Tendencias
Saltarse los ejercicios de resistencia, dieta extrema y comer demasiado después del ejercicio, son algunos errores  cuando se quiere bajar de peso. Foto: Getty images.
Alcanzar un peso saludable puede ayudar a controlar el colesterol, la presión arterial y el azúcar en la sangre. - Foto: Foto Gettyimages

vida moderna

¿Cómo bajar de peso de forma correcta? Esto dice Harvard

Bajar unos kilos puede darse más rápidamente en algunas personas que en otras.

Bajar de peso es el deseo de algunas personas cuando están inconformes con su cuerpo y por ello, recurren a dietas rápidas que lo que ocasionan son efectos secundarios como una recuperación rápida de los kilos perdidos o una frustración por no conseguir el objetivo.

Por tal razón, científicos de la Universidad de Harvard revelaron la forma correcta para bajar de peso y esto incluye:

1. Establecer metas pequeñas, específicas y realistas: por ejemplo, “hacer más ejercicio” no es una meta concreta. Pero si se dice “voy a caminar 15 minutos, tres días a la semana en la primera semana”, se está fijando una meta concreta y realista para la primera semana.

2. Anotar lo que se come y cuánto ejercicio se realiza: así se llevará un seguimiento continuo para mejorar las metas establecidas y añadir nuevos propósitos.

3. Encontrar una red de apoyo: los consejos de la familia y los amigos son fundamentales, pero también los proveedores de atención médica pueden brindar más información sobre medicamentos, dispositivos o incluso cirugía para ayudar a controlar el peso.

4. Experimentar diferentes tipos de ejercicio: los ejercicios de cardio, también conocidos como aeróbicos, son los más implementados cuando se busca quemar calorías y reducir el peso corporal. Sin embargo, los que involucren pesas ayudan al cuerpo a quemar grasa, mientras se construye masa muscular, lo que también funciona para acelerar el metabolismo.

Además, es bueno seguir las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomiendan por lo menos de 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana, para todos los adultos, incluidas las personas que viven con afecciones crónicas o discapacidad, y un promedio de 60 minutos al día para los niños y adolescentes.

5. Dormir lo suficiente: la mayoría de los adultos necesitan de siete a ocho horas de sueño por noche para una buena salud.

6. Desayunar con tiempo todas las mañanas: un desayuno saludable puede evitar la ingesta de alimentos de manera frecuente.

7. Modificar el tiempo en el celular y otras pantallas: comer con los ojos puestos en la televisión, la computadora o cualquier otra pantalla distractora aleja la mente de lo que se está comiendo. No solo se pierde la degustación de los alimentos, sino que se es más propenso a comer en exceso.

8. Preparar los propios alimentos en casa tanto como se pueda: la alimentación que se realiza en casa puede tener ingredientes más saludables que los que se consumen en la calle.

Por su parte, Mayo Clinic, entidad sin ánimo de lucro dedicada a la práctica clínica, la educación y la investigación, reveló que para bajar de peso es importante estar seguro de la decisión, ya que la pérdida de peso a largo plazo requiere tiempo y esfuerzo, y un compromiso.

“Si bien no se quiere posponer la pérdida de peso indefinidamente, hay que asegurarse de que se está preparado para hacer cambios permanentes en los hábitos de alimentación y actividad”, señaló la entidad.

Por ello, sugirió preguntarse lo siguiente para determinar el nivel de preparación:

  • ¿Estoy motivado para bajar de peso?
  • ¿Estoy demasiado distraído por otras presiones?
  • ¿Utilizo la comida como medio para hacer frente al estrés?
  • ¿Estoy listo para aprender o utilizar otras estrategias para hacer frente al estrés?
  • ¿Necesito otro tipo de apoyo, ya sea de amigos o profesionales, para manejar el estrés?
  • ¿Estoy dispuesto a cambiar mis hábitos de alimentación?
  • ¿Estoy dispuesto a cambiar mis hábitos de actividad?
  • ¿Tengo el tiempo necesario para hacer estos cambios?

De todos modos, la información antes dada de ninguna manera sustituye la asesoría médica y por ello lo primero que hay que hacer es consultar a un experto de la salud para que sea este quien guíe el proceso e indique qué es lo más adecuado para cada persona.