política

“Maduro necesita al ELN para sobrevivir, al narcotráfico para manejar su economía, y no los entregará”: Francisco Santos

En diálogo con SEMANA, el exembajador de Colombia en Estados Unidos dijo que Álvaro Leyva es mucho más entregado en una negociación con Venezuela que Gustavo Petro y no defiende los intereses de este país.


SEMANA: ¿Cómo recibió usted la noticia del restablecimiento de los diálogos entre Colombia y Venezuela?

FRANCISCO SANTOS: Primero, se veían venir, me parece que es un diálogo que tiene que ser muy condicionado. No puede ser totalmente entregado porque estamos hablando de una dictadura brutal con la que Petro pretende restablecer relaciones. Segundo, es un cambio radical de política exterior que hay que medir el impacto en toda la batalla geoestratégica que hay en América Latina frente a China, Rusia, Irán y Estados Unidos.

No me cabe la menor duda que a un porcentaje bien importante de Estados Unidos debe tenerlo preocupado este mensaje. Tercero, Venezuela es la Somalia del continente. Allá Maduro no controla el país, a Venezuela lo controla el ELN, las disidencias de las Farc, los colectivos, los narcotraficantes, los militares corruptos. Que no crean que Nicolás Maduro da una orden y se cumple. Allá no es así. Y cuarto, creo que es importante entender que, de todas maneras, habrá inmensas oportunidades económicas, pero que no nos quepa la menor duda que se le está dando oxígeno a Maduro y ese oxígeno viene de parte de Gustavo Petro.

SEMANA: En ese orden de ideas, ¿dónde queda Juan Guaidó?

F.S.: No sé. Eso lo va a tener que definir Gustavo Petro. Ese restablecimiento de relaciones no es con Venezuela, no nos digamos mentiras, es con una partecita de Venezuela. La mayoría de venezolanos no están con Nicolás Maduro. Entonces, está dejando la mitad o la tercera parte de Venezuela por fuera. Y creo que ese es un error inmenso. Si Petro quiere de verdad tener un gran triunfo diplomático, debe jugársela a fondo para que las elecciones del 2024 sean, en Venezuela, transparentes.

SEMANA: Eso, sobre el terreno, ¿qué implica?

F.S.: Un Consejo Nacional Electoral nuevo, soltar todos los presos políticos, libertad de prensa, nuevo registro electoral donde todas las personas que fueron puedan votar. Esos son los temas que Petro tendrá que jugárselas. Sino, lo único que está haciendo es dejar a un dictador que va a joder a Colombia durante los próximos 30 años y eso sería imperdonable.

SEMANA: La Asamblea Nacional de Juan Guaidó dice que Gustavo Petro también debería hablar con el presidente interino. ¿Es conveniente?

F.S.: Debería. Esa asamblea que derrotó a Nicolás Maduro representa a más de la mitad del pueblo venezolano, yo creo que Petro sí debería hablar con Guaidó. Creo que Petro no puede dejar de lado un gobernante que tiene el reconocimiento de más de 50 países, los más importantes del mundo, entre ellos, Estados Unidos. Él no puede hacerse a un lado y desechar algo que se construyó, que existe y es una realidad política.

SEMANA: Conociendo el estilo de Petro, ¿cree que asuma el papel entregado en un diálogo con Venezuela?

F.S.: Espero que no. Pero además le digo una cosa: Gustavo Petro tampoco se entrega, él es mucho más pragmático que eso. Si es un poco por Álvaro Leyva, él sí es mucho más entregado que Petro. Leyva no defiende los intereses de los colombianos, él tiene una mirada distinta, Petro, no. Él es el presidente de los colombianos y todo lo que haga será medido en el nivel de afectación a su país. Por eso, si el cambio de política es para darle aire a la dictadura quedará como una de las peores decisiones de política exterior, como ocurrió con Juan Manuel Santos, él se hizo el de la vista gorda entre 2010 y 2017 frente a todas las atrocidades que ocurrían en Venezuela. La excanciller María Ángela Holguín fue cómplice de eso.

Gran parte de la crisis que hoy enfrenta Venezuela es porque Colombia se quedó callada. Yo aspiro que Petro, que ha sido un gran defensor de derechos humanos- eso hay que reconocerlo- sea un defensor de colombianos y venezolanos.

SEMANA: ¿Cómo vio la designación de Armando Benedetti como embajador de Colombia en Venezuela?

F.S.: Lo importante será la relación de Gustavo Petro con Nicolás Maduro. Ese cordón umbilical tiene una dirección que es de Colombia a Venezuela porque es un oxígeno brutal el que le dará Petro (…).

SEMANA: Cuando Vladimir Padrino habla de cooperación militar entre Venezuela y Colombia, ¿le preocupa?

F.S.: Me preocupa muchísimo porque allá los militares venezolanos tienen al ELN integrado, esa guerrilla hace parte de la fuerza armada bolivariana. Además, gran parte de la instrucción venezolana la están dando militares o contratistas rusos. Y una más, es una fuerza militar que no existe. Allá lo único que hay de fuerza militar es la que reprime o hace negocios ilegales. Eso es plantear algo que no existe, porque allá las fuerzas militares las acabaron.

SEMANA: Por último, hay un tema clave en la negociación y es la frontera y el papel de Venezuela frente al ELN y las disidencias de las Farc. Allá tienen a Iván Márquez, dice la inteligencia colombiana.

F.S.: Lo primero que deberíamos pedir los colombianos es que Nicolás Maduro nos entregue a todos los narcos y guerrilleros que hay allá. El ELN está tranquilo, todas sus cabezas están allá, hay un montón. Esa debería ser de las primeras peticiones. Yo le digo una cosa: estas relaciones no producirán mayores cambios distintos a un comercio y una cosa causal e importante, pero no irá al grano de la relación. Maduro necesita al ELN para sobrevivir, necesita el narcotráfico para manejar su economía y no entregará ninguno de los dos.

Noticias relacionadas