Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/20/2005 12:00:00 AM

¿Todas las formas de lucha?

SEMANA revela un documento que detalla el proyecto político de las AUC.

¿Todas las formas de lucha? Los miembros de las autodefensas que han entregado las armas pueden participar en política. Pero hay temor de que lo hagan mientras siguen armados. Fusiles y política son una combinación letal.
En una reunión realizada el 13 de enero, tras la cual se redactó un documento interno que conoció SEMANA, las AUC se plantearon el objetivo inmediato de "identificarse como organización política" y decidieron crear una comisión que estructure un movimiento con tareas concretas y en permanente "contacto con el Estado Mayor Negociador" en Santa Fe de Ralito. Según el mismo texto, ese organismo adelantará el trabajo regional, "con los apoyos a la Cámara y al Senado".

La reunión se realizó en Medellín y, según consta en el documento, participaron en él Antonio López, conocido como 'Job', uno de los principales líderes de lo que fue el Bloque Cacique Nutibara y quien militó durante muchos años en el ELN. También participaron por lo menos dos conocidos asesores de las AUC: Carlos Alonso Lucio, ex guerrillero del M-19, y Juan Rubini, un intelectual argentino que desde hace años les habla al oído a las autodefensas. También estuvieron la representante Rocío Arias y un conocido empresario que desertó de las huestes uribistas por considerar al Presidente "demasiado blando". SEMANA también pudo establecer que a la cita asistieron representantes de 'Jorge 40' y Salvatore Mancuso, entre otros.

El texto revela que hay una estrategia para fortalecerse en las regiones, buscan influir en el Congreso para la definición de la Ley de Verdad, Justicia y Reparación, y pretenden que en Ralito no sólo se discuta el desarme sino una agenda política.

Respecto a las elecciones, el documento es autocrítico. "Hay que estar muy pendientes de las personas que se van a llevar a las corporaciones públicas (...) porque la historia ha demostrado que cuando están elegidos, no apoyan para nada los intereses de la autodefensa".

Esa preocupación vuelve a reflejarse cuando hablan sobre el debate de la Ley de Verdad, Justicia y Reparación: "Debe hacerse conciencia en los sectores políticos de las AUC de prepararse para la contienda política frente al trámite de la ley. La ley debe estar lista para el 20 de julio... estamos contra el tiempo. Los amigos de la paz pueden llegar a identificar la importancia de una ley para los actores armados, pero algunos sectores preferirán privilegiar su animadversión hacia las AUC. Los amigos de ahora pueden temer que seamos adversarios después".

El texto también deja en evidencia la preocupación por el marco jurídico. Uno de los participantes, que se identifica como don Jorge, dice "¿qué otra alternativa hay fuera del proyecto de Verdad, Justicia y Reparación? La actual ley 782, que modificó la 418, es mucho más generosa, porque deja en las manos del Presidente la calificación del delito político. Es una autorización dada por la ley, sin cortapisas, ni limitantes". Justamente la vigencia de la ley 782 es el punto neurálgico que tiene dividido al comisionado Luis Carlos Restrepo y a los congresistas encabezados por el senador Rafael Pardo. En la reunión volvió a tratarse la propuesta de un referendo, pues según algunos participantes, una consulta popular crearía un clima de opinión propicio para "el perdón".

Respecto al control de las regiones plantean "un banco de datos en donde se muestren los beneficios que la autodefensa ha proporcionado a las regiones, como una manera de vender la imagen de la organización, a nivel nacional e internacional", al tiempo que definen como uno de sus objetivos construir "una sociedad civil fuerte, consolidada, estructurada y ojalá dirigida por nosotros".

Lo paradójico es que aunque reafirman su condición ideológica como "antiinsurgente", cualquier lector desprevenido podría confundir sus banderas con las de sus acérrimos enemigos de las Farc. Cada uno de los bloques de las AUC que son citados como parte del movimiento -la mayoría aún sin desmovilizarse- hablan de reforma agraria, redistribución del ingreso, ponerle fin a la corrupción, de un plan de pacificación a 20 años con la participación de Naciones Unidas y hasta de una nueva Asamblea Nacional Constituyente.

Esa lluvia de propuestas políticas tiene el propósito de cambiar la dinámica en la mesa de Ralito. Según dice Guillermo, uno de los asistentes al encuentro, el Estado colombiano "es cicatero" y teme perder legitimidad si le reconoce el carácter político a la negociación. Sin embargo insistió en que "la única oportunidad que tienen las AUC es identificarse como organización política...".

La revelación de que hay un movimiento político de las AUC en ciernes ha creado revuelo porque no se ha concluido la desmovilización. En el contexto actual es un riesgo muy alto que se haga proselitismo armado. Carlos Alonso Lucio le dijo a SEMANA que la reunión no fue más que un intercambio de ideas, pero que, finalmente, el Estado Mayor de las AUC tomó la decisión de no impulsar por ahora ningún movimiento político y menos participar en elecciones. "Eso es un descalabro. Hay que concentrarse en el proceso de paz, que ya bastantes dificultades tiene", dijo Lucio.

Pero Antonio López, vocero de los desmovilizados del Bloque Cacique Nutibara, niega que la Corporación Democracia, que él dirige, haya participado en una reunión de esta índole. Sin embargo, con movimiento o no, se sabe que por lo menos en Medellín la estrategia política está andando. Los desmovilizados del Bloque Cacique Nutibara ya probaron con éxito su modelo de "trabajo político de base" en las pasadas elecciones a juntas de acción comunal en Medellín. Para Alonso Salazar, secretario de Gobierno de esa ciudad, eso no tiene problema: "Uno se reinserta para hacer política. Siempre y cuando no se caiga en la combinación de todas las formas de lucha", aludiendo a la famosa táctica de la guerrilla que combinó la política y las armas y que terminó con el genocidio de los miembros de la Unión Patriótica (UP). Adicionalmente ya es un hecho que Giovanny Marín, ex comandante de ese bloque desmovilizado, es candidato a la Cámara de Representantes y que será la fórmula de Rocío Arias, que aspira al Senado.

Según el documento, en Antioquia las AUC ya aprobaron que se presenten las propuestas políticas, "de acuerdo con las instrucciones del comandante Adolfo Paz (o Don Berna)", quien permanece en Santa Fe de Ralito.

Por eso surgen dos cuestionamientos graves: ¿cómo se financiará esta actividad política? Y ¿terminarán haciendo proselitismo armado los jefes paramilitares que no se han desmovilizado y cuyos representantes asistieron a la reunión?

"El que desconoce la historia está condenado a repetirla", dicen los marxistas. Ojalá los asesores políticos de los paramilitares, tan versados en la retórica izquierdista, tengan grabada esa máxima en la mente. Porque si algo enseña la amarga historia de Colombia es que la mezcla de armas y política suele ser explosiva.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.