vida moderna

¿Cómo bajar de peso con ajo y limón?

Las propiedades de estos alimentos ayudan a combatir varias dificultades en la salud, así como a la reducción de la grasa corporal.


Para muchos bajar de peso no es solo una cuestión de estética, sino de salud, motivo por el cual es muy importante seguir las recomendaciones del médico tratante, así como llevar una dieta baja en calorías y ejercitarse con regularidad.

Sin embargo, sumado a estas rutinas para perder grasa corporal, existen algunos remedios naturales que pueden contribuir con este propósito, sobre todo, aquella acumulada en la zona abdominal que es la más difícil de combatir.

Es así como el ajo y el limón, pueden ayudar a mejorar esta condición, gracias a que poseen ciertas propiedades que reducen los niveles de colesterol y el exceso de grasa y por ende, sirven como complemento en la dieta para conseguir mejores resultados en menor tiempo.

Este ha sido un remedio tradicional para combatir varias dificultades en la salud, gracias a sus propiedades desintoxicantes y digestivas que promueven la eliminación de los desechos del organismo, y con ello, beneficios para el hígado y el colon.

Al ajo se le atribuyen múltiples beneficios, entre ellos, el refuerzo en las defensas dado que este actúa como un antibiótico natural gracias a que es rico en alicina, una propiedad que actúa como un antibacteriano y que ayudar a evitar la proliferación de bacterias en el organismo. Sumado a esto, esta sustancia característica del ajo, ayuda en la reducción del colesterol y el riesgo cardíaco.

Asimismo, el ajo tiene un poder antiinflamatorio y diurético que estimula la eliminación de los líquidos retenidos para desinflamar los tejidos. Adicional y gracias a los numerosos antioxidantes que contiene, ayuda a impedir la oxidación celular y a mantener el envejecimiento prematuro.

Con respecto a la ansiedad de comer, ingerir ajo ayuda a que se prolongue la sensación de saciedad y con ello, se frene el deseo de ingerir más calorías. Por otro lado, el ajo reduce el colesterol malo (LDL), el cual, con el paso de los años, puede llegar a obstruir las paredes de las arterias. Este ingrediente regula los niveles y reduce la presencia del LDL en el organismo.

De esta manera, el consumo regular de ajo trae muchos beneficios en la salud, los cuales se potencian aún más si se combina con limón, un fruto cítrico el cual también posee propiedades beneficiosas para la salud. El limón es diurético, tiene un gran poder antibacteriano, ayuda a reforzar el sistema inmunológico y nervioso gracias al potasio y tiene sustancias con acción antioxidante, las cuales favorecen la digestión de las grasas e impiden que estas se acumulen en la zona abdominal y el torrente sanguíneo.

Es así que tomar jugo de limón con ajo es ideal no solo porque ayuda con la reducción de peso, sino que además por tratarse de un producto 100% natural, puede incluirse dentro del plan de alimentación, el cual debe incluir la reducción de ingesta de calorías.

Pese a esto, es importante tener presente que no se trata de un truco mágico, sus efectos se verán en cada organismo de manera diferente, dado que cada quien tiene un funcionamiento del metabolismo determinado.

Según reseña Mejor con Salud, portal web experto en consejos para la salud, para realizar este jugo, solo se requieren 2 cabezas de ajo, el jugo de 2 limones y 1 ½ litro de agua.

Luego de pelar las cabezas de ajo y triturar cada uno de los dientes, se debe agregar el ajo triturado y las rodajas de limón (con cascara), a una ola la cual debe contener el agua. Una vez allí hay que llevar esta combinación a ebullición durante 15 minutos. Pasado este tiempo, se debe pasar la preparación por un colador e iniciar su consumo. Se puede mantener a temperatura ambiente o en el refrigerador.

Esta preparación se debe dividir para tres o más tomas al día, las cuales son recomendables beber antes o durante las tres comidas principales. Asimismo, se aconseja tomarlo durante tres días seguidos para un proceso de desintoxicación. Luego, descansar una semana y retomar.