Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Opinión

  • | 2019/05/14 06:54

    Le está cogiendo la tarde presidente

    Los tiempos largos de las sociedades pasan casi inadvertidamente. Los de la política y los gobiernos suelen ser más atropellados, y los de este gobierno en particular son notoriamente desacompasados.

COMPARTIR

Para comenzar, nuestra política exterior actual se mueve y se decide con el calendario y el reloj de Washington. La Cancillería le apostó ingenua y arriesgadamente a una precipitada caída de Maduro, encabezando una cruzada latinoamericana, subordinada a los movimientos de la estrella polar: que intervención si, que intervención no, que vamos a ver. No le puso años o meses, sino días al régimen de Maduro. No obstante, la persistencia de este en el poder es ahora una cuenta de cobro diaria para Colombia, tanto si cae, como si se sostiene. Todo por haber abandonado nuestra  tradicional capacidad y vocacíón negociadora en la arena internacional.

 Para distanciarse del proceso de paz y resolver afanes de gobernabilidad interna, Colombia  jugó a congraciarse con Trump en política de drogas, con costos políticos, ambientales  y de autonomía de largo alcance, incalculables para el país. La respuesta imperial fue ponerle metas al gobierno imposibles de cumplir, y con ello garantizar un gobierno hipotecado por cuatro años a la bolsa de necesidades y conveniencias americanas. En contraste con el trato de aliado que Estados Unidos nos da en el juego de poderes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, trato de siervo aquí en materia de drogas, justicia y paz.

Y más allá de lo dicho, mientras los tiempos de las incertidumbres u oprobiosas realidades internacionales se le alargan al gobierno, los tiempos de las urgencias nacionales se le acortan. Se le hunden las objeciones a la paz. Naufragan tempranamente la reforma política y la reforma a la justicia. Y el Plan de Desarrollo pasa, inesperadamente, solo porque, más que plan nacional  de desarrollo, es un mosaico de transacciones clientelistas con las regiones.

 Nadie está interesado presidente en que el país y la paz se deshagan en sus manos. Pero para evitarlo, necesitamos una política que nos congregue nacional e internacionalmente como nación soberana. Porque, hablando de tiempos largos y tiempos cortos de la política, hay otros que son vertiginosos: los tiempos de la violencia, especialmente contra líderes sociales y desmovilizados, por toda la geografía nacional. El tiempo de la inacción de horas y días, se paga con muertos aquí y allá.

Dése prisa, señor presidente, que la muerte le está sacando demasiada ventaja a la vida.

 

@GSanchez2019

 

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1941

PORTADA

Traición en el búnker de la Fiscalía

SEMANA revela el escándalo de espionaje en la Fiscalía General de la Nación. Atentados, amenazas y seguimientos hacen parte de este entramado de corrupción que la propia entidad trata de desterrar.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1941

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.