nación

Sacrificar hipopótamos de Hacienda Nápoles, la propuesta de Brigitte Baptiste

La rectora de la Universidad EAN aclaró que esa medida ya fue recomendada en su momento por sudafricanos expertos en el tema, cuando vinieron al país.


Aún es incierta la suerte que correrán los hipopótamos que llegaron a la Hacienda Nápoles, propiedad del extinto narcotraficante Pablo Escobar, en medio de una noche de noviembre de 1983. Animales que arribaron desde África al aeropuerto Olaya Herrera de Medellín y que con el pasar de los años se fueron reproduciendo de manera acelerada afectando en gran medida el ecosistema del Magdalena Medio, teniendo en cuenta que no hacen parte del mismo.

Por lo tanto, Brigitte Baptiste, rectora de la Universidad EAN y experta en temas ambientales y biodiversidad, propuso que los hipopótamos que se encuentran en el Magdalena Medio sean sacrificados, porque están compitiendo con otras especies que son nativas de la región y estarían en riesgo.

"Están modificando los ecosistemas también, compitiendo con toda la ecología de nuestras especies y desplazando a los manatíes, a las nutrias, a todos los animales que no pueden competir con semejante bicho que come tanto", dijo Baptiste en entrevista con RCN Radio.

Sin embargo, Baptiste aclaró que la propuesta de sacrificar a los hipopótamos no es algo nuevo. Recordó que, en su momento, expertos sudafricanos que vinieron al país recomendaron esa misma medida. Un proceso que de llevarse a cabo, sería por medio de la cacería con personas entrenadas para ello.

La experta en temas ambientales y de biodiversidad también insistió en que los hipopótamos no pueden vivir sueltos en América por muchos factores, entre ellos porque a largo plazo se podrían presentar efectos negativos a la fauna silvestre de Colombia.

  • Hipopótamos de Pablo Escobar preocupan a Doradal

Por otra parte, la rectora de la EAN afirmó que sacar a los hipopótamos de su hábitat y mantenerlos apartados hasta su vejez, le costaría al país hasta 500 millones de pesos por cada uno. Por lo tanto, dejó en manos de las autoridades ambientales regionales la suerte de esos animales.