nación

Exclusivo: la impresionante necropsia preliminar de los tres jóvenes asesinados en Sucre, presuntamente por un coronel de la Policía

Los médicos que atendieron a los tres jóvenes que fueron asesinados, al parecer, por un coronel, en Sucre, concluyeron que la muerte fue instantánea. Un solo cuerpo tenía seis heridas de bala. SEMANA revela los detalles.


El pasado 25 de julio, a las 6:23 de la tarde, llegaron a la Fundación María Reina en Sincelejo, Sucre, Carlos Alberto Ibáñez, Jesús David Díaz Monterroza y José Carlos Arévalo, los jóvenes que fueron capturados y acribillados, al parecer, por un coronel de la Policía. Llegaron muertos y en el platón de una camioneta de la misma Policía. SEMANA revela los detalles del examen médico a los cuerpos.

En un solo cuerpo, que en su momento fue identificado como N.N. por los médicos, se logró determinar que tenía seis heridas de arma de fuego que se repartían entre el cráneo, el tórax y las extremidades inferiores. Los médicos explicaron, en el documento conocido por SEMANA, de qué manera llegaron los cuerpos al hospital y cómo fue imposible devolverles la vida.

“Paciente traído por agentes de la Policía en malas condiciones de traslado en ‘volqueta’ de camioneta. Se ingresa de inmediato a sala de reanimación y se conecta monitoreo de signos vitales donde no se registra actividad… A la inspección se evidencian múltiples heridas por proyectil de arma de fuego en cráneo, tórax y extremidades inferiores, no reacciona a estímulos, sin respuesta al llamado”, señala el informe de los médicos.

En adelante, los expertos hacen una revisión detallada por cada punto del cuerpo, buscando algún tipo de reacción o estímulo a los esfuerzos por revivir al paciente; en cada intento la respuesta fue la misma y los médicos la dejaron como sentencia en el documento: Niega Sintomatología. Lo hicieron con la cara, cuello, tórax, abdomen, la pelvis, el dorso y nada. El joven estaba muerto, incluso antes de llegar al hospital.

Las heridas

El documento, que se convierte en pieza clave dentro de la investigación y que conoció SEMANA, detalla las heridas que tenían los tres jóvenes al momento de llegar al hospital, y luego de ser trasladados por la Policía tras un operativo que se convirtió en la respuesta armada por el asesinato de un patrullero en el municipio de Sampués, también en el departamento de Sucre.

En un solo examen, los médicos encontraron seis heridas de arma de fuego que llevó a concluir que la muerte fue instantánea. Al describir el aspecto general de las víctimas, los médicos dejaron consignado en el documento que el paciente presentaba “mal aspecto” y que estaba cubierto de sangre en cara, tórax y extremidades. Sin respuesta a estímulos o signos vitales.

“Cabeza, cara, órganos, sentidos: se aprecian herida por proyectil de arma de fuego en cráneo en región frontal y nasofrontal, no se evidencian heridas en cráneo posterior, pupilas midriáticas no reactivas a la luz, cavidad oral y fosas nasales con salida de sangre espumosa, con coágulos”, señala el documento que resume un grado de sevicia en un solo caso, al punto de contar las seis heridas de arma de fuego.

En el pecho los médicos identificaron una herida, también de arma de fuego, que eliminó la posibilidad de recibir respuesta de signos vitales, escribieron los expertos en el documento al tratar de buscar “ruidos respiratorios o cardíacos”, en los muchos intentos por revivir al paciente. Pero fue en las piernas donde se ensañaron quienes los asesinaron: cuatro disparos solo en las extremidades.

“Dorso y extremidades: se aprecia a nivel del muslo derecho heridas múltiples, tres por proyectil de arma de fuego. Se aprecian además más heridas en la rodilla derecha”, describe el informe que ahora está en poder de la Fiscalía y que se convierte en prueba de la crueldad del crimen.

Muerte instantánea

Los médicos de la Fundación María Reina, ubicada en Sincelejo, Sucre, fueron contundentes en su reporte y en los tres casos lo dejaron en mayúsculas en los informes: la muerte fue instantánea. Las víctimas llegaron sin signos vitales en el platón de una camioneta de la Policía y con heridas de arma de fuego que, bajo su criterio, fue la causa de la muerte.

“Muerte por heridas múltiples por proyectil de arma de fuego en cráneo, tórax y miembros inferiores. Muerte instantánea”, así de claro y crudo, quedó el estudio de la necropsia preliminar, con las causas de la muerte de los tres jóvenes capturados por la Policía en Sucre.

En el informe también se reseña una serie de heridas y lesiones en la cabeza y en el tórax, que si bien no llevaron a la muerte, sí quedaron como evidencia de otros signos de violencia en contra de las víctimas. Al final, señalan que tras confirmar el fallecimiento, los cuerpos fueron remitidos a la morgue, para luego entregarlos a sus familiares.