santa marta

Lo último | Familiares de jóvenes arrollados por Enrique Vives retiraron cargos en su contra

Las familias de las seis víctimas llegaron a un acuerdo con la aseguradora y recibieron su indemnización.


Los familiares de los seis jóvenes que fueron arrollados por el empresario Enrique Vives Caballero el 13 de septiembre de 2021 decidieron retirar los cargos en su contra tras llegar a un acuerdo con la aseguradora para recibir la correspondiente indemnización.

El abogado de las familias, Rodrigo Martínez, aseguró que el empresario consiguió que se hiciera efectiva la póliza de su vehículo en un tiempo récord para poder entregar la indemnización a los familiares de las víctimas.

De acuerdo con Martínez, Vives ha tenido “una posición de ayuda” y aseguró que si bien estos proceso de seguros tarda, el acusado lo logró rápidamente.

En cuanto al valor de la indemnización, el abogado aseguró al diario El Tiempo que la aseguradora se basó en una tabla que evalúa la condición del afectado por la edad, las personas a cargo y otros factores para poder entregarles una suma de dinero que sea la correcta.

En este sentido, y a pesar de que nada podrá resarcir el daño causado a los familiares de los jóvenes fallecidos, todos tomaron la decisión de no continuar con la acción penal contra Vives y además pedirán a la Fiscalía que se cambie el delito de dolo eventual a homicidio culposo.

Sin embargo, el ente acusador tiene la última palabra para decidir si acatan el pedido de las familias, o si decide continuar con el juicio y procesar a Vives.

Por el momento, el 3 de marzo está citada la audiencia donde se entregará la versión del abogado de Vives sobre lo sucedido el día de la tragedia.

Por otra parte, Marieth Pérez, abogada del testigo del hecho Arturo Creus, afirmó que están a la espera de la notificación de la Gobernación de Magdalena sobre su solicitud de 25 millones de pesos por la información entregada.

El caso de Enrique Vives ocurrió exactamente a las 12:50 de la madrugada del 13 de septiembre en la vía Barranquilla-Santa Marta, a la altura del kilómetro 86, en el sector conocido como La Gaira. A esa hora, siete jóvenes fueron brutalmente arrollados por una camioneta Toyota línea Hilux, de placas MXL186, que conducía Enrique Rafael Vives Caballero, quien no solo manejaba en estado de embriaguez sino en exceso de velocidad. “Venía volando”, dijo un testigo de los hechos a medios locales.

El capitán Wilson Mendoza, comandante de la Seccional Tránsito y Transporte de la Policía Metropolitana de Santa Marta, sostuvo que “esas personas fallecen producto de la imprudencia de un conductor, quien venía en estado de embriaguez grado dos confirmado, de igual manera en exceso de velocidad”.

El caso de estos jóvenes en Santa Marta ha tenido tal impacto que, incluso, el fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, resaltó la decisión de la jueza de enviar a la cárcel a Enrique Vives, luego de la solicitud de la entidad que él dirige, la cual pidió que se le acusara de homicidio con dolo eventual.

“Estoy feliz de estar vivo”

Mostrando las heridas en sus costillas, brazos y hombros, Brian José Áñez —el único joven sobreviviente del arrollamiento múltiple causado por el conductor ebrio Enrique Vives, en Santa Marta— habló por primera vez sobre lo qué ocurrió en la fatídica madrugada del pasado13 de septiembre, en conversación con Noticias RCN.

Los jóvenes Rafaella, Camila, Juan Diego, Elenoir, Laura y María Camila murieron ese día en la carretera. Este grupo de personas iba a cruzar una vía del sector conocido como La Gaira, cuando fueron arrollados por un vehículo tipo camioneta que se movilizaba a alta velocidad a la altura del kilómetro 86. Venían de celebrar el cumpleaños de Brian, quien resultó gravemente herido y permaneció más de dos semanas en una Unidad de Cuidados Intensivos en un centro médico de Santa Marta.

Este sobreviviente de la tragedia de Santa Marta relató a una reportera de Noticias RCN que recuerda muy poco de lo que sucedió esa noche en la carretera. Brian le mostró el diploma que le entregaron en la clínica, un reconocimiento simbólico que solo le dan a los pacientes que le ganan la batallan a la muerte.

El adolescente, de 14 años, y de nacionalidad venezolana, es tímido, de pocas palabras. Quiere salir adelante con su familia, a pesar de la tragedia por la muerte de su tía Rafaella Petit, que también fue arrollada esa noche. “Estoy feliz de estar vivo. Es triste, pero pa’lante”, dijo mientras revisaba unas fotos en el celular.

Brian aseguró al canal de televisión que se siente todavía un poco mareado, y que debe guardar reposo porque le duele todo el cuerpo.