Tendencias
- Foto: Archivo Semana

tecnología

Bill Gates hace apuesta a tatuajes electrónicos que serían los nuevos ‘smartphones’: ¿cómo funcionarán?

La tecnología está en desarrollo y permitiría el uso de funciones como las llamadas a través del tacto.

La revolución tecnológica está en pleno auge y promete llevar los dispositivos convencionales a otro nivel. Esta vez, la tecnología incorporada a los teléfonos inteligentes podría estar en la piel, un desarrollo que se está probando ahora en el área de la salud.

Durante la historia han sido varios los dispositivos médicos que están incorporados en el cuerpo humano, siendo el más conocido el marcapasos, que ahora se está llevando a la nanotecnología. A este también se suman otros, como los medidores de glucosa o “parches” incorporados al cuerpo que envían información como la presión arterial en tiempo real de los pacientes a sus médicos y otro tipo de comportamientos.

Ahora, las compañías se han fijado en una innovación que cambiaría la relación con la tecnología, trascendiendo de los dispositivos “wearables” a los “tech tats” o tatuajes electrónicos, que se llevan sobre la piel y tienen microprocesadores –al igual que los relojes inteligentes y otros aparatos– para que estén directamente incorporados en el cuerpo

Esta es la nueva obsesión del magnate Bill Gates, creador de Microsoft, quien quiere llevar la tecnología a otro nivel. Lo que ahora se emplea para la recolección de información médica, el multimillonario quiere complejizarlo para que se pueda usar como un teléfono inteligente.

De esta forma, quienes tengan este tipo de tatuajes, que serían temporales y tendrán una tinta especial que combina chips y desarrollos tecnológicos, podrían hacer llamadas, recibir mensajes y compartir ubicación en tiempo real.

Faltaría por lo menos una década para un desarrollo eficaz de estos tatuajes, pero se sabe que contarían con pequeños sensores y rastreadores alimentados con una tinta especial capaz de conducir la electricidad.

Sin embargo, esta tecnología, según han revelado fuentes cercanas a Gates, no tendría nada que ver con la implementación de chips de control poblacional o una variante del desarrollo de la tecnología 5G, de la cual el magnate se ha desmarcado en diferentes ocasiones, en especial desde que inició la pandemia del coronavirus, cuando a través de informaciones falsas se le vinculó con este tipo de conspiraciones tecnológicas.

Sobre esto, Gates rechazó de manera tajante esta “descabellada” teoría y dijo que no tiene idea de dónde salió tal afirmación y que tanto él como su fundación no tienen interés alguno e implementar chips 5G.

Gates predijo hace unos meses que más del 50 % de los viajes de negocios y más del 30 % de los días en la oficina se reducirán tras la pandemia del coronavirus, porque será más complicado justificar un viaje o la asistencia a las oficinas después de haber estado confinados, así como haber laborado y cerrado negocios desde casa.

El fundador de Microsoft ha sido uno de los principales interesados en encontrar soluciones a la pandemia, donando más de US$1.000 millones para el desarrollo de las vacunas contra la enfermedad, al tiempo que ha brindado comentarios y asesorías a los gobiernos sobre cuáles son las mejores formas de atender la enfermedad, como el testeo masivo y la implementaciones de medidas de bioseguridad.