Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 1/24/2019 12:15:00 PM

El ocaso de la baronesa del Quindío, la exgobernadora Sandra Paola Hurtado

Se trata de una de las dos mujeres más poderosas del Eje Cafetero, quien será imputada por presunta corrupción en la adjudicación de cuatro contratos que suman 20.000 millones de pesos.

El ocaso de la baronesa del Quindío, la exgobernadora Sandra Paola Hurtado Sandra Paola Hurtado fue gobernadora del Quindío entre 2012 y 2015, ahora es investigada por posibles casos de corrupción.

El nombre de Sandra Paola Hurtado Palacios no le dice mucho a los colombianos, pero en el Quindío era considerada un fenómeno político que durante dos cuatrenios marcó la agenda electoral en esa región del país, por esto causó revuelo que la Fiscalía la llamara a imputación de cargos por presuntos hechos de corrupción ocurridos entre 2012 y 2015, cuando era gobernadora, en el marco de una investigación que adelanta en la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Según indicó el fiscal delegado ante la CSJ, dicha audiencia se realizará el próximo jueves 7 de febrero en el Tribunal Superior de Bogotá, cuando se le imputarán cargos por los presuntos delitos de concierto para delinquir agravado, peculado por apropiación, contratos sin cumplimiento de requisitos e interés indebido.

Este escándalo judicial estalló en diciembre pasado cuando la Fiscalía capturó a cuatro personas (dos exfuncionarios y dos contratistas) relacionados con presuntos hechos de corrupción alrededor de cuatro contratos que suman 20.000 millones de pesos. En su momento se dijo que la investigación también salpicó a la exgobernadora Hurtado, pero contra ella no se dictó orden de captura por tratarse de una funcionaria con fuero, así que su proceso recayó en la CSJ.

Puede leer: Estalló otro escándalo de corrupción en el Quindío

Fuentes cercanas al caso revelaron que la investigación permitió establecer que detrás de esos contratos se movieron coimas del 15 por ciento que equivalen a tres mil millones de pesos de dineros públicos esquilmados.

Esas mismas fuentes precisaron que lo más escandaloso es que los contratos envueltos en aparentes hechos de corrupción, eran justamente obras relacionadas con saneamiento básico, recuperación de vías terciarias y la construcción de jardines infantiles en varios de los 12 municipios del departamento.

"La Fiscalía tiene suficiente evidencia física y testimonial que da cuenta de múltiples irregularidades en el proceso de selección y adjudicación de los citados contratos. Todos quedaron en manos del mismo constructor, así como las consultorías previas, estudios de diagnóstico estructural, análisis de vulnerabilidad sísmica, diseño estructural y demás requerimientos complementarios”, aseguro el ente investigador a través de un comunicado oficial.

El constructor al que se refiere la investigación es José Carlos Vergara Mendoza, representante legal de la firma Inalcon, la cual “no tenía la idoneidad exigida por la ley y eso habría generado dificultades en el desarrollo del no proceso contractual, por lo que los contratos fueron cedidos y se permitió la subcontratación, figuras que estaban prohibidas en las cláusulas legales”, según la Fiscalía.

El ente investigador añade que en el expediente existen pruebas documentales y testimoniales que permiten inferir que “previo a la licitación de obras de acueducto, vías terciarias y jardines infantiles en Quindío, se habría acordado la entrega de los convenios al constructor José Carlos Vergara Mendoza, a cambio del 15% del valor de todos los contratos adjudicados, como efectivamente ocurrió”.

No obstante, Jaime Lombana, abogado defensor de la exgobernadora manifestó a este medio: “Tengo la convicción que en ese proceso no hay absolutamente ningún hecho de corrupción”. El jurista argumentó su afirmación en dos elementos: “Se trata de un caso sustentado en un testimonio que da una persona, con muchas contradicciones y falsedades. Por otro lado, la Contraloría General investigó esos contratos y encontró que no hay faltantes de recursos públicos”.

El ocaso

Pero más allá del desenlace judicial que pueda tener ese escándalo de presunta corrupción, lo cierto es que la exgobernadora Sandra Paola Hurtado enfrenta su ocaso político.

Todos en el Quindío la recuerdan porque fue una de las baronesas electorales de Cambio Radical en la región. Su estructura política llegó a ser tan robusta que llevó al Congreso a un representante a la Cámara, un diputado a la asamblea, la mitad de los doce alcaldes que hay en el Quindío y decenas de concejales.

En la cúspide de su ascenso político hizo hazañas como la de ponerle 27.000 votos al senador Germán Varón Cotrino, pese a que éste solo estuvo una vez en la región, durante la campaña de 2014. Su poder burocrático lo extendió al hospital departamental, la Corporación Autónoma y la Universidad del Quindío.

También le puede interesear: Los dos poderes en el roscograma quindiano

Pero varias fuentes consultadas por esta revista y la propia señora Hurtado dan cuenta de que esa realidad cambió. Hoy está refugiada en la capital del país, alejada del ruido político, sin aspiraciones electorales.

“Yo no tengo ningún interés. Amigos míos, no tengo idea, por lo pronto no me interesa tener ninguna injerencia en el tema político ni regional ni nacional. No me interesa tener candidatos propios”, dijo a este medio.

Cuando se le preguntó si era cierto que estaba golpeada económica y políticamente, como dicen sus contradictores, respondió. “Total. (…) la verdad no es grato para mi ese tipo de recordación y hoy en mi vida eso no es importante, así que sólo puedo decir que le ayudé a mucha gente en política y que nunca vi a nadie como un adversario”.

La decadencia política de la señora Hurtado también coincidió con otro hecho trascendental en su vida: desde hace cinco meses se separó de su compañero sentimental, el polémico César Augusto Pareja Giraldo, más conocido con el alias de Toto, quien era considerado el poder económico detrás de la señora  Hurtado, pero también su sombra por cuenta de los escándalos alrededor de su presunta relación con supuestos narcotraficantes del cartel del norte  del Valle. En defensa de ambos, hay que aclarar que las autoridades nunca confirmaron esas versiones.

La carrera política de Sandra Paola comenzó al lado del dirigente liberal Luis Emilio Valencia Díaz, exconcejal, exdiputado y exrepresentante a la Cámara; fundador del movimiento político quindiano conocido como el Carrielismo y exsocio de Apuestas Ochoa, la polémica empresa chancera que en la región asocian como una ´fábrica de gobernantes´, por la enorme chequera que manejan para respaldar candidatos.

Y justamente el señor Valencia Díaz es el padre de Luz Piedad Valencia Franco, la otra baronesa electoral del Quindío, pero de estirpe liberal; exalcadesa de Armenia hoy presa junto a su esposo por presuntos hechos de corrupción alrededor de las polémicas obras por valorización. Se trata de otro caso que estalló en abril de 2018, la cifra involucrada asciende a los cien mil millones de pesos y se investigan coimas por 20.000 millones de pesos. El escándalo también salpicó al alcalde actual, Carlos Mario Álvarez, quien renunció luego de su captura.

Le recomendamos: ¿Cómo se cometió el mega robo de Armenia?

Lo paradójico es que la exgobernadora Hurtado Palacios y la exalcaldesa Valencia Franco son archienemigas políticas, pese a que crecieron juntas. De esa rivalidad que muchas veces fue motivo de burlas, hay numerosas evidencias fotográficas y en video durante sus mandatos (2012-2015).

La enemistad las llevó a que se quemaran en las pasadas elecciones al Congreso, pese a que las dos sacaron las mejores votaciones, pero no les alcanzó para el umbral. Hurtado aspiró a la Cámara y Valencia al Senado.

Ahora ambas enfrentan a la justicia, pero a diferencia de la exalcaldesa Valencia, que según fuentes de Armenia sigue manejando los hilos políticos de la ciudad, la exgobernadora Hurtado no piensa retornar a la política.

EDICIÓN 1951

PORTADA

Elecciones bajo fuego

Tres candidatos a alcaldías asesinados, cuatro a concejos, más de 40 amenazados y 402 municipios en riesgo de sufrir episodios de violencia política forman la antesala de las elecciones de octubre. ¿Qué está pasando?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1951

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.