Tendencias
Bogotá recibió este reconocimiento por su programa de Agricultura Urbana y Periurbana.
Bogotá recibió este reconocimiento por su programa de Agricultura Urbana y Periurbana. - Foto: Jardín Botánico de Bogotá

medioambiente

Bogotá recibió importante premio internacional por ser una ‘ciudad reverdecedora’

La capital del país se ganó el galardón de la Asociación Internacional de Productores Hortícolas – AIPH, por encima del área metropolitana de Perth en Australia y de París, en Francia.

El programa de Agricultura Urbana y Periurbana de Bogotá obtuvo el primer lugar en la versión 2022 del reconocimiento Ciudades reverdecedoras, que otorga la Asociación Internacional de Productores Hortícolas – AIPH, en la categoría Living Green for Biodiversity (Viviendo verde para la biodiversidad).

El reconocimiento se hizo en el marco del Foro de Líderes de la UICN, realizado en Isla de Jeju, en Corea.

De acuerdo con el Jardín Botánico de Bogotá, entre los criterios considerados por los organizadores para otorgar este reconocimiento estuvo “abordar la pérdida de especies, hábitats, salud de los ecosistemas y diversidad genética”, en el cual la capital del país mostró una gestión integral y participativa.

El Programa de Agricultura Urbana, liderado por el Jardín Botánico de Bogotá José Celestino Mutis, superó los proyectos Ciudad de Victoria Park, del Área metropolitana de Perth de Australia, y Direction des Espaces Verts et de l’Environnement – DEVE, de París, en Francia. Estos compitieron en la citada categoría y fueron elegidos por los organizadores por su enfoque para “actuar localmente y contribuir globalmente a la conservación de la biodiversidad mundial”.

Conviene destacar que los premios AIPH World Green City 2022 tienen por objeto reconocer los programas y las políticas públicas enfocados al uso de plantas y recursos naturales, y la forma en que las autoridades urbanas promueven su aplicación, impacto social, aprovechamiento comunitario y ambiental.

La AIPH es una organización internacional cuyo origen se remonta a los tres años siguientes al final de la Segunda Guerra Mundial, que surgió como alternativa para motivar la reactivación de sectores y prácticas que aportaran al desarrollo y la dinamización económica necesaria para la posguerra.

En tal sentido, organiza periódicamente reconocimientos, concursos y festivales que tienen como eje estructural la reivindicación y valoración de las plantas y los recursos naturales como elementos básicos para el bienestar social, cultural y económico de las ciudades.

¿Cómo avanza el Programa de Agricultura urbana y Periurbana de Bogotá?

En el propósito de reverdecer a Bogotá, el gobierno distrital de la alcaldesa Claudia López se dispuso a fortalecer el programa distrital de agricultura urbana y periurbana para contribuir a la seguridad alimentaria, hacer frente a los desafíos del cambio climático y promover la construcción de tejido social.

Por ello, desde 2020 reactivó esta línea que se viene implementando a través del Jardín Botánico de Bogotá, como parte del modelo de fortalecimiento de las coberturas vegetales de la ciudad, entendidas como arbolado, jardines y huertas. Esto, a partir del aprovechamiento de espacios para sembrar plantas aromáticas, condimentarias, medicinales, frutales, ornamentales y promoviendo el intercambio de saberes, la sostenibilidad ambiental, la seguridad alimentaria y los encadenamientos productivos.

Así las cosas, a la fecha, de acuerdo con información entregada por el Jardín Botánico, se han establecido cerca de 9.310 huertas en escuelas, instituciones, empresas, áreas comunes, así como en espacios que transforman y les dan vida a zonas golpeadas por la violencia y la inseguridad, como las implementadas en el centro de Bogotá en las localidades de Los Mártires y Santa Fe.

De igual modo, el Jardín Botánico manifestó que se han brindado más de 24 mil asistencias técnicas y capacitado a 15.200 participantes en los procesos de formación en agricultura urbana y periurbana, aportando a la reactivación económica de la ciudad con los mercados campesinos agroecológicos, que se desarrollan los primeros fines de semana de cada mes de la mano con la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico, en el marco de la estrategia Bogotá es mi huerta, que es la expresión de una ciudad que se reinventó y reactivó a través de las manos de sus agricultores urbanos.