Home

Nación

Artículo

Una compleja red dedicada al saqueo del erario, a través de la contratación en Caldas, Cauca, Chocó, Risaralda, Tolima y Valle del Cauca, acaba de ser puesta al descubierto y pone en serios problemas al senador liberal Mario Castaño.
Una compleja red dedicada al saqueo del erario, a través de la contratación en Caldas, Cauca, Chocó, Risaralda, Tolima y Valle del Cauca, acaba de ser puesta al descubierto y pone en serios problemas al senador liberal Mario Castaño. - Foto: SEMANA

política

Indignante: Este fue el escandaloso audio en el que el senador Mario Castaño se jactó por coima recibida

El congresista y su hombre de confianza se ríen junto a dos mujeres por haber logrado sacar provecho de un contrato que se ejecutará por 15 años.

Una conversación entre el senador Mario Castaño y Juan Carlos Martínez, su hombre de confianza, conocida por SEMANA, deja en evidencia no solo cómo funcionaba la sofisticada red de corrupción que, según la Fiscalía, compromete al congresista y su círculo cercano, sino el cinismo con el que se burlan de haber sacado provecho de la contratación en varias zonas del país, especialmente en el Chocó, uno de los departamentos con mayor índice de pobreza.

Los investigadores, según reveló SEMANA en exclusiva, interceptaron las llamadas telefónicas de Castaño y sus presuntos cómplices, donde se evidencia un interés indebido por todo tipo contratación con entidades locales, regionales y nacionales. Los hechos vendrían ocurriendo desde 2018. Según los cálculos preliminares, la banda habría desfalcado al Estado en por lo menos 60.000 millones de pesos, aunque se cree que la cifra podría ser mayor.

En una comunicación entre Castaño y Juan Carlos Martínez, a quien los investigadores señalan como su hombre de confianza, ambos se jactan delante de dos mujeres porque se apropiaron de la prórroga de un contrato de licores en el Chocó que, según confiesan, les dejaría utilidades anuales por 15.000 millones de pesos y durante 15 años.

En la llamada, Martínez les cuenta a las mujeres, a petición del senador, anécdotas en torno a cómo se concretó ese negocio. “Este hijueputa llega, y se va hacer un negocio, y le digo: Mario, ¿y qué va hacer? Dijo: no, voy a prolongar lo de licores, eso me deja por ahí de 15 a 20 mil millones por año, y yo: ah hp, ¿y eso por cuánto? Dijo: por 15 años… no, pues… y sale de allá y le digo: ¿cómo le fue? Y me dijo: bien, hermanito. ¿Y le renovaron eso? Dijo: sí, me renovaron eso y me dieron el tránsito, y yo: eh no joda hijueputa, o sea que usted queda lleno y pide postre”.

“Muy descarado, ¿no?”, dice una de las mujeres que participaban en la conversación, luego de lo cual todos sueltan la risa.

“Ese hijueputa va por un negocio, le queda arreglada la vida por 15 años y dice dizque: venga, ¿y no tiene encimita por ahí”, interpela Martínez, quien agrega que “este de bobo no tiene nada”, en referencia al senador Mario Castaño. Y nuevamente todos sueltan la risa.

Además, en el mismo diálogo, se habla que en Chocó también les habrían prometido entregarles el negocio del “tránsito”.

Así como este, serían decenas los contratos en todo el país en los que se habría todo un entramado para sacar provecho económico por parte de Castaño y su círculo cercano. De acuerdo con las interceptaciones, en poder de esta revista, Castaño y los demás investigados hacían la gestión de los recursos ante el Gobierno, cuadraban a los alcaldes y contratistas y se quedaban con las obras.

Los investigadores señalan que los integrantes de la banda tendrán que responder por delitos como concierto para delinquir agravado e interés indebido en la celebración de contratos. Algunos, además, serían imputados también por extorsión y estafa agravada.

Toda la investigación, conocida con el nombre de ‘Las Marionetas’, en alusión al senador Mario Castaño, se estructuró durante el último año y medio en la Fiscalía, en la Unidad Especializada contra la Corrupción.

En las últimas horas, la vivienda de Martínez en Manizales fue allanada. Allí, los agentes del CTI encontraron abundante documentación de empresas, siete teléfonos y unas 250 sim cards.

Deshonrosas menciones

Claro que este entramado que, según investigaciones de la Fiscalía, sería liderado por Castaño, no es el único escándalo en el que se ha visto envuelto el senador liberal.

Cuando salió elegido Senado en 2018, llamó la atención que el senador Castaño obtuvo más de 3.000 votos en el Tolima, un departamento que, según sus registros de viajes, él poco visita.

Sin embargo, en mayo de 2019 el Juzgado Quinto Penal del Circuito de Ibagué condenó a 24 meses de cárcel al fotógrafo de 75 años, José Máximo Salas Trujillo, quien aceptó haber comprado votos para favorecer en ese entonces al candidato Castaño.

El día de la captura le fueron hallados 754.000 pesos en efectivo, propaganda política del Partido Liberal y fotocopias de cédulas de ciudadanía. En la investigación del CTI figuran registros del teléfono celular del fotógrafo Salas Trujillo, una de las evidencias es el cruce de llamadas entre Salas y el senador Castaño, el día de elecciones.

Para completar las deshonrosas menciones al senador liberal, una reciente investigación de la veeduría ciudadana ‘Trabajen vagos’, encontró que Castaño lidera el listado de congresistas que aprovecharon la pandemia –y que se les permitía a los parlamentarios sesionar desde su casa– para irse a hacer correrías políticas en vez de asistir a las sesiones en el Capitolio Nacional.

En el Congreso, recientemente, Castaño presidió entre 2019 y 2020 la poderosa Comisión Cuarta del Senado, donde se tramitan las leyes orgánicas de presupuesto. En 2021 fue el coordinador ponente del presupuesto de la Nación para 2022. Hoy, en su campaña al Congreso, tiene el número 9 en la lista al Senado por el Partido Liberal y se hace llamar ‘El senador de las regiones’.