Home

Nación

Artículo

Gustavo Petro y Daniel Ortega
Presidente de Colombia y Presidente de Nicaragua, respectivamente. - Foto: Montaje: Getty Images / AFP

nación

El presidente Gustavo Petro le dijo la verdad en la cara y paró en seco al dictador de Nicaragua, Daniel Ortega: “nos está quitando el mar”

Colombia y Nicaragua han sostenido una relación diplomática tensa llena de altibajos.

El presidente de la República, Gustavo Petro, en la agenda de trabajo que viene adelantando en París (Francia), habló con dureza sobre el señalado régimen de Daniel Ortega de Nicaragua, con cuyo país Colombia se ha defendido en litigios internacionales por el mar de San Andrés.

Petro, en la intervención que realizó en la Universidad de Ciencias Políticas de Francia, indicó de manera directa que existe un litigio en tribunales internacionales sobre el mar por 200 millas náuticas entre ambos países.

“Con Ortega (presidente de Nicaragua) tenemos un litigio, nos está quitando el mar”, sostuvo Petro.

No obstante, hace varios días, el presidente de Nicaragua puso punto final a la crisis diplomática con Colombia. Al menos así quedó demostrado este fin de semana cuando el mandatario reconoció al exsenador de la Alianza Verde León Fredy Muñoz como embajador de Colombia en Managua.

La Gaceta, diario oficial de Nicaragua, confirmó en ese momento la noticia. “Reconocer al excelentísimo señor León Fredy Muñoz en el cargo de embajador extraordinario y plenipotenciario de la República de Colombia ante el Gobierno de la República de Nicaragua. Se ordena a las autoridades civiles y militares guardar y hacer guardar las prerrogativas e inmunidades que a su jerarquía corresponden”, se lee en el documento oficial.

Sin embargo, Muñoz no se ha encontrado, al menos hasta el momento, con el presidente Daniel Ortega, pero fue recibido oficialmente por el canciller del vecino país, Denis Moncada, quien le entregó el saludo por parte del mandatario.

“Indudablemente, hay que seguir fortaleciendo relaciones entre dos pueblos hermanos, expresarle que siempre nosotros, nuestra política exterior, nos preocupa y nos ocupa siempre por mantener relaciones, teniendo en cuenta la Convención de Viena, en los principios y fundamentos del derecho internacional, de la carta de las Naciones Unidas, nuestro respeto sagrado para nuestros países de no injerencia en asuntos internos”, señaló.

De la misma manera, Muñoz aseguró: “Es un honor estar en Nicaragua, he sido muy bien recibido desde el primer momento que me bajé del avión, muy amablemente los funcionarios que allí estaban me recibieron con los brazos abiertos y esta es una nueva mirada. Desde el 7 de agosto tenemos un nuevo gobierno en nuestro hermoso país y la orientación de nuestro presidente Gustavo Petro es tejer, reconstruir relaciones. El mensaje para el presidente Daniel Ortega es que aquí vinimos a tejer relaciones”.

El senador colombiano Gustavo Petro y Daniel Ortega, presidente de Nicaragua
El presidente colombiano Gustavo Petro y Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. AFP - Foto: AFP

Litigio con Nicaragua

En abril de 2022, y tras escuchar los argumentos y analizar el caso, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) dictaminó este jueves que Colombia debe “cesar inmediatamente” las interferencias en aguas del mar Caribe que ese tribunal reconoce como pertenecientes a la zona económica exclusiva de Nicaragua.

Por 10 votos contra 5, los jueces de la CIJ consideraron que Colombia “ha violado los derechos soberanos y jurisdiccionales de Nicaragua”, y por 9 votos contra 6 señalaron que Colombia “debe cesar inmediatamente esa conducta”.

Esta controversia entre los dos países tiene su origen en una sentencia de la propia CIJ en 2012, que reconoció soberanía de Colombia en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en el Caribe, pero reconoció la jurisdicción de Nicaragua en las aguas circundantes.

En 2013, Nicaragua presentó una queja ante el tribunal alegando que Colombia interfería en actividades pesqueras y científicas en aguas que estaban bajo su jurisdicción, y desde entonces el proceso se arrastraba en La Haya.

Colombia alegó que esto se debía al cumplimiento de sus compromisos en la lucha contra el narcotráfico y en la protección ambiental de las aguas.

A renglón seguido, la delegación colombiana presentó contrademandas a Nicaragua, incluyendo una por violar los derechos de comunidades que habitan esas islas y que practican pesca artesanal y de subsistencia desde hace siglos en la región.

Esa demanda, sin embargo, no fue admitida por la corte. La CIJ desestimó también una demanda de Nicaragua sobre la alegada emisión de permisos de exploración petrolera por parte de Colombia.

Por último, señaló en sus considerandos que Colombia sí “ha violado sus obligaciones internacionales” al autorizar actividades de pesca en aguas bajo jurisdicción de Nicaragua.