Tendencias

Home

Nación

Artículo

El dueño de la empresa Polyflex habló de la polémica compra de electrodomésticos y lencería para la casa privada del presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Franca Márquez.
El dueño de la empresa Polyflex habló de la polémica compra de electrodomésticos y lencería para la casa privada del presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Franca Márquez. - Foto: Google Maps - SEMANA

nación

“No somos una empresa fachada”: habló vendedor de millonarios televisores y plumones para el presidente Gustavo Petro y Francia Márquez

Se trata del dueño de Polyflex, una compañía que se creó en 1955 y que desde hace 10 años ofrece sus productos a través de la plataforma Compra Eficiente.

Sigue la polémica por las millonarias compras que realizó el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República (Dapre) de electrodomésticos y lencerías de lujo para decorar las casas privadas del presidente Gustavo Petro y la de la vicepresidenta Francia Márquez.

La empresa proveedora detrás de estas órdenes de compra es Polyflex, con sede principal en Dosquebradas, en el departamento de Risaralda, la cual recientemente abrió una sede en Bogotá, específicamente en la calle 146F # 78-25, en la localidad de Suba. Al buscar esta dirección en Google Maps, las imágenes que arroja el aplicativo son las de una casa, por lo que los cuestionamientos al Gobierno Petro no se hicieron esperar.

En esta casa estaría funcionando la sede de Polyflex en Bogotá.
En esta casa estaría funcionando la sede de Polyflex en Bogotá. - Foto: Google Maps

En diálogo con SEMANA, el dueño y representante legal de Polyflex, Jaime Beltrán Uribe, aseguró que “no es una empresa fachada”, que el tiene su registro de Cámara de Comercio “al día” y que la sede principal de la compañía efectivamente está en Dosquebradas.

“Somos una empresa legalmente constituida, no somos una empresa fachada, tenemos un certificado de Cámara de Comercio a nombre mío y llevo varios años pagándole los impuestos a la Dian. No somos una empresa de papel”, señaló Beltrán.

De acuerdo con Beltrán, su empresa nunca le ofreció los productos a la Presidencia de la República, ni les hizo ninguna cotización, pues Polyflex, según su dueño, lo único que hace es subir y ofrecer una serie de productos en la plataforma Compra Eficiente y son las entidades del orden nacional y distrital las que entran a analizar en detalle los productos que ofrecen los proveedores para posteriormente emitir una orden de compra.

En ese sentido, Beltrán explicó que desde el 2012 viene ofreciendo productos a través de Colombia Compra Eficiente, pero dejó claro que esta es la primera vez que el Dapre le hace una compra.

“Nosotros simplemente ponemos una oferta y cada quien compra, yo no sé quién haya vendido para la Casa de Nariño en casos anteriores”, dijo.

Efectivamente, en la plataforma de Colombia Compra Eficiente hay registros de 193 contratos de Polyflex con diferentes entidades del Estado, entre las que se destacan gobernaciones, alcaldías y demás.

De hecho, Beltrán aprovechó su conversación con SEMANA para manifestar que de la Alcaldía de Cartagena aún tiene un contrato pendiente por cancelarle lo comprado y que la deuda, aunque es mínima ―cerca de 3 millones de pesos― no deja de ser significante para cubrir los gastos de su equipo de trabajo.

Detalles del costo de los productos comprados

En la lista de elementos que suman 93.084.400 pesos, y que compró el Dapre para las casas privadas de Gustavo Petro y Francia Márquez, hay dos televisores de alto valor. Uno de ellos es de marca Samsung de 85 pulgadas que costó 27.499.900 pesos y otros dos Samsung de 70 pulgadas, por 10.867.000 pesos en total.

Frente a este tema, Beltrán indicó que durante este año es la primera vez que vende esa referencia de televisor de alta gama. Pero precisamente fue desde la Casa de Nariño, donde hablan de austeridad, que se compró uno de los electrométricos más costosos del mercado.

Además de los televisores, el Dapre también compró dos licuadoras digital de diez velocidades, por 1.846.000 pesos; una cubierta de vitrocerámica eléctrica Le Cuisine, por 7.338.400 pesos, y dos cubiertas de vitrocerámica inducción Le Cuisine, por 34.815.000 pesos.

Así mismo, en las órdenes de compra que desataron la polémica en las últimas horas, también se adquirió lencería de hogar para la Casa de Nariño y la Casa de Huéspedes de Cartagena, por un valor de 79.999.800. Dicha compra incluye dos plumones de ganso por 8.159.800 pesos, cuatro Duvet de 500 hilos por 11.560.000 pesos, ocho duvet king tela 300 hilos por 15.200.000 pesos, y cuatro juegos de cama de tela de 500 hilos, por 8.440.000 pesos, entre otros.

En relación a esta orden de compra, Beltrán precisó que algunos de estos productos ya los había vendido a almacenes de cadena. Aclaró que está verificando con su proveedor la ficha técnica de las almohadas para identificar si en realidad vienen con plumas de ganso natural o sintéticas.

Frente a la polémica que se ha generado sobre la utilización de material importado y no nacional, Beltrán manifestó que no es importador directamente, pues sirve como intermediario entre productores y sus clientes. Él fabrica colchones, lencería y otros relacionados. Aclara que en Colombia no hay industria textil que fabrique telas específicas, por lo cual, la materia prima proviene de otros países.

El dueño de Polyflex indicó que sus mayores cliente son Falabella y la Unidad de Servicios Penitenciarios y Carcelarios (Ustec) sobre todo en suministros de artículos de aseo.

Finalmente, aseguró que muchos de los productos los compra una vez hay un cliente asegurado, no mantiene la mercancía embodegada, sino que compra y vende al ritmo de la oferta y la demanda. En temporada alta cuenta con la ayuda de 40 empleados y en temporada baja puede tener a su cargo a 14 personas.

Polyflex Inc., de acuerdo con Beltrán, arrancó en 1955 como “colchoneros”, luego fue proveedor de una empresa de motocicletas y con el paso de los años se fue adecuándose a los nuevos mercados, funcionando ahora, como una plataforma de mercado con múltiples artículos.

Presidencia compra televisores de 27 millones de pesos, plumones de ganso de 4 millones, entre otros lujos, para el presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez

En dos compras realizadas en los últimos días, a través de la tienda virtual de la plataforma Colombia Compra Eficiente, la Presidencia adquirió electrodomésticos de lujo y lencería de hogar para el presidente Gustavo Petro y la vicepresidenta Francia Márquez. Todo se realizó a través del Departamento Administrativo de la Presidencia (Dapre).

La orden de compra 96358 incluye, entre otras, un televisor Samsung de 85 pulgadas, por un valor de 27.499.900 pesos. Así mismo, dos televisores Samsung de 70 pulgadas, por 10.867.000 pesos; dos licuadoras digitales de diez velocidades, por 1.846.000 pesos; unas cubiertas de vitrocerámica eléctrica Le Cuisine, por 7.338.400 pesos; y dos cubiertas de vitrocerámica inducción Le Cuisine, por 34.815.000 pesos. Todos los objetos suman 93.084.400 pesos.

La fecha de orden de esa compra, por 93.084.400 pesos, es del pasado 26 de septiembre y su justificación dice: “Contratar la adquisición para reposición y dotación de electrodomésticos de hogar para las Casas Privadas del Señor Presidente y Señora Vicepresidente de la República del Departamento Administrativo de la Presidencia de la República”. El proveedor seleccionado fue Polyflex, una firma con sede en Bogotá.

Así mismo, hay una segunda compra, con el número 96479, con lencería de hogar para la Casa de Nariño y la Casa de Huéspedes de Cartagena, por un valor de 79.999.800. Dicha compra incluye dos plumones de ganso por 8.159.800 pesos, cuatro Duvet de 500 hilos por 11.560.000 pesos, ocho duvet king tela 300 hilos por 15.200.000 pesos, y cuatro juegos de cama de tela de 500 hilos, por 8.440.000 pesos, entre otros. El proveedor, igualmente, es la firma Polyflex.

Orden de compra 96479, del Departamento Administrativo de la Presidencia
Orden de compra 96479, del Departamento Administrativo de la Presidencia - Foto: Colombia Compra Eficiente

Ambas compras, por un total de 173.084.200 pesos, se conocen en momentos en que el Gobierno ha dicho que quiere enviar mensajes de austeridad en el gasto.