opinión

Columna de Álvaro Jiménez
Columna de Álvaro Jiménez - Foto: Juan Carlos Sierra

Francia presidenta

Franqueza parece venir de Francia. Esperemos que además de valiente y buena líder, demuestre ser una candidata esforzada que sorprenda por su capacidad de unir a diversos siendo fiel a si misma y a su historia.


Por: Álvaro Jiménez M

Francia Márquez. La líder caucana que ha visto asesinar a familiares y amigos por violencias de todo tipo.La misma mujer negra que la semana anterior enterró en Cali a su sobrino asesinado en uno de los barrios donde ser negro, joven y pobre incrementa el riesgo de morir a balazos o degollado. Francia, la premio nobel ambiental que ha enfrentado la minería ilegal en defensa del ambiente y los derechos colectivos en el norte caucano en municipios como Buenos Aires, Suárez o Santander de Quilichao.

Sí, la que sufrió un atentado con granadas en 2019, la misma que se graduó de abogada en la Universidad Santiago de Cali a punta de esfuerzo personal; la que ha imprecado a Iván Duque por pusilánime frente al desangre en las regiones en las que el partido de gobierno decidió volver trizas el acuerdo de paz. La negra a la que muchos desprecian por haber acompañado a Gustavo Petro en las elecciones y a quien los pueblos afro del Pacífico desde Ecuador hasta Panamá y los indígenas respetan por su solidaridad con la causa étnica.

Esa negra joven y valiente ha decidido decirle al país que quiere ser presidenta de Colombia. No plantea que la solución a las diferencias sea dividir al país en uno para los negros, otro para los indígenas y otro para los mestizos, como propuso hacer con el Cauca la senadora de “clase, abolengo y tradición” Paloma Valencia, quien será una de sus antagonistas.

No. Francia plantea lo contrario. Al finalizar sus comunicaciones escritas o verbales dice: “Soy porque somos” en alusión a lo colectivo, a ser resultado de un proceso y no nacida de la “genialidad” de un caudillo o la abundancia de chequeras familiares que dan poder y acceso.

 Francia bueno es reconocerlo, fastidia a muchos: a las familias notables del Cauca y del Valle del Cauca que la consideran una “resentida social”, fastidia también en algunos movimientos sociales y en lo que ahora en política llaman “el centro”, fastidia como lo hace monseñor Darío Monsalve en Cali porque sus afirmaciones incomodan y llaman “radicalismo” sus palabras duras, concretas que enervan la institucionalidad.

Francia canta la tabla sin rodeos, “sin respetar pinta” va soltando sus verdades a diestra y siniestra, esto es a izquierda y derecha; es clara en que la violencia no debe seguir siendo el destino inevitable de la sociedad; tiene una agenda ambiental más allá de la paz y de las negociaciones; se ha ganado a pulso ser referente con poderes industriales, políticos e internacionales en el debate por el cambio climático.

Hay quienes como Francia Márquez piensan que el país necesita un cambio de fondo en las estructuras, en la política de las armas, en la visión económica y especialmente en aquella costumbre repetida de decir todo el tiempo, que hay que dar voz a los que no la tienen.

Lo que hay que hacer es dársela. Francia es esa voz.

Ya veremos si el país continúa dejándose asustar con el “coco” del castrochavismo repetido una y otra vez. Ya veremos si se continúa dejando en manos de odiadores, yuppies y tecnócratas un país que no ha hecho más que padecerlos.

Llegó el tiempo de otros intereses en el poder, el tiempo de liderazgos de los excluidos de siempre en el gobierno para construir uno que los interprete, reconozca y ejecute para ellos antes que para los intereses de esas 40 familias que han dominado a este país y lo han hecho bastante mal. 

Sabemos que han sido antidemocráticos y criminales manteniendo la violencia como eje de su poder, haciendo la guerra por más de 50 años y pretendiendo perpetuarla hoy por más tiempo. Por eso es interesante que una mujer, madre, líder, negra, joven y valiente diga quiero ser presidenta al contrario de todos los políticos, que siempre dicen: “Si el pueblo me pide, lo pienso”.

Franqueza parece venir de Francia. Esperemos qué además de valiente y buena líder, demuestre ser una candidata esforzada que sorprenda por su capacidad de unir a diversos siendo fiel a si misma y a su historia.

Bienvenida Francia como candidata. Bienvenida al escenario electoral donde ser mujer, negra, pobre y rebelde ha sido una desventaja.

Adenda: En Samaniego, los crímenes y la indolencia se repiten. Desde el año 2002 organizaciones sociales y comunitarias nacionales, internacionales y de este municipio de Nariño hemos insistido en desarrollar acuerdos humanitarios especiales sobre minas antipersonal y un Pacto Local de Paz. Desde 2002 hasta hoy se ha discutido en Quito, en La Habana con todos los gobiernos nacionales involucrando comisionados de paz, vicepresidencia, FFAA y delegados del ELN con testigos y apoyos de comunidad internacional.

No ha habido voluntad suficiente para el acuerdo, el resultado son los muertos. ¿Hasta cuándo? Hasta cuando la violencia y la injusticia contra una persona se convierta en motivo de atención para el resto de la sociedad.

@alvarojimenezmi