bogotá

En 14 meses, la Contraloría de Bogotá hizo vigilancia especial sobre 53 obras por más de $18 billones

Se trata de obras como los hospitales de Kennedy y Meissen, la nueva sede de la Policía Metropolitana de Bogotá, la Estación de Bombeo de Aguas Residuales Britalia, entre otras.


En la mañana de este martes, el contralor de Bogotá, Andrés Castro Franco, en compañía de la alcaldesa Claudia López, entregaron un balance de la Contraloría Distrital y evidenciaron que el ente de control ha realizado vigilancia especial sobre 53 obras en la capital del país por más de 18 billones de pesos.

“La Contraloría de Bogotá durante estos 14 meses en cumplimiento del nuevo modelo de vigilancia y control fiscal, diseñó un programa denominado ‘obras bajo control’ y visitó 53 obras, como la del hospital de Kennedy que se pensó en el año 2007 y se contrató dos veces y no se ha podido finalizar, pero hoy en día en tercer intento ya va en un avance superior al 50 %, obra en la cual finalmente se van a invertir $120.000 millones”, precisó el contralor Castro.

De acuerdo con el funcionario, esta obra avanza incluso por encima de los tiempos estipulados en el cronograma de construcción.

Otra de las obras a la que la Contraloría le hizo vigilancia especial fue la institución Emma Villegas, en Fontibón, un colegio que se contrató por primera vez en el 2014 que había tenido retrasos, pero después de la pandemia se pudo poner en funcionamiento para que miles de niños pudieran recibir sus clases.

De igual manera, la Contraloría también le hizo seguimiento a la ejecución de los recursos en el hospital de Meissen, “una torre que históricamente tuvo muchas dificultades en su contratación y hoy se reporta un nivel de avance cercano al 91 %”, dijo el contralor Castro.

A esas obras, se suman la construcción de la plaza de mercado de Santander, entre otras. “Garantizamos que todos los recursos puedan estar finalmente al servicio de la ciudadanía”, dijo el funcionario.

Al respecto, la alcaldesa Claudia López precisó que la tarea de su administración “fue identificar los elefantes blancos, las obras tiradas, los impuestos enterrados de los bogotanos y proponernos terminarlas. Bogotá no puede seguir en peleas de exalcaldes por obras que consideraban políticas”.

“Nos encontramos $18 billones, lo que es casi un presupuesto de inversión al año del Distrito, en obras que o eran elefantes blancos o estaban atrasadas, eso es mucha plata que no se puede perder, de manera que lo que hicimos estos dos años fue resolver los problemas jurídicos y poner los recursos adicionales para poder terminar las obras”, dijo la alcaldesa.

Según explicó, esos 18 billones de pesos corresponden a las 53 obras a las que la Contraloría le hizo vigilancia especial y se espera que por lo menos la mitad de esas obras esté terminada al finalizar su administración en un año y ocho meses.

Por lo menos, especificó que el hospital de Kennedy estará en funcionamiento total en diciembre de este año, mientras que el hospital del Tintal se entregará en junio próximo. Así mismo, el hospital de Meissen se finalizará en julio.

Por su lado, la construcción de la nueva sede de la Policía Metropolitana de Bogotá, donde el Distrito ha invertido más de $100.000 millones, está prevista para diciembre de 2022. La ampliación de la troncal Caracas, en el sur de la ciudad, se encuentra en un avance físico del 19 % y conectará a las localidades de Usme, Rafael Uribe Uribe y Tunjuelito. La Estación de Bombeo de Aguas Residuales Britalia está prevista para julio de 2022.

La alcaldesa reconoció que la pandemia atrasó en promedio ocho meses todas las obras en la ciudad y encareció en promedio en 40 % los costos de las obras, porque se incrementó el precio del hierro y hubo problemas en la importación de materiales.