medio ambiente

Día del río Bogotá: ¿cómo avanza su descontaminación?

El Acueducto avanza con la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales Canoas.


Este jueves, 12 de mayo, se celebra el Día del río Bogotá, una oportunidad para que todos los ciudadanos se comprometan con su cuidado y, en conjunto con el Distrito, con un único propósito: su recuperación.

El mejor homenaje que le podemos hacer al río es descontaminarlo, ese es el compromiso de la Administración, incluso lo tenemos en el Plan de Ordenamiento Territorial y en el Plan de Acción Climática”, manifestó la alcaldesa Claudia López.

Así mismo, aseguró que “la ciudad está lista” y solo depende de que el Concejo autorice el cupo de endeudamiento solicitado para poder abrir la licitación de la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales Canoas, proyectada como una de las más grandes de América Latina.

Según explicó la alcaldesa, con esta operación se busca “limpiar todas las aguas negras que llegan por el sistema de alcantarillado de Bogotá y Soacha, para así entregarle agua limpia al río Bogotá”.

Respecto al estado de los principales ríos de la ciudad, que se unen con el de Bogotá (Fucha, Tunjuelo, Salitre y Torca), la Secretaría Distrital de Ambiente destacó los resultados de la más reciente medición de calidad de agua en dichos cuerpos hídricos: por primera vez, ninguno de los tramos de estos ríos registra una calidad del agua en nivel pobre, según el índice WQI (Water Quality Index), que es por el que se rige la entidad.

“Esta Administración ha trabajado de tres formas principales en recuperar y en devolverle al río Bogotá la limpieza y el estado natural que todos estamos buscando: La primera, desde la Secretaría de Ambiente hacemos una labor de control a todos los vertimientos y factores contaminantes y medimos periódicamente cómo está el agua de nuestras cuatro cuencas; este año, por primera vez, encontramos que ninguna tiene un nivel pobre de agua, lo que significa que nuestras acciones están funcionando”, mencionó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

“Continuaremos trabajando con el sector privado y todos los que tienen vertimientos en los ríos, pero es necesario que cada ciudadano tome responsabilidad sobre lo que echa en el sifón para que no llegue a nuestros ríos”, agregó la funcionaria.

Así mismo, Urrutia explicó que otra de las estrategias trabajadas desde la Secretaría de Ambiente tiene que ver con acciones de restauración, como siembra de árboles, jardines y estructuras vegetales que permitan que los ríos recuperen sus caudales. En ese sentido, resaltó que ya han sido sembrados más de 200.000 árboles durante la presente administración.

“El tercero, por su puesto, las megaobras que hace el Acueducto de Bogotá con muchas otras entidades y que nos van a desatracar frente al tratamiento de agua para que ya no llegue más del 70 % del agua de nuestra ciudad directamente a nuestro río”, precisó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

Monitoreos y operativos de control en cuerpos hídricos

Las acciones de evaluación, control y seguimiento a los vertimientos son fundamentales para mantener la calidad del agua subterránea y superficial. En el último año, se han desarrollado más de 1.800 monitoreos de la calidad y cantidad del recurso hídrico, para verificar el cumplimiento de la normatividad ambiental; de estos, 550 corresponden a vertimientos generados por sectores productivos. En 2021 se abrieron 355 procesos sancionatorios por presunto incumplimiento de la norma en materia de vertimientos, y se han impuesto ocho sanciones que superan los 651 millones de pesos.

Desde la entidad se espera que durante los próximos dos años se desarrollen más de 4.400 monitoreos, y se hace un llamado a los establecimientos comerciales, de servicios e industriales para que cumplan las normas ambientales y los valores de referencia para vertimientos al sistema de alcantarillado.

Río Bogotá
La Secretaría de Ambiente destacó que los ríos Fucha, Tunjuelo, Salitre y Torca, los cuales desembocan en el río Bogotá, no presentaron una calidad del agua en nivel pobre, según el índice WQI. - Foto: Prensa Ambiente Bogotá

Megaobras para descontaminar el río Bogotá

Según detalló la Secretaría de Ambiente en un comunicado, a través del Acueducto de Bogotá se han invertido en los últimos 20 años cerca de cuatro billones de pesos para construir un extenso sistema de interceptores que permiten recoger las aguas residuales de los ríos de la ciudad y que las encauzarán a las plantas de tratamiento Salitre y Canoas.

La construcción de la estación elevadora de Canoas alcanza una ejecución del 55 % y permitirá disminuir la contaminación de los ríos Fucha y Tunjuelo. Esta obra, que tiene una inversión de 350.000 millones de pesos, cuenta con la cofinanciación del Gobierno Nacional, CAR Cundinamarca y Enel y con la modificación de la licencia ambiental por parte de la Anla, que pretende tratar el 70 % de los líquidos residuales de Bogotá y el 100 % del área urbana de Soacha, beneficiando a más de siete millones de personas del centro del país.