bogotá

“Más reversa tiene un río que el metro de Bogotá”: la indirecta de Claudia López a Gustavo Petro

De acuerdo con la alcaldesa, las obras avanzan en 16 % y la preparación del suelo del patio taller en 25 %.


Este miércoles, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, hizo un recorrido por el patio taller de la primera línea del metro y entregó un balance de cómo avanzan las obras.

Según la mandataria, las obras avanzan en 16 % y la preparación del suelo del patio taller en 25 %. Para 2027 estará totalmente construido el patio taller y el viaducto, y en 2028 la primera línea del metro de Bogotá entraría en funcionamiento.

“Llevamos 60 años hablando del metro, al fin lo estamos construyendo, la obra completa va en 16 %, pero en el patio taller, que es la primera parte, la preparación del suelo del patio taller que es un frente de obra específico, ya va casi en 25 % de avance”, aseguró la alcaldesa.

Precisamente, para avanzar más rápido en la adecuación del suelo, en el patio taller se instaló una planta de producción de concreto.

“Antes de montar esta planta de concreto aquí en el patio taller, nos tocaba traer el concreto desde la plata de Argos en Puente Aranda, eso quiere decir que cerca de 60 camiones tenían que venir desde Puente Aranda a traer el concreto, ahora ya no ahorramos eso”, dijo la alcaldesa.

Planta de producción de concreto en el patio taller de la primera línea del metro de Bogotá.
Planta de producción de concreto en el patio taller de la primera línea del metro de Bogotá. - Foto: Empresa Metro de Bogotá

La alcaldesa señaló que para llegar a este punto de la primera línea del metro, Bogotá se demoró 20 años y para la segunda línea del metro la ciudad no se puede demorar la misma cantidad de tiempo. “Por eso nos propusimos con el presidente Iván Duque que lo que se demoró 20 años para la primera línea, se demore cuatro años para la segunda”, sostuvo.

La mandataria explicó que avanzan los estudios de la estructuración del proyecto de la segunda línea del metro. Ya se definió el trazado con 16 kilómetros desde la calle 72 hasta Fontanar del Río, en Suba.

“Será la segunda línea del metro, pero la primera 100 % subterránea, no por ninguna razón política, sino por razones técnicas. Este año en julio, Bogotá recibirá los recursos de la Nación y comprometerá el 30 % de los recursos de la ciudad, con los cuales podremos salir a contratar la segunda línea del metro el año entrante”, dijo la mandataria.

Precisó que en adelante cada gobierno de Bogotá debe hacer lo propio para cumplir con lo estipulado en el Plan de Ordenamiento Territorial que prevé que en los próximos 20 años Bogotá debe tener en total cinco líneas de metro, dos trenes regionales, de los cuales uno es el Regiotram de Occidente, ya en construcción, y siete cables aéreos.

Ante la pregunta sobre si las obras del metro de Bogotá pueden quedar en cero o paralizadas, la alcaldesa respondió: “Más reversa tiene un río que el metro de Bogotá. No hay ninguna probabilidad de que tengamos alguna reversa, ningún atraso, hemos esperado 60 años y no vamos a permitir que nos hagan esperar más”.

En medio de un debate presidencial de SEMANA y El Tiempo, el candidato presidencial del Pacto Histórico, Gustavo Petro, anunció que de llegar a la Presidencia de la República, iba a revisar la viabilidad del metro elevado en Bogotá.

“Hasta ahora no hay estudios, hasta al día de hoy, la empresa que contrató Peñalosa, de origen chino, no ha presentado estudios de metro elevado y mientras no presente estudios no hay valores, cantidades. Ni siquiera sabemos cuál es ese 70 % (que debe financiar la Nación) y si se puede o no se puede”, dijo Petro.

En ese sentido, Petro indicó que en caso de llegar a la Casa de Nariño conformará una comisión que estudie la viabilidad de seguir con el metro elevado.

“Si no avanzan esos estudios durante estos meses y llegamos a la realidad de un nuevo gobierno, entonces creamos una comisión para hablar con la empresa china y el gobierno chino, verificar por qué no ha avanzado en los estudios, si tienen, aunque sea unos estudios parciales, compararlos con los estudios del metro subterráneo y tomar la decisión costo/beneficio más favorable para la ciudad de Bogotá”, puntualizó Petro.