nación

Colombiana murió totalmente sola y luego fue devorada por sus gatos en España

Aseguran que la mujer había llegado a España desde 1996.


Una colombiana de 79 años, identificada como Clara Inés Tobón, murió en su apartamento en Madrid, España. Medios de ese país afirman que la mujer falleció en absoluta soledad, tan solo acompañada por siete gatos con los que vivía y que terminaron devorando su cadáver.

Transcurrieron tres meses para que las autoridades se enteraran del fallecimiento de la mujer colombiana, quien habría muerto por coronavirus. Al parecer, Clara Inés Tobón vivía en ese país desde 1996, no contrajo matrimonio y tampoco tuvo hijos.

Algunas personas que viven en el edificio donde ella residía afirmaron que, aunque tocaban insistentemente la puerta del apartamento, nunca obtenían respuesta por parte de Tobón, por lo que llegaron a pensar que se encontraba hospitalizada o que había viajado a su país de origen, Colombia.

Cuentan que con el pasar de los días empezaron a notar que desde el interior del apartamento se desprendía un fuerte olor, pero los vecinos de la mujer pensaron que era por los siete gatos que ella tenía y, por el contrario, no pensaban que todo obedecía al cuerpo en descomposición de Clara Inés Tobón.

Preocupados, algunos de los vecinos de la colombiana se dirigieron a un hospital cercano al edificio para constatar si ella se encontraba allí hospitalizada pero, ante la negativa por parte de los trabajadores del centro hospitalario, decidieron dar aviso a las autoridades policiales.

Informados, los policías llegaron al inmueble y al abrir la puerta quedaron sorprendidos con lo encontrado en su interior, pues la colombiana Clara Inés Tobón estaba muerta y su cuerpo tenía rastros que de había sido devorado por los siete gatos, de los cuales cinco murieron por inanición -privación grave y de largo plazo de comida-.

En los Estados Unidos también hay consternación por un caso que involucra animales. En ese país una bebé de tan solo 10 meses de nacida murió tras el brutal ataque que sufrió por parte de los perros de la casa; un macho y una hembra, de raza rottweiler.

Medios estadounidenses afirman que todo ocurrió mientras Malia Scott Winberry fue dejada por su padre en una habitación por algunos minutos y, de un momento a otro, escuchó un estruendo y descubrió que la bebé estaba siendo atacada por los dos animales.

Como pudo, logró apartarlos de la bebé y se comunicó inmediatamente con el servicio de emergencia de Carolina del Norte. Una vez llegaron los profesionales en salud, trataron de reanimar a Malia Scott Winberry, pero ya no había nada que hacer debido a la gravedad de las heridas, siendo declarada muerta en la vivienda.

Todo parece indicar que el hecho se presentó mientras la madre de la Malia Scott Winberry se encontraba trabajando, y ella estaba bajo el cuidado de su padre. Vecinos del sector donde ocurrió la tragedia aseguran que los dos perros generalmente protegían a la pequeña, por lo que dicen no saber qué terminó pasando para que atacaran de esa manera.

Ahora los animales quedaron bajo la custodia de control animal a la espera de que la familia de la bebé decida si los llevará nuevamente a la casa o los sacrifican.