Home

Justicia

Artículo

Oneida Pinto, exgobernadora de La Guajira - Foto: Archivo Semana

judicial

Por vencimiento de términos, la exgobernadora Oneida Pinto queda en libertad

Pinto se había entregado a las autoridades hace ocho meses luego de estar prófuga de la justicia. En todo este tiempo la justicia no avanzó. Sigue vinculada al proceso.

La exgobernadora de La Guajira, Oneida Pinto, recuperó la libertad por vencimiento de términos. Pese a lo sonado de su caso y a que estuvo prófuga de la justicia, desde que se entregó a las autoridades hace ocho meses, en junio del año pasado, la Fiscalía no ha avanzando en la acusación contra la denominada “princesa wayúu”, por eso quedó nuevamente en libertad.

Pinto fue en dos ocasiones alcaldesa del municipio de Albania y la primera mujer en ser elegida como gobernadora de La Guajira, justamente por irregularidades en contratos realizados durante su alcaldía fue imputada por la Fiscalía por los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y falsedad en documento público, en contratos de obra de adoquinamiento de vías en el municipio en 2010 y 2011.

Por este hecho le había sido dictada medida de aseguramiento en junio de 2019, pero ella se encontraba prófuga de la justicia hasta que, un año después, se entregó a las autoridades, y pasaron ocho meses sin que el proceso avanzara. Ahora, como el proceso sigue abierto, tendrá que seguir vinculada pero protegiéndose en libertad.

Además de los contratos fraudulentos, los ojos de la justicia se pusieron sobre la exgobernadora de La Guajira porque su llegada a este cargo se dio catapultada por el apoyo del también exgobernador Juan Francisco Gómez, Kiko Gómez, quien fue condenado como determinador de tres homicidios y es reconocido su prontuario criminal, al punto que fue expulsado de su partido Cambio Radical.

Pero con Pinto como candidata volvió la polémica pues el mismo Cambio Radical apoyó la aspiración de Oneida Pinto pese a su cercanía a Kiko Gómez, el aval fue entregado entonces por la casa Char, que maneja el partido en la región caribe. En ese momento asumió la presidencia de la colectividad Carlos Fernando Galán y aunque trató de revocar el aval, ya no era legalmente posible.

Arturo Char, Vargas Lleras, Rodrigo Lara y Oneida Pinto. - Foto: Archivo particular

Con el respaldo público de los pesos pesados de Cambio Radical en el Caribe, Fuad Char y sus hijos Álex y Arturo, y la bendición nacional de Rodrigo Lara Restrepo. Para dar muestra de la fuerza de su proyecto, Oneida ofreció en febrero de 2015, durante la celebración de la fiesta de la Virgen de los Remedios, llamada coloquialmente la Vieja Mello, un parrandón en el que cantaron Poncho Zuleta, Jorge Oñate y Martín Elías.

Pinto tuvo un paso fugaz por la Gobernación, las investigaciones por corrupción y su cercanía con Gómez pusieron los ojos de la justicia sobre ella y, en junio de 2016, con solo seis meses en el cargo, el Consejo de Estado anuló su elección por violación de las normas electorales.

En junio, la entrega voluntaria de Pinto a la Policía de Riohacha tomó por sorpresa a muchos y de paso revivió las historias de su triste paso por la alcaldía del municipio de Albania y por la Gobernación de La Guajira, además de los procesos judiciales que lleva a cuestas y los movimientos políticos de que fue protagonista junto a otros caciques electorales.

Oneida hizo sus pinitos en la política con el apoyo del famoso ‘Hombre Malboro’, narco extraditado a Estados Unidos.

Los inicios de Pinto fueron como presidenta de la Junta de Acción Comunal de Calabacito, nombre anterior del actual municipio de Albania, cuando este era aún corregimiento de Maicao. De allí saltó al Concejo municipal, según fuentes consultadas por SEMANA, con la ayuda del exsenador Samuel Santander López Sierra, el famoso ‘Hombre Marlboro’, quien fue extraditado a Estados Unidos en 2003.

En 2004, Oneida da un gran paso al quedarse con el primer cargo del nuevo municipio, con el respaldo de la familia Ballesteros y del líder político Antenor Durán. Al terminar su periodo se encargó de que su pupilo y exconductor, Yan Keller Hernández Herazo, fuera elegido para darle continuidad a su dominio, lo que luego le garantizó su regreso como alcaldesa en 2012, pero también terminó enredándola en uno los líos legales que aún arrastra. Sin embargo, su mirada ya estaba puesta en la Gobernación de La Guajira.

Para entender este salto hay que hacer un poco de memoria política departamental, la que estuvo dominada entre 1992 y 2011 por dos tristemente célebres caciques: los primos Jorge Pérez Bernier y Jorge Ballesteros Bernier. Ambos exgobernadores en dos ocasiones y quienes también pusieron fichas suyas en el cargo. Pérez lideró un movimiento llamado Nueva Guajira, de donde salió, entre otros, el también exgobernador y condenado por peculado Hernando Deluque Freyle, padre del actual representante a la Cámara Alfredo Deluque.

Su fuga se dio cuando en los Juzgados de Paloquemao en Bogotá, en 2019, aprovechó el receso del almuerzo y la excusa de una cita médica para huir, luego de ser imputada por los delitos de concierto para delinquir, contratos sin el cumplimiento de los requisitos legales y peculado por apropiación. Por lo que el juez 45 penal municipal con control de garantías Bogotá le impuso medida de aseguramiento privativa de la libertad en establecimiento carcelario.