nación

Putin expulsa a dos diplomáticos colombianos ante escándalo de espionaje ruso

El embajador de Colombia en Rusia se quedó prácticamente solo en Moscú, pues su equipo diplomático tuvo que salir por orden del gobierno ruso.


La reacción de Rusia ante el descubrimiento de Colombia frente al espionaje de dos de sus funcionarios de la embajada, fue expulsar a los dos diplomáticos colombianos que trabajaban en la embajada en Moscú. Se trata de Ana María Pinilla Morón, tercera secretaria de relaciones exteriores, y Leonardo Andrés González Guzmán, segundo secretario.

En las últimas horas, el gobierno ruso notificó al embajador colombiano Alfonso López Caballero de esta decisión, y le dio un día para que dichos diplomáticos salieran de Rusia, quienes eran sus únicos empleados con dicho rango en ese país.

SEMANA conoció que aunque no hubo mayores explicaciones, el Gobierno le expresó a López Caballero que el tratamiento con los diplomáticos colombianos era “simétrico” al tratamiento que se les había dado a Aleksandr Nikolayevich Belousov y Aleksandr Paristov, quienes formaban parte de la delegación diplomática rusa con sede en Bogotá y a quienes la inteligencia colombiana calificó como espías, después de dos años de investigaciones a través de la Operación Enigma.

Esta revista pudo comprobar que Pinilla Morón y González Guzmán tuvieron que ingeniárselas muy rápido para salir del país debido a los controles migratorios y a las restricciones en los vuelos que pesan en la región por la pandemia. Aunque el embajador colombiano puso de presente el asunto frente a las autoridades rusas, estas se mostraron inflexibles y dieron un ultimátum que tuvo que ser cumplido al pie de la letra.

Así las cosas, López Caballero quedó solo en Rusia y no cuenta con ningún apoyo diplomático en la oficina y las relaciones con el Kremlin están bajo cierto grado de tensión. No se sabe aún si habrá un contacto oficial y directo entre los presidentes Iván Duque y Vladímir Putin. Mientras tanto, la Embajada de Rusia en Bogotá permanece hermética y no se ha pronunciado sobre este escándalo de espías que parece sacado de la Guerra Fría.