política

Elección de contralor: partidos políticos destapan sus cartas definitivas

Este jueves, el Congreso escuchará en audiencia a los 10 candidatos en contienda.


Después de demandas, discusiones judiciales e intrigas políticas, la elección de contralor empieza a llegar a su recta final. Este jueves el Congreso deberá escuchar en audiencia a los 10 candidatos seleccionados, lo que será la última oportunidad para los aspirantes a suceder a Felipe Córdoba antes de la elección final este 18 de agosto.

El pulso está candente. La Contraloría es una de las entidades del Estado con mayor poder y puede entorpecer el rumbo de cualquier alcalde o gobernador con la apertura de un proceso fiscal. Además, uno de los asuntos que más interesa a los congresistas es que cuenta con amplia burocracia: 6.829 funcionarios y un presupuesto que supera el billón de pesos al año.

Los partidos ya empezaron a mover su baraja. Hasta hace una semana picaba en punta en medio de esta carrera la directora de la Dirección de Información, Análisis y Reacción Inmediata (Diari), en la Contraloría María Fernanda Rangel, cercana al contralor Córdoba y quien logró el apoyo en pleno de los liberales, los conservadores, la U y Cambio Radical

Esta decisión de los partidos tradicionales de armar tolda aparte desató una crisis y llevó al petrismo y al Gobierno Nacional, que buscan no dejarse imponer a alguien cercano al contralor Córdoba, a moverse para tratar de desbaratar el acuerdo de apoyo a Rangel. Prada tuvo que llamar a algunos congresistas liberales, conservadores y de La U para tratar de echar para atrás el apoyo a la candidata.

De esta manera, las fuerzas políticas tradicionales le hicieron saber a Petro que no estaban contentos con el escaso juego burocrático que les había dado en el gabinete. Sin duda, se trata de un primer llamado.

Según le dijeron a SEMANA dos congresistas liberales, la semana pasada recibieron llamadas desde el Ejecutivo a indicarles que iban a recibir representación en el gabinete, pero que el gobierno no gusta de la candidatura de Rangel.

Tras la eliminación de Julio César Cárdenas, quien era el aspirante más cercano a Petro, el petrismo y el Gobierno Nacional, tras bambalinas, activaron el plan B, que es Carlos Hernán Rodríguez Becerra, quien fue auditor general, defensor regional del pueblo y diputado en el Valle del Cauca y obtuvo el puntaje más alto entre los 10 candidato en el promedio ponderado revelado por el Congreso.

En los últimos días se ha visto mucho movimiento en los pasillos del Congreso de la República de parte de Rodríguez. Su nombre empezó a ser bien recibido en las bancadas después de los anuncios del presidente Petro en su gabinete este fin de semana.

A los conservadores les entregó el Ministerio de Transporte, en cabeza de Guillermo Reyes, un hombre muy cercano al presidente del Partido Conservador, Carlos Trujillo.

En el caso de los liberales, se dice que las hojas de vida del ministro de Justicia, Néstor Osuna, y la ministra de Vivienda, Catalina Velasco, fueron enviadas por esta colectividad. Aunque algunos congresistas señalan que no se sienten representados por estos nombres.

“Son de (César) Gaviria, pero no son de todo el Partido Liberal”, le dijo a esta revista un representante a la Cámara de la colectividad.

Una situación similar ocurre con la U. Se dice que la ministra de las TIC, Mery Gutiérrez, fue candidatizada por esta colectividad, pero algunos de los miembros de la bancada señalan que esta decisión no fue consultada con el pleno de la bancada.

En todo caso, los anuncios del gobierno parecen estar dando resultados, pues, por ejemplo, los conservadores sostuvieron una reunión este martes en la que decidieron que ya no apoyarán a Rangel y podrían respaldar a Carlos Hernán Rodríguez.

En el Partido Liberal, a pesar de que hay divisiones frente al tema, han empezado a tomar esta misma línea.

Por el lado del Pacto Histórico, lo claro es que a toda costa están moviendo sus fichas para quitarle respaldo a Rangel, así les toque a cambio apoyar a Rodríguez, un hombre que genera resistencia en un sector de la bancada debido a que sería cercano al exsenador Juan Carlos Martínez Sinisterra, condenado a ocho años de prisión por la Corte Suprema de Justicia por parapolítica.

Los que por ahora sí se mantendrían en su apoyo a María Fernanda Rangel son los miembros de Cambio Radical, partido que este fin de semana ratificó su independencia frente al gobierno Petro.

En medio de este pulso, ha empezado a surgir una tercería con el nombre del excontralor de Bogotá Andrés Castro Franco, quien ha empezado sonar entre las bancadas que no gustan ni de Rangel ni de Rodríguez.

El inconveniente que tiene Castro con sectores alternativos es que es del grupo político del excontralor de Bogotá Juan Carlos Granados, quien le impuso en 2016 una multimillonaria sanción a Petro por 200.000 millones de pesos debido a supuestas irregularidades durante su alcaldía en la capital, lo que casi lo inhabilita para ser candidato presidencial.

A partir de este jueves, los partidos ya tendrán que empezar a destapar sus cartas de manera definitiva. Saben que se juegan una de las entidades con mayor poder del Estado y con amplia burocracia. Tener un contralor amigo es dar un golpe sobre la mesa.