antioquia

Video: cuatro viviendas se desprendieron de una montaña en Ebéjico, Antioquia

Las precipitaciones se mantendrán en las nueve subregiones del departamento, de acuerdo con el pronóstico del Ideam.


Las fuertes lluvias siguen azotando a los municipios de Antioquia. En las últimas horas, cuatro familias del occidente del departamento se salvaron de morir luego de que sus residencias colapsaran. De acuerdo con el reporte de los organismos de socorro, la emergencia fue generada por una falla geológica en el terreno que las sostenía.

El incidente tuvo lugar en el sector El Divino Niño de Ebéjico y el momento exacto fue registrado en un video que da cuenta de la dimensión del desprendimiento: la montaña que sujetó las viviendas por varios años empezó a ceder y, a su paso, se llevó por delante las habitaciones que alcanzó a agarrar. Desde el vacío se levantó una nube de polvo.

El Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres de Antioquia aclaró que no hubo personas lesionadas ni víctimas mortales porque el movimiento en masa ya había sido advertido por el grupo técnico. En consecuencia, los ocupantes de las residencias implicadas evacuaron cuando llegaron los primeros llamados de alerta.

Fueron seis familias las que tuvieron que dejar su propiedad al margen de la montaña que, por la saturación del agua que cayó en el primer semestre de 2022 y cuyo margen de penetración no se pudo filtrar, presentó inestabilidad y los amenazó con derrumbarlos junto al techo que los cobijó, tal como ocurrió en la tarde de este lunes.

El mandatario de los antioqueños, Aníbal Gaviria Correa, resaltó que las políticas de prevención resultaron efectivas en esta población del occidente, golpeada por la primera temporada de lluvias. “Qué triste para una familia perder su vivienda, su patrimonio, sus cosas, pero lo más importante es no perder la vida”, escribió el gobernador en Twitter.

Esa suerte no la han tenido 52 personas que, en lo que va corrido de este año, han fallecido en medio de escenarios asociados a las precipitaciones. En la lista de víctimas aparecen menores de edad, jóvenes y adultos que fueron sorprendidos por deslizamientos de tierra, avenidas torrenciales, vendavales, inundaciones y descargas eléctricas.

Ahora bien, con base en los pronósticos del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam), las lluvias continuarán descargándose con intensidad en las nueve subregiones de Antioquia, donde el número de afectados ya escaló a las diez mil personas que han perdido sus viviendas y enseres, tal como pasó en Ebéjico.

El último informe presentado por esa corporación que le mide la temperatura al tiempo da cuenta de que el municipio de San Roque está en alerta roja por probabilidad de movimientos en masa en las zonas urbanas y rurales, por lo que el consejo de gestión del riesgo está en la obligación de activar los mecanismos para prevenir estragos.

Mientras que otras 30 poblaciones están marcadas con alerta naranja que se extiende por el Atrato Medio, Bajo Cauca, Nordeste, Norte, Occidente, Oriente, Suroeste y el Valle de Aburrá. En el documento aparecen los nombres de los pueblos que más han padecido el comportamiento de la naturaleza: Caucasia, Bello, Cañasgordas, Uramita y Urrao.

Además, las alertas hidrológicas están fijadas sobre los afluentes que recorren los municipios del nordeste de Antioquia. Por ejemplo, el alto nivel del río Nechí tiene amenazas de crecientes súbitas en la cuenca baja y sus directos. En efecto, la autoridad recomendó especial atención en Nechí, El Bagre, Segovia y Zaragoza. De igual manera, el recorrido del río Cauca entre el corregimiento de Puerto Valdivia y Nechí.

Ahora bien, el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres informó que, recientemente, los municipios de Bello y Cañasgordas reportaron incidentes por las fuertes lluvias: deslizamientos de tierra que golpearon a más de mil familias en ambas poblaciones.