Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Opinión

  • | 2019/11/16 01:50

    El trueno de Zeus

    “Efectivamente es Diego Cadena -admitió Zeus- lo confundí con otro abogado porque tengo varios abogados por los procesos penales que cursaron en contra mía”.

COMPARTIR

Escucha este artículo
ES EN

*El audio de este artículo está hecho con inteligencia artificial.

Un militar condenado a 40 años de prisión sería la pieza clave para descubrir cómo trabaja la red de falsos testigos que favorece a poderosos personajes y perjudica a quienes se atreven a denunciarlos. Se trata de una operación transnacional que funciona en cárceles de Estados Unidos y Colombia, a través de envío de cartas notarizadas, convenientes videos, o declaraciones procesales absolviendo a políticos y sus allegados, o desacreditando a quienes atestigüen en su contra.

El protagonista de un pedazo de esta historia se llama Juan Carlos Rodríguez Agudelo. Alcanzó el grado de mayor del Ejército y es más conocido como Zeus, un alias que marcó su vida militar y delincuencial. Zeus ha sido uno de los oficiales mejor preparados del Ejército colombiano. Fue entrenado en inteligencia y recibió cursos de fuerzas especiales que lo convirtieron en una casi infalible máquina de guerra.

Lo malo es que se torció. Zeus recorrió al mismo tiempo buena parte del país y varios capítulos del Código Penal.

Está judicialmente demostrado que se asoció con grupos paramilitares y participó en ejecuciones, presentando a sus víctimas como dados de baja en combate. Él aclara, sin embargo, que no mató personas a las que llama “desechables”:

“De las imputaciones que realizaron las diferentes fiscalías de derechos humanos, me imputaron el delito de homicidio en persona protegida por haber capturado a milicianos vivos, haberles sacado la información y posteriormente haberlos ultimado. Eso quedó demostrado en todos los autos condenatorios. Pero los falsos positivos de yo ir a recoger civiles, o desechables, o drogadictos e irlos a presentar como bajas en combate, no”.

Su vida criminal no paró ahí. Zeus puso sus conocimientos como militar de élite al servicio del narcotráfico. En una memorable entrevista lograda por el periodista Arnulfo Méndez para Noticias Uno, el mayor Rodríguez reconoció que su patrón ha sido el capo del Norte del Valle, Diego León Montoya, alias Don Diego, quien hoy paga una pena de 45 años de prisión en una cárcel de Virginia en Estados Unidos: “Es bien sabido que yo estuve en las filas de don Diego”.

Zeus también fue protagonista del escándalo de ‘Tolemaida Resort’, una investigación de SEMANA que puso en evidencia que una cárcel militar había sido convertida en un barrio de cabañas de lujo donde hacían escandalosas fiestas y negocios de todo tipo. (Ver: Tolemaida Resort)

El nombre de Zeus volvió a salir a la palestra esta semana. Esta vez porque la Fiscalía pide investigarlo –junto con otras seis personas– por falsedad testimonial a raíz de una declaración suya tratando de descalificar al principal testigo en el juicio contra Santiago Uribe Vélez.

“Efectivamente es Diego Cadena -admitió Zeus- lo confundí con otro abogado porque tengo varios abogados por los procesos penales que cursaron en contra mía”.

En ese proceso, Zeus aseguró que la invitación a declarar a favor del hermano del expresidente Uribe le llegó por intermedio de alguien a quien él llama “el doctor Diego”:

–¿Y por qué el doctor? ¿Cuál doctor Diego?– le preguntó el fiscal del caso en una diligencia en febrero de 2018.

Diego es el abogado que yo utilicé para mandarle a Diego León Montoya la razón que fue el que me la trajo –respondió Zeus bajo la gravedad del juramento– Él me dijo que si estaba interesado en decir la verdad que iba a conseguir el radicado de la investigación, que él fue el que me la trajo. Yo hago el oficio con ese radicado y envío esa carta al fiscal general de la nación.

Con la venia del señor juez y de los aquí presentes –insiste el fiscal– también hay documentación remitida a la Fiscalía, donde alguien que se hace llamar Diego Javier Cadena Ramírez ofrece su declaración dentro del Proceso 36798. ¿Es ese Diego al que se refiere?

Sí señor, ese es el Diego al que yo me refiero.

El condenado mayor Rodríguez confirmó plenamente la identidad del doctor Diego:

Efectivamente es Diego Cadena –admitió Zeus– lo confundí con otro abogado porque tengo varios abogados por los varios procesos, investigaciones penales que cursaron en contra mía.

En la misma diligencia, Zeus informó que le había firmado un poder al doctor Diego con un propósito específico:

–Para que adelantara unos procedimientos eh... eh... de postulación ante la Justicia Especial, ante el Secretariado de la Justicia Especial para la Paz (sic), Néstor Raúl Correa.

–¿Actualmente es su abogado? –interrogó el fiscal

–Sí señor.

El que tenga ojos para ver, que vea.

P.D.: Todos los colombianos tienen derecho a la protesta pacífica. En el pasado gobierno, en este y en todos. Las autoridades deben proteger a los manifestantes de los autodenominados “grupos antidisturbios”. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

05

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.