opinión

Aurelio Suárez Montoya. Columna Semana
Aurelio Suárez Montoya. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA PARDO

Tasa de cambio moral y petrismo

Armado el rompecabezas, se colige que, el petrismo en el todo vale para un éxito rápido, acudió a lo que Édgard Revéiz denomina tasa de cambio moral.


Por: Aurelio Suárez Montoya

Uribe propuso en agosto de 2021 una amnistía general. Gustavo Petro dijo que coincidía y la perfumó con el “perdón social” del filósofo posmoderno Derrida: “El perdón social e histórico es un momento casi irrepetible para las sociedades. Pero antes de una amnistía debe haber devolución de todos los bienes a los despojados y verdad completa” (La Silla Vacía).

No es nuevo. En 2007, en el debate sobre paramilitarismo en Antioquia, Petro esbozó “un acuerdo de verdad que sonaba a impunidad y punto final” (SEMANA, 20/4/2007) y tuvo beneplácito de Mancuso. Volvió a proposiciones similares en 2011 y 2015 (@mcestupinan, 13/4/2022) y el 12 de abril de 2022 en Aguachica planteó “una JEP para narcotraficantes” (ver video). El “perdón social” pertenece a su ideario contemporizador.

Esa indulgencia resuena cuando parapolíticos se han frustrado pidiendo pista en la JEP, y ladrones del erario y cerebros criminales cumplen largas penas. A Kiko Gómez, por ejemplo, se le rechazó la primera solicitud y, aunque se reconsideró (Cuestión Pública, 12/4/2022), solo cubre delitos menores que no lo salvan del presidio por 55 años. Álvaro García, después de admitido, fue expulsado por no aportar verdad nueva y detallada (Caribe Noticias, 3/3/2022) y seguirá preso 40 años. Tampoco fue aceptado el exalcalde de Villavicencio Germán Chaparro y paga 39 años por homicidio. Conviven en el patio Ere Sur de La Picota con otros, como el exsenador Martín Morales, quien, fuera de tráfico de narcóticos y armas y homicidio, está untado del “cartel de la toga” y condenado a 25 años de cárcel (Asuntos Legales, 3/11/2018).

En su nombre, Iván Moreno, del “carrusel de la contratación” en Bogotá, con Morales, Chaparro y Ronald Housni, exgobernador sanandresano sancionado a siete años por corrupción, firmaron el 2 de marzo de 2022 una carta al abogado de Kiko, Pedro Niño, para “tratar (...) temas (que) contribuirán a construir un nuevo país”. Enuncian seis, todos tocantes con la justicia (ver documento).

No es esa sola carta. El diario La Razón.co dice que “presos de nueve cárceles” enviaron otra en la que le piden amnistía a Gustavo Petro. Expresan que “hemos venido impulsando (...) la campaña política (...) por él (sic) Pacto Histórico y (…) en favor del candidato Gustavo Petro” y que “creemos firmemente qué (sic) merecemos otra oportunidad, de resarcimiento, de justicia alternativa y restaurativa, de rebaja de penas, de amnistía e indulto”.

Se forjaba intercambio de votos por beneficios jurídicos para penados sin distingo alguno.

El 11 de abril Petro afirmó que su hermano Juan Fernando estaba “hablando con Iván Moreno” porque “nos ha sugerido” ser “constructor de (…) perdón social” que “se está discutiendo dentro de las cárceles” (Sigue La W, 11/4/2022). El 13 de abril (La W, 3 p. m.) la abogada Cielo Rusinque, vocera petrista, reiteró que “esa invitación (…) se atiende para escuchar lo que tienen que decir o en qué medida pueden aportar”. Es decir, el Pacto Histórico decidió dar trámite a las cartas.

Noticias Caracol, el mismo día, divulgó los asistentes a la reunión del 8 de abril, reconocida por Rusinque y Petro, donde “se habría hablado de una reforma de la justicia que incluiría rebaja de penas para corruptos y la supuesta eliminación de jueces de ejecución de penas” (Noticias Caracol, 13/4/2022).

Juan Fernando contó en diálogo con SEMANA, al mediodía de ese 13, que los presos le dieron un documento para el candidato, que preguntaron “¿Qué significa perdón social?” y que aspiran a la “esperanza de segunda oportunidad”. Contrario a lo destacado dos días antes por Petro y Rusinque, dijo que su misión “era independiente”, que “no se sabía que él iba a ir” pese a la obvia presunción sobre el carácter político de la diligencia (SEMANA, 13/4/2022).

Al sentir estallar la tempestad sobre su cabeza por el disparate, el candidato arrancó una saga de desmentidos para construir otro relato. El medio digital @Ultimahoracol, en el video “Petro contra Petro”, sumó 14 (ver en Instagram) y hay otras tantas más cometidas en la condescendiente entrevista de la revista Cambio el Viernes Santo. Ahí Petro convino con los periodistas que fue “papayazo”, o un “a mis espaldas” o un “me acabo de enterar”, sin descartar el “entrampamiento”, versión reforzada con un testimonio radial del convicto Germán Chaparro (La W, 18/4/2022) y sostenida frente a los nuevos bullicios.

Armado el rompecabezas, se colige que, el petrismo en el todo vale para un éxito rápido, acudió a lo que Édgard Revéiz denomina tasa de cambio moral, la manipulación de la justicia, como se ha hecho por décadas “en la preferencia social que han tenido los gobiernos (…) respecto a la sanción que debe darse a los delitos que más afectan a los ciudadanos”. Una censurable y dañina adopción.