Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/25/2010 12:00:00 AM

El que no arriesga, no gana

Es mejor arriesgar un huevo para sacar un pollo, que reelegir lo malo conocido por miedo a lo bueno por conocer.

El que no arriesga, no gana Margarita Batlle
Antes del No de la Corte Constitucional a la re- reelección era común escuchar que “no había candidatos”. Hoy, en una coyuntura diferente, más allá de las falencias del debate de pasado martes trasmitido por RCN, podemos afirmar que sí hay candidatos y que éstos se dividen en dos grupos: los que le apuestan a mantener el status quo y los que quieren desafiarlo.

Entre los primeros están quienes presentan sus propuestas como una versión remasterizada de la famosa pirámide conformada por la seguridad democrática, la confianza inversionista y la cohesión social, que tanto ha defendido el Presidente. La clave parece residir en cuál de los candidatos que busca reencarnar al presidente Uribe logrará hacerlo de manera más exitosa. O sea que, una vez descartada la re-reelección, la única opción parece ser reelegir a Uribe encarnado en otro personaje, es decir, elegir a una nueva versión del actual mandatario. Esta versión, sin embargo, parece una copia desmejorada, con menos capacidades y una inteligencia política mucho más relativa. ¿Será que el único antídoto posible para los males de este país es la seguridad democrática?

La parapolítica, el escándalo de Agro Ingreso Seguro, los mal llamados “falsos positivos”, la Yidispolítica, el desempleo, el desplazamiento, las chuzadas, entre otros cuestionamientos al actual Gobierno, demuestran que hay mucho sobre lo que trabajar, y hacen necesaria la búsqueda de nuevos horizontes políticos. Esos hechos responden con un rotundo No al interrogante planteado arriba.

Al pensar en esto surge la pregunta sobre la alternancia como fundamento central de la democracia, pensando si esta alternancia debe ser una solamente formal, de personas en el sillón presidencial, o también una renovación de ideas y políticas. ¿Será que es cierto que “más vale malo conocido que bueno por conocer”, o encajaría mejor en esta coyuntura política el refrán que dice que “el que no arriesga un huevo no gana un pollo”?

Aquí aparece el segundo grupo de candidatos: los que desafían de manera más o menos decidida, el status quo. Así, el propósito de lograr una Colombia más justa, una cambio seguro, la necesidad de gobernar por medio de un gran consenso social, la igualdad de oportunidades, aparecen como propuestas renovadoras y refrescantes frente a un modo de hacer política que ha demostrado falencias al por mayor. En ese sentido, como quedó claro en el debate del pasado martes, la idea no es barrer con lo logrado por la actual administración, ni cuestionar sus logros, sino construir a partir de nuevas ideas y nuevas propuestas; de eso viven las democracias.

Los países y los contextos se renuevan; Colombia no es la misma que hace 10 años. Las soluciones deberían ir de la mano de estos cambios. Es mejor no repetir los ensayos que han demostrado ser perjudiciales para amplios sectores de la sociedad, en detrimento de otros. Se necesitan planes de gobierno claros, candidatos serios con reputaciones intachables y partidos organizados que los respalden… hoy, una vez pasó el “embrujo de la reelección” se puede decir que hay candidatos y hay opciones políticas.

No nos obnubilemos buscando un nuevo Uribe o el líder carismático que llegue a salvar mesiánicamente al país, necesitamos refrescar la política, recuperar la institucionalidad, abrir los espacios de debate y así construir una sociedad menos desigual y más democrática.

Por todo esto, yo prefiero arriesgar…


*Margarita Batlle es Docente Investigadora Universidad Externado de Colombia. Máster en Estudios Latinaomericanos y Candidata a Doctora en Ciencia Política por la Universidad de Salamanca, España.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.