valle del cauca

Dos hermanos fueron asesinados en zona rural de Jamundí, Valle del Cauca

Las víctimas estaban departiendo cuando sujetos desconocidos les dispararon con arma de fuego.


En zona rural de Jamundí, Valle del Cauca, donde en las últimas horas se registró una asonada contra unidades militares que adelantaban operaciones de control, fueron asesinados dos hombres que serían hermanos.

Las víctimas, identificadas como Carlos Iván Quiñones y Jhon Jairo Quiñones, estaban departiendo cuando fueron abordados por sujetos desconocidos que les dispararon con arma fuego.

El ataque sicarial ocurrió en la vía Potrerito, zona rural del municipio mencionado, en la mañana de este lunes.

Trascendió que una de las víctimas falleció en el lugar de los hechos debido a la gravedad de las heridas, mientras que el otro hombre murió en un centro asistencial de Jamundí.

Según las autoridades, el lugar donde ocurrió el doble crimen es de difícil acceso, razón por la que, para sacar el cuerpo, tendrán que llegar acompañados por soldados del Ejército Nacional. Cabe resaltar que en la zona rural de Jamundí hay presencia de las disidencias de las Farc.

“Estamos coordinando con el Ejército. Estamos investigando las circunstancias de tiempo, modo y lugar de estos hechos. Las primeras versiones señalan que las víctimas son dos hermanos”, dijo el general Juan Carlos León Montes, comandante de la Policía Metropolitana de Cali.

El doble crimen de estos hermanos sucedió en medio de una álgida situación de orden público en Jamundí, pues soldados del Ejército Nacional fueron atacados por la propia comunidad cuando cumplían sus labores en la zona rural de este municipio.

Comunidad obstruyó operaciones militares

Soldados del Ejército Nacional, en un trabajo coordinado, conjunto e interinstitucional con la Armada, la Fuerza Aérea, la Policía y la Fiscalía, se encuentran realizando presencia y control militar en el área rural de Jamundí, Valle del Cauca, donde actualmente están activas tres alertas tempranas emitidas por la Defensoría del Pueblo: 037 del 2018, 06 del 2019 y 015 del 2020, por lo cual se desplegó una operación militar para garantizar la seguridad de los habitantes de la región.

Sin embargo, integrantes de la comunidad ―mediante un intento de asonada― de forma agresiva contra la Fuerza Pública atentaron contra su integridad, oponiéndose al cumplimiento del procedimiento legal que allí se ejecuta (presencia institucional). Ante esto, y para evitar cualquier tipo de confrontación con la población y salvaguardar los derechos humanos, las unidades se retiraron del sector.

A raíz de lo ocurrido, el Brigadier general, William Fernando Prieto Ruiz, comandante de la Tercera Brigada, manifestó: “hago una denuncia pública de lo que está ocurriendo en la zona rural de Jamundí, donde tropas de la tercera brigada del batallón de alta montaña número 3, se encuentra realizando operaciones ofensivas y de control militar del área, en cumplimiento de la misión institucional. Y hoy, los líderes de la comunidad, representados por la Personería, nos piden salirnos del sector porque temen por lo que pueda ocurrir por la presencia de las tropas”, dijo en un video, Prieto Ruiz.

También mencionó que los uniformados se encuentran en esa zona garantizando la seguridad y la tranquilidad de la comunidad, además, para retomar el control de algunos sectores, donde “estructuras como la Jaime Martínez quieren posicionarse con el control del tráfico de estupefacientes, con los cultivos ilícitos y con estas economías que afectan toda la zona del departamento”, señaló.

Cabe destacar que esta no es la primera vez que se obstruye y detienen las acciones de las autoridades en ese sector, donde constantemente algunas personas buscan evitar el actuar legal de las instituciones.

En el comunicado, también instan a la sociedad a no obstruir las operaciones militares ni agredir a los uniformados, ya que esto puede ser constitutivo de delitos, como los consagrados en los artículos 226, 429 y 469, del Código Penal Colombiano.

“De igual forma, se hace un llamado a las autoridades municipales y departamentales para que desde sus roles y funciones adelanten las acciones legales frente a estos sucesos de hechos violentos por parte de la población civil, en cumplimiento del principio constitucional de colaboración armónica entre las instituciones”, se lee en el escrito.

Por último, insistieron en que este comando continuará empleando todas las capacidades por el bienestar, tranquilidad y seguridad de esta región del país, bajo el respeto a los derechos humanos y cumplimiento estricto de las disposiciones del derecho internacional humanitario.