su luna de miel en Cartagena.

De acuerdo con altas fuentes consultadas por SEMANA en la Casa de Nariño, el presidente Duque expresó su solidaridad con el mandatario paraguayo por los hechos que se registraron en Colombia.

En la conversación, el jefe de Estado le aseguró a Abdo que se desplegaron todas las capacidades para dar con los responsables del homicidio, quienes serán puestos a disposición de las autoridades judiciales.

Además, reveló el presidente Duque que ordenó el inmediato traslado a Cartagena del director de la Policía Nacional, general Jorge Luis Vargas, para que lidere las investigaciones.

De la misma manera, trascendió que dentro de las directrices que intervino el mandatario colombiano está el traslado de cinco investigadores que trabajarán con una comisión de oficiales de ese país que se integrará a la Dijín de la Policía en el esclarecimiento de los hechos.

El caso

El martes de esa semana, la Policía confirmó que en Cartagena fue asesinado Marcelo Pecci, un fiscal paraguayo. Por este crimen, el director de la Policía, el general Jorge Vargas, indicó que un equipo especial asumirá la investigación.

El oficial ordenó el envío inmediato de cinco investigadores del más alto nivel al lugar de los hechos y tomó contacto con las autoridades paraguayas para recibir una comisión de oficiales de ese país que se integrará a la Dijín en el esclarecimiento de los hechos.

“Hemos hablado con autoridades de Estados Unidos para que también se integren al equipo investigativo y llevar a los responsables ante la justicia. Ya tenemos informaciones que están siendo recolectadas en los actos urgentes, que son de carácter reservado, todas las capacidades de la Policía y la Fiscalía están puestas en el esclarecimiento de este lamentable homicidio”, señaló el general Vargas.

La investigación será apoyada por Estados Unidos y, a partir de los primeros elementos recaudados en terreno, se están orientando los procesos para ubicar a los responsables de este crimen.

El general Vargas aseguró que un equipo de la Policía de Paraguay también llegará a Colombia para apoyar las investigaciones. “Será un trabajo articulado”, reiteró el director de la Policía colombiana.

“Frente al homicidio sucedido en Cartagena, en Barú se tomó la determinación urgente de enviar cinco funcionarios de homicidios de la Dijin. Tomé contacto personal con la asistente de la Fiscal General de Paraguay, estamos pendientes para recibir en la próximas horas una comisión de oficiales de la Policía de Paraguay para que se integren a la Dijin en el esclarecimiento (del asesinato)”, anotó el general Vargas.

El fiscal Pecci era un destacado investigador del grupo antinarcóticos de Paraguay. Fue líder de importantes intervenciones que se ejecutaron contra grupos de narcotráfico como A Ultranza PY, la mayor operación antidrogas de la historia de Paraguay. Además, investigó el caso del sicariato del empresario Mauricio Schwartzman.

De acuerdo con autoridades de Paraguay, el fiscal Pecci también estuvo al frente de una investigación por el homicidio de Fátima Rejala, persona que, según medios locales, trabajaba para el clan Insfrán y vinculado al Operativo A Ultranza.

SEMANA conoció que un oficial estará liderando la investigación de la Policía Nacional para dar con el paradero de los responsables del homicidio de Pecci. Las primeras informaciones apuntan a que el Fiscal se encontraba en Colombia, disfrutando de su luna de miel, luego de haber contraído matrimonio con la periodista paraguaya Claudia Aguilera.

Sobre Pecci, dijeron medios de Paraguay que era experto en tratar temas de crimen organizado, y tenía experiencia en las unidades contra el narcotráfico, lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.