política

Discurso de oposición | “Gustavo Petro, desde el socialismo, gobernará con los postulados de la izquierda radical”: la réplica del Centro Democrático

Las senadoras Paloma Valencia, María Fernanda Cabal y Paola Holguín se encargaron de pronunciar el discurso de oposición al discurso del mandatario de izquierda.


Tal como estaba previsto, el Centro Democrático hizo pública su respuesta al discurso de posesión del presidente Gustavo Petro, como un mecanismo legal por ser el partido de la oposición a la entrante administración.

El pronunciamiento lo leyeron las senadoras Paloma Valencia, María Fernanda Cabal y Paola Holguín, las tres principales escuderas del partido político de derecha.

Valencia, la primera en pronunciarse, se refirió a cinco puntos fundamentales: seguridad, política social, economía, austeridad y oposición.

“Confiamos en nuestras Fuerzas Militares y de Policía, en su irrestricto apego a la Constitución, la ley y los Derechos Humanos. Tenemos una Fuerza Pública civilista, supeditada a los controles institucionales y sociales. Ellos no pueden ser equiparados con estructuras crimínales ni pueden ser minados en su capacidad”, expresó la congresista uribista.

“Colombia tiene que terminar con la puerta giratoria de procesos de desmovilización y desarme, donde es el Estado el que se somete y claudica ante los criminales, que no pagan por sus fechorías, revictimizan a los ciudadanos y terminan nuevamente delinquiendo. La impunidad siempre termina dando mal ejemplo y generando nuevas violencias”, agregó.

De otro lado, Valencia aseguró que la única fuente de riqueza de los países son las empresas, los emprendimientos, y estos requieren seguridad física y jurídica. “Claridad en las reglas de juego. Una tasa impositiva justa. Y estímulo a la productividad”, manifestó.

También pidió austeridad al Estado y le envió un mensaje a los colombianos: “Les reiteramos que sabemos que hoy hay dos visiones diametralmente opuestas de país, que obligan a una oposición democrática, inteligente, sin radicalismo ideológicos ni claudicaciones de principios; sin debilidad frente a la posverdad ni renuncia a la búsqueda permanente de la verdad verdadera”.

Por su parte, la senadora María Fernanda Cabal dijo que responden a lo que Gustavo Petro dijo en su discurso y también a lo que no dijo. “Y a lo que vimos comenzando por un video en el que se insiste en el mensaje subliminal de igualar a los peores criminales de la patria con los soldados y policías de Colombia, nuestros héroes”.

La controvertida senadora aprovechó el escenario para referirse a la orden que impartió el ministro de Defensa, Iván Velásquez, de no llamar héroes a los uniformados en Colombia.

“¡Sí hay héroes en el país!, presidente Gustavo Petro y señor ministro de Defensa. Los héroes de la patria surgieron el 7 de agosto de 1819 en la Batalla de Boyacá, como una estirpe heroica que llega hasta nuestros días, el glorioso Ejército Nacional, el mejor de Latinoamérica, entrenado durante décadas en las selvas de Colombia, enfrentando a los criminales que este país desmemoriado repudió en febrero de 2008, en la mayor manifestación de nuestra historia, cuando Colombia le dijo ¡no más! a los mismos criminales que hoy se sientan en el Congreso y, desde allí, se atreven a tildar de delincuentes a nuestros héroes, los soldados y policías de la patria (...)”, expresó.

Cabal también se refirió a la propuesta del gobierno Petro de trasladar a la Policía del Ministerio de Defensa al Ministerio de la Paz que creará el Congreso en los próximos meses.

“¿Qué se pretende con su traslado a otro ministerio?, ¿acaso disminuir su capacidad de enfrentar el crimen?, ¿acaso limitar su capacidad de inteligencia y cercenar sus funciones de policía judicial?, ¿acaso convertirla en un cuerpo civil desarmado, en una policía política, más ocupada en cazar opositores que en perseguir criminales? La sociedad que no honre a sus héroes, dejará de tenerlos”.

La seguridad interna- según la senadora- tiene un factor común: el narcotráfico, “aunque muy poco se habló de narcotráfico en la campaña electoral ni en la propuesta política que hoy gobierna al país, como no sea para descalificar la fumigación con glifosato como una de las estrategias para combatirlo, que desde el gobierno Santos hace sonreír y frotarse las manos a las mafias; y para dar pasos hacia el perdón social de los narcotraficantes”.

A renglón seguido se formuló varios interrogantes: “¿Quién asesina a los líderes sociales y ambientales en lo que ahora llaman “La Colombia profunda”, donde las mafias tienen sus guaridas, sus cultivos, sus laboratorios y sus rutas? ¿Quién desplaza y confina a comunidades enteras por temor a la violencia desatada por el control territorial? ¿Quién detenta el control social y político de la población, criminalizada por las mafias que convirtieron a los campesinos en esclavos de la coca?”.

Según ella, “se engaña el recién posesionado Gustavo Petro si piensa que la solución a las drogas va a llegar gracias a la concertación con las comunidades, como se lo pidieron algunas de ellas en su bautizo espiritual. Se engaña el nuevo gobierno si piensa que se puede negociar con el crimen, porque a 153 dólares el gramo de cocaína en las calles de Estados Unidos, por el acogimiento de un capo nacerán dos nuevas cabezas”.

María Fernanda Cabal dijo además que el líder de izquierda, a diferencia de Juan Manuel Santos, no va a conseguir un nuevo mejor amigo, sino que se reencontrará con sus viejos amigos de la izquierda latinoamericana. “Se ve venir un realinderamiento de las relaciones internacionales, que ojalá no sea en la línea del socialismo latinoamericano más radical, como Nicaragua y Venezuela, esta última hipotecada económicamente a China, militarmente a Rusia, políticamente a Cuba y con la asesoría cercana del terrorismo Iraní”.

En su discurso de réplica al discurso de Gustavo Petro, Cabal recordó que hace 10 años, Juan Manuel Santos prometió una paz estable y duradera que, según ella, nadie ha visto y nadie verá mientras haya narcotráfico en Colombia.

“Fue alto el precio que pagamos los colombianos por lo que realmente fue un Acuerdo de impunidad con un grupo narcoterrorista que atacó al país durante décadas. Hoy nos hablan de una paz total, y el precio que se le pide a los colombianos es todavía mayor, porque se pretende negociar con todas las grandes mafias de narcotraficantes, incluidas disidencias, elenos y Marquetalias (...)”, destacó.

Advirtió que el gobierno busca negociar con mafiosos y corruptos. “¡Punto! Nos opondremos con determinación a que se sigan golpeando los cimientos del edificio de la justicia. Ya lo quemaron una vez, no permitiremos que pretendan derribarlo, porque si cae la justicia…, cae la democracia”, precisó.

Cabal también se refirió a las primeras movidas políticas del gobierno de Gustavo Petro para alcanzar las mayorías legislativas.

“Dicen que al desayuno se sabe cómo va a ser el almuerzo, y muy pronto conocimos el desayuno, con los duros enfrentamientos y las triquiñuelas entre los miembros de la coalición de gobierno para hacerse con la torta grande de la Contralorías. Estamos frente a una nueva marca de mermelada y nos corresponde, como oposición declarada de acuerdo con la ley, asumir en solitario la lucha contra la corrupción, paradójicamente frente a quienes enarbolaron esa bandera y hoy no encuentran cómo explicar su cambio de principios”, destacó.

Por su parte, la senadora Paola Holguín aseguró que “Colombia tiene que terminar con la puerta giratoria de procesos de desmovilización y desarme, donde es el Estado el que se somete y claudica ante los criminales, que no pagan por sus fechorías, revictimizan a los ciudadanos y terminan nuevamente delinquiendo. La impunidad siempre termina dando mal ejemplo y generando nuevas violencias. Se requiere un Estado capaz de garantizar el balance entre paz y justicia. Y para lograr esa paz, un tema fundamental es la derrota del narcotráfico, que es la fuente de financiación más importante de las estructuras criminales”.

Junto a Paola Holguín y Paloma Valencia concluyeron que no quieren ser una oposición como la que sufrieron, “apostándole al fracaso del gobierno para hacerse viable. Queremos ser serios, propositivos, respetuosos con las personas, pero firmes y francos con los argumentos. Hemos construido y seguiremos aportando. El Centro Democrático se constituye como la oposición democrática”.

Después de las tres intervenciones, la senadora Paloma Valencia tomó nuevamente la palabra y concluyó: “Hoy también millones de colombianos nos sentimos con incertidumbre y miedo. Presidente Petro: usted es hoy Presidente de Colombia. Usted decidirá si sigue el camino de ignorar a media Colombia. Su capacidad de escuchar y conciliar, de e comprender e incluir determinará este nuevo rumbo. Tenemos reparos sobre muchos temas”.

Noticias relacionadas