al ataque

Fosas de Dabeiba: “no todos son falsos positivos”

El equipo del programa ‘Al Ataque’ viajó al municipio antioqueño. Investigadores de la JEP arribarán por tercera vez al camposanto y explorarán, entre el 8 y el 14 de noviembre, nueve puntos que consideran de interés forense para esclarecer la verdad.


En los últimos 12 meses, la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) ha realizado dos jornadas de inspección y exhumación en el cementerio Las Mercedes del municipio de Dabeiba (Antioquia) para identificar a personas que presuntamente habrían sido presentadas como bajas en combate por parte de agentes del Estado, en casos conocidos como falsos positivos. En diciembre de 2019, la JEP recuperó 17 cuerpos y en febrero de este año otros 37 para un total de 54.

El equipo del programa Al Ataque viajó al municipio antioqueño días antes de que un grupo de investigadores de la JEP arriben por tercera vez al camposanto para explorar, entre el 8 y el 14 de noviembre, nueve puntos que consideran de interés forense para esclarecer la verdad.

El secretario de gobierno de Dabeiba, Juan Daniel Hernández, afirmó que la jurisdicción va a continuar con el proceso de intervención. “Vamos a tener una jornada muy importante para hacer el cruce de información de lo que puede haber en el cementerio”, dijo.

En diálogo con Al Ataque, Jaime de Jesús Garzón, sepulturero del cementerio, relató que hay 10 fosas en las que la JEP ha extraído cuerpos.

Afirmó que la jurisdicción ha encontrado cadáveres sin identificar en ellas, pero también algunos que sí habían sido identificados por sus familiares.

Señaló que así como la JEP ha encontrado cuerpos de presuntos falsos positivos también puede hallar restos de exguerrilleros y exparamilitares debido a que el municipio en el pasado fue escenario de enfrentamientos entre grupos al margen de la ley.

Por su parte, el sacerdote Luis Eduardo Valderrama, párroco de Dabeiba, afirmó que la iglesia no tiene registros de N.N. en el municipio. Señaló que está presto a colaborarle a la JEP como administrador del camposanto en el proceso de investigación.

El sacerdote recordó que por orden de la jurisdicción llevan varios meses sin poder sepultar a personas en tierra para no entorpecer este proceso. A principios de agosto, la JEP señaló que durante seis meses, que pueden ser prorrogables, las autoridades locales deben garantizar que en el cementerio solo se lleven a cabo exequias en bóvedas o cementerios alternos, de acuerdo con el auto AI-009 de 2020.

En el auto, además, se ordena a la Gobernación de Antioquia “cumplir con los deberes constitucionales y legales que le asisten con el municipio para afrontar de manera real y concreta la emergencia causada por la pandemia”, en particular, las necesidades que tienen para el manejo de los cuerpos de las personas que lleguen a fallecer.

“Los medios de conocimiento recaudados por la jurisdicción fundamentan la necesidad de adoptar medidas, teniendo en cuenta que la mayor parte de los puntos de intervención, hallazgos y posteriores actividades, corresponden a lugares que, a simple vista, no cuentan con demarcación o señalización de inhumaciones, y con ello, podrían dar lugar a la realización de enterramientos y disposición de cadáveres debido a la infección por el coronavirus, con las consecuencias que puede traer para los derechos a la verdad, justicia y reparación de las víctimas de personas en condición de no identificación ubicados en ese territorio”, sostuvo la JEP.