nación

“En vez de proteger, están asesinando vidas”: alcalde de Cali arremete contra ambulancias

Tras la muerte de un peatón atropellado por una ambulancia dijo que el comportamiento de las ambulancias es “una locura”.


Como una verdadera locura calificó el alcalde Jorge Iván Ospina el comportamiento de las ambulancias en Cali tras la muerte de un peatón, este viernes, cuando uno de estos vehículos invadió el carril exclusivo del Masivo Integrado de Occidente (MIO) en el oriente de la ciudad y lo atropelló.

El mandatario caleño volvió a prometer sanciones contra las empresas que operan las ambulancias y señaló que la prestación de este servicio debe pasar a manos del municipio. “Nos tienen enloquecidos, son unos irresponsables. Los señores de las ambulancias, que de lejos prestan el servicio más importante, proteger la vida, están asesinando vidas”, argumentó Ospina.

El accidente que cobró la vida de un hombre ocurrió a la altura de la estación 7 de Agosto del MIO, oriente de la ciudad. La Secretaría de Movilidad recordó que las ambulancias no están autorizadas para transitar por el carril del sistema.

La ambulancia involucrada en el accidente no iba camino a socorrer algún accidente ni había recibido solicitudes del Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CURE). La prueba de alcoholemia realizada al conductor resultó negativa.

Entre tanto, Ospina dijo que las empresas que operan las ambulancias tienen una pelea por recoger los accidentados que “se convirtió en una batalla del centavo, y en ese proceso están asesinando gente”.

“Ya no podemos más con ellos. Por eso creo que la ciudad va a retomar el tema de las ambulancias como un servicio público, va a sancionar ejemplarmente a las empresas de las ambulancias y le demandamos a la nación que legisle responsablemente sobre las ambulancias”, afirmó Ospina.

El alcalde señaló que las ambulancias no pueden seguir tratando a los pacientes como “si fueran mercancía”. En ese sentido, mencionó algunos casos lamentables que ha conocido sobre el comportamiento de las ambulancias: “A veces los accidentes ocurren en el norte y llevan al paciente en el sur, o viceversa. Los llevan donde les pagan por llevar al accidentado. Y hemos visto otras aberraciones, por ejemplo, que arrastran al paciente para poder simular un accidente o que en su trayecto cometen accidentes, dañan a las personas y violentan las normas de tránsito. Es una locura”.

La ambulancia involucrada en el accidente está inmovilizada y será entregada a la Fiscalía General de la Nación para que investigue el caso, señaló la Secretaría de Movilidad de Cali.

Lo que indica la Norma Técnica

El Instituto Colombiano de Normas Técnicas y Certificación (Icontec), organismo nacional de normalización, según el Decreto 2269 de 1993, indica que una ambulancia es un vehículo de emergencia autorizado para transitar con prioridad de acuerdo con la condición del paciente y acondicionada de manera especial y exclusiva para el transporte de pacientes, con recursos humanos y técnicos calificados para la atención y beneficio de aquellos.

Es un vehículo automotor y como tal está regido por las normas nacionales pertinentes, expedidas por el Ministerio de Transporte, sin poseer ningún beneficio adicional al designado en esta definición. Por tanto, no tiene ninguna prerrogativa diferente a la de ser un vehículo con circulación prioritaria.

Tienen dos clasificaciones, una de ellas es la ambulancia de transporte asistencial básico (TAB): unidad móvil destinada al transporte y/o asistencia de pacientes cuyo estado real o potencial no precisan cuidado asistencial médico durante la atención y el transporte.

La segunda, son las ambulancias de transporte asistencial medicalizado (TAM): unidad móvil destinada al transporte y/o asistencia de pacientes cuyo estado potencial y/o real es de riesgo y requieren equipamiento, material y personal médico durante la atención y el transporte.

Toda ambulancia debe poseer pito convencional o estándar. Deben tener un sistema de telecomunicación y/o radiocomunicación móvil o portátil, asignado a esta, que les permita establecer contacto con su central o base de operaciones y la red de coordinación del ente territorial cumpliendo con las normas vigentes del ente regulador.

Según la norma, el sistema de frenos debe ser el original del vehículo, en caso de modificación se debe contar con la autorización del fabricante del vehículo o el representante del mismo; como mínimo debe tener un sistema de circuito independiente, paralelo o en equis (X), de disco en las cuatro ruedas o de discos adelante y campanas atrás, hidráulico o neumático. Debe contar con un testigo, indicador de bajo nivel de líquido de freno, además con un freno de aparcamiento o emergencia capaz de mantener inmóvil y en forma permanente el vehículo con el motor en marcha.

De los aspectos más importantes, es que el vehículo debe mantener su estabilidad a una velocidad media de 70 km/h, sin que se detecten vibraciones, movimiento de los equipos, ni defectos de funcionamiento.