política

“¿Por qué Íngrid solamente viene al país cuando hay campaña electoral?”: Ángela María Robledo

En entrevista con SEMANA, la exfórmula vicepresidencial de Gustavo Petro criticó a Betancourt.


SEMANA: ¿Cómo vio el papel de Íngrid Betancourt contra Petro en el cara a cara de SEMANA yEl Tiempo’?

Ángela María Robledo (Á. R.): La verdad, me sorprende de manera significativa el hecho de que hoy Íngrid Betancourt, en su condición de candidata a la Presidencia, señale que el programa del Pacto Histórico es como de un comunismo trasnochado y de extrema izquierda, cuando en 2018, pocos días antes de la segunda vuelta presidencial, ella tuvo una reunión conmigo y con Gustavo Petro y se hizo una rueda de prensa donde ella fue contundente afirmando que esa propuesta programática era la que necesitaba Colombia. Me sorprende porque, de alguna manera, la propuesta del Pacto Histórico está poco enriquecida, pero su ADN es básicamente el de la Colombia Humana de 2018.

SEMANA: ¿Por qué usted llama oportunista política a Íngrid Betancourt?

Á. R.: Íngrid es oportunista porque a su regreso a ese cónclave, donde vino a fungir de mediadora, ella me hizo un llamado para que regresara a la Coalición de Centro Esperanza, pero nunca habló conmigo. Entonces, yo me pregunto si lo hizo para congraciarse con las mujeres por las cuales yo he trabajado. Me pregunto: ¿por qué Íngrid solamente viene al país cuando hay campaña electoral? Yo la respeto en su dolor, en lo que significó su secuestro, en la manera como ella asimiló esa experiencia, la búsqueda del camino espiritual, pero me parece que políticamente es oportunista.

SEMANA: Usted dice que Íngrid le hizo un llamado, ¿cómo fue?

Á. R.: No me llamó, ella puso un trino diciendo que sería bueno que Ángela María Robledo y Francia Márquez estuvieran con ella en la coalición, eso también lo pidió en su momento Juan Fernando Cristo. Yo, incluso, tengo un trino donde le di las gracias, pero a mí nunca me llamó. Entonces me pregunto: ¿utilizaron mi nombre con oportunismo porque he trabajado con y por las mujeres?

SEMANA: Íngrid Betancourt y varios dirigentes han dicho que Petro no es el mismo de antes, que se ha desdibujado… ¿usted piensa lo mismo?

Á. R.: No, por el contrario. No estoy cerca de Petro en este momento, yo apoyaré a Francia Márquez en la consulta porque me parece que está haciendo una campaña maravillosa. A mí me parece que lo que ha hecho Gustavo Petro desde que empezó esta campaña es llamar a la integración, a la diferencia. Ayer, en el debate de SEMANA, dijo que estaría dispuesto a reunirse con todas las diversidades del país para buscar un camino común. No creo que haya odio entre la narrativa y la propuesta.

SEMANA: Entonces, ¿por qué cree que Íngrid ataca a Petro?

Á. R.: Porque está en campaña, tiene una aspiración que es lícita. Llegó muy distinta a como lo hizo hace cuatro años. Ahora que aspira considera que Petro es otro. Ella lleva cuatro años fuera del país, ¿por qué pasa de reconocerlo, de quererlo, como dijo ayer, a desconocerlo e increparlo? Porque está en campaña. Más bien pregúntele a ella: ¿qué pasó en estos cuatro años?

SEMANA: Íngrid dice que Petro le vendió el alma al diablo y se refiere a las alianzas del líder de izquierda con políticos a los que él antes cuestionaba. Usted también ha sido crítica ante esa estrategia de Petro…

Á. R.: Claro, a mí me parece que hay apoyos muy complicados en este país, pero no creo que eso sea venderle el alma al diablo. El compromiso de Colombia Humana en 2018 y ahora es con los excluidos. Bueno, aunque si ella más o menos le dijo lo mismo a Alejandro Gaviria, su colega de coalición, imagínese qué puede decirle a Petro, a quien ella hoy cataloga como adversario.

SEMANA: Ya que toca el tema, ¿cómo vio la postura de Íngrid Betancourt frente a Alejandro Gaviria?

Á. R.: La que estoy sorprendida soy yo porque Íngrid vino a un llamado cónclave a organizar y a facilitar y mediar en un ambiente muy caldeado en la coalición de la Centro Esperanza. Ella vino de mediadora, pero ayer vi a otra Íngrid, a una dirigente que se erige como enemiga de Alejandro Gaviria. A mí me sorprende enormemente y me pregunto qué hay ahí.

SEMANA: Es decir, ¿Íngrid desorganizó lo que organizó en su momento?

Á. R.: Ella lo cambió totalmente, ella vino al cónclave a mediar y organizar, todos salieron abrazados en medio de la diferencia y ayer, a mí me parece que atomizó todo de manera muy fuerte y decisiva. No sé cómo ellos van a recogerse, porque ayer eso quedó vuelto pedazos.